31 de julio de 2013

1091- NUEVA ESPAÑA. (MÉXICO)

Tras el Descubrimiento de América 
(1492) patrocinado por los reyes de España, Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, los españoles siguieron explorando el continente americano. El año 1.517 Francisco Hernández de Córdoba llegó a Yucatán y tras dos enfrentamientos con los Mayas quedó herido de muerte falleciendo durante su regreso a Cuba. Cogió el relevo Juan de Grijalva que al año siguiente (1518) llegaría hasta Campeche y Tabasco donde se entrevistó con el cacique maya Tabscoob que le habló de la capital del imperio, la gran Tenochtitlán, aunque este explorador tan solo llegaría hasta Veracruz. Hubo que esperar un año más (1519) para que Diego Velázquez de Cuéllar, gobernador de La Fernandina (Cuba) mandara a Hernán Cortés a descubrir nuevos territorios. Derrota a los indígenas en Tabasco y funda la villa de Santa María de la Victoria, hoy desaparecida. En señal de pleitesía el cacique Tabscoob le regala a la esclava Malinche (Marina) bella joven que le sirve de intérprete y de partener, siguiendo el conquistador hacia Tenochtitlán.


Tras no pocas vicisitudes que no vamos a relatar en esta entrada, con el apoyo de pueblos subyugados por los aztecas, Hernán Cortés derrotó a los diferentes jefes y conquistó la ciudad ordenando su demolición y la construcción de la nueva capital llamada Nueva España quedando él mismo como Gobernador General de los territorios conquistados. Durante el siglo XVI los españoles de Cortés dominaron a los mexicas y se apoderaron de sus propiedades. Pronto llegaron colonos y misioneros españoles que dominaron el altiplano central. Solo los chichimecas del norte siguieron independientes hasta principios del siglo XVII cuando fueron exterminados. Se establecieron núcleos en Nuevo León, Sonora, Arizona y Texas, extendiéndose otros hacia Ecuador y Paraguay y otros más hasta la Alta California, evangelizando en 1.798 las tierras de Chihuahua. Aquella ola evangelizadora y colonial no se detuvo hasta el final del Virreinato.


Para entonces, igual que ahora, la práctica totalidad de la población llevaba en sus venas sangre española. La mayor parte de los indígenas murieron en los años posteriores a la llegada de los españoles, por los abusos sufridos y especialmente por nuevas enfermedades que éstos trajeron del viejo continente. La vida en general cambió rápidamente pues los recién llegados trajeron productos y nuevos animales como el caballo, el cerdo, vacas y aves de corral, etc. Con cierta rapidez se inició también el mestizaje puesto que las mujeres supervivientes a esas nuevas enfermedades se unieron a los españoles. Diego de Landa, fraile de Yucatán, escribió que los nativos se negaron a reproducirse y hasta mataron a muchos de los hijos habidos con anterioridad para que los conquistadores no se aprovecharan de su trabajo, lo que supuso el predominio total de la raza española. También los vicios de la bebida traída por los españoles acabó con muchos de ellos. La falta de mano de obra aconsejó en 1.560 llevar africanos al nuevo continente, aumentando todavía más el mestizaje.


Según los escritos de la época, la totalidad del mestizaje se realizaba por parte de los varones españoles, nunca por las mujeres. Normalmente el español se acostaba con las mujeres a su servicio y tenía varios hijos con cada una, pero jamás se casaba con ninguna de ellas. Los hijos legítimos los tenía con su mujer, en sus visitas a Europa o tras la llegada de ésta a Nueva España, lo cual no le impedía seguir procreando con las indias. Esto no sucedió así con los europeos que llegaron a Norteamérica, normalmente protestantes, cuya religión les impedía tener contacto sexual con etnias diferentes a la suya. También los negros africanos se unieron con las indias autóctonas y dieron lugar a los zambos, de la misma manera que los asiáticos dieron lugar a los cambujos. Las razas principales de los territorios españoles en América fueron los Mestizos (español-indígena), Castizos (español-mestiza), Mulatos (español-negra), Moriscos (español-mulata) y Albinos (español-morisca).


A partir de 1.798 las rebeliones en contra del dominio español ya no cesaron. Ese mismo año se pretendía asesinar al virrey y proclamar la independencia pero, antes de estallar la conjura, los autores fueron detenidos y ejecutados. La inestabilidad de la monarquía española con motivo de la invasión francesa provocó insurrección y el 16 de Septiembre de 1.821 se inicia la Guerra de la Independencia de México con el llamado "Grito de Dolores" y se consuma el día 27 del mismo mes y año. También ese mismo año 1.821 EEUU compró a la Corona española sus derechos sobre La Florida y Oregón, poniendo punto y final a su presencia en Norteamérica. En 1.835 Texas proclama su independencia de México que no es aceptada. Diez años después (1845) los EEUU incorporan Texas a la Unión y se produce la guerra México-Estadounidense que permite la anexión a estos últimos de la Alta California y Nuevo México, con lo que el territorio mexicano queda definido tal como lo conocemos en la actualidad.

RAFAEL FABREGAT
Un tema interesante, cada día del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario