6 de agosto de 2022

3114- EL SEXO EN LA EDAD MEDIA.

La ignorancia de la gente y el poder de la iglesia hacía que fueran malos tiempos, no solo para la libertad sexual de los jóvenes, sino también para quienes vivían dentro del matrimonio. El poder de la Iglesia era tal, en aquellos tiempos, que controlaban ya no solamente las acciones, sino incluso el pensamiento de las personas. La palabra sexualidad no existía entonces y cuando se hablaba de sexo todo era sucio y prohibitivo. Se hablaba de copular, de fornicar, de unión carnal. Todo eran palabras soeces y malsonantes que embrutecían las relaciones amorosas entre hombres y mujeres. Incluso se hablaba de obligatoriedad de la esposa, cuando se trataba de satisfacer los deseos más vejatorios que algunos hombres reclamaban a sus mujeres, por haberlos obtenido anteriormente en las casas de meretrices.

Como no podía ser de otro modo, la Iglesia dictó normas para la cópula dentro del matrimonio, puesto que fuera de éste estaba terminantemente prohibida. 
1.- Ningún acto sexual estaba permitido salvo que fuera totalmente necesario para la concepción de un hijo.
2.- Durante el día estaba prohibido todo acto sexual. Obligatoriamente la cópula tenía que ser nocturna.
3.- Los viernes estaba prohibido por ser el día de la crucifixión de Jesucristo. Tampoco los domingos por ser día de Resurrección y tampoco los jueves y sábado Santos, ni en Cuaresma, ni en Adviento, ni en los 40 días previos a la Pascvua de Pentecostés.

Estaba prohibido hacer el amor durante la menstruación, el embarazo, los 40 días después del parto y el tiempo de amamantamiento, pues constituía una amenaza para el nacido. De todo lo anterior se deduce que a los legalmente casados les quedaban poco más de 100 días al año para poder tener relaciones íntimas y lo que es peor... ¡Sin sentir placer, puesto que la única finalidad del sexo era la procreación!.
La cuestión es que en aquellos tiempos la media de hijos por mujer era 5 ó 6 y actualmente, cuando hay libertad, apenas si llegan a 2. Algunos se preguntarán dónde se encontraban los novios para hacer el amor sin que nadie les viera... Pues en las Iglesias, todas ellas entonces abiertas durante todo el día y gracias a la poca luz y a los muchos rincones vacíos fuera del horario de misas.

La única postura aceptada por la Iglesia era "la del misionero". Cualquier otra era antinatural y por lo tanto pecado. Todo lo demás estaba terminantemente prohibido porque el placer estaba vedado. Otra cosa que la Iglesia pedía era que la pareja no estuviera totalmente desnuda. Claro que la literatura nos muestra las muchas transgresiones que había a todas estas reglas y la alta tasa de relaciones extraconyugales que hubo en aquellos tiempos. Es curioso que, cuando un hombre tomaba a su propia mujer con una cierta fogosidad, también se consideraba pecado, puesto que buscaba el placer con el mismo desenfreno como si fuera una amante. Es inconcebible que en un momento de tanto desenfreno, en la propia Iglesia e incluso en el propio Vaticano, se buscara recortar las libertades sexuales del pueblo.

Sin embargo, para quienes no tenían esposa, existían tantos o más burdeles 
que ahora y aceptados por la autoridad competente, por considerarlos "un mal necesario". El burdel más caro de Europa estaba justamente en Valencia. Allí no solo estaban las mujeres más hermosas, sino también las mejor comidas y las mejor atendidas sanitariamente. Eso valía dinero y los clientes tenían que pagarlo. La limpieza y salubridad del establecimiento era también un tanto a favor y motivo para que todo allí tuviera un sobreprecio. Esta carestía de todos los servicios que allí se prestaban hacía que la clientela fuera selecta, hasta el punto de que muchos nobles acudieran de todo el país e incluso de fuera de éste, a estos locales buscando la intimidad y las mejores parteners.

RAFAEL FABREGAT

1 de julio de 2022

3113- JUAN XII, EL PAPA FORNICARIO.

Nº 130 de la Iglesia Católica, Juan XII, de nombre Octaviano, fue nombrado Papa con 17 años. 
Era hijo del cónsul romano Alberico II y por lo tanto nieto de Marozia, amante del papa Sergio III.
Juan XII no tenía formación alguna y los informes de su tiempo hablan de un total desinterés por lo espiritual y su afición a los placeres de una vida disoluta y sin inhibiciones.
Su pontificado se tiene por uno de los más nefastos de la Iglesia Católica, por la catadura moral del pontífice.
El rey de Italia Berengario II intentó extender su soberanía en territorio de la Iglesia el año 960 y Juan XII pidió ayuda al rey alemán Otón I ofreciéndole la corona imperial como compensación.
Berengario es expulsado de Roma y en 962 Otón I es coronado emperador de Roma dando nacimiento al Sacro Imperio Romano Germánico, confirmándose las donaciones territoriales de 824, hechas a la Iglesia por Pipino el Breve.
Apenas regresado Otón I a Alemania, Juan XII buscó alianzas para desembarazarse del alemán pero éste regresa a Italia y Juan XII tiene que huir de Roma ante las acusaciones de delitos de todo orden moral como el incesto, el perjurio, el homicidio, etc. 

A solicitud de los reunidos en el Concilio convocado por Otón I, el papa fue depuesto y expulsado de Roma y elegido ese mismo día el nuevo papa que resultó ser León VIII.
En su huida Juan XII se había llevado los tesoros de la Iglesia y con su venta reunió un ejército con el que regresó a Roma en 964, tras la marcha de Otón I a Alemania. 
Para salvar su vida el Papa León VIII también tuvo que huir de Roma, lo que aprovechó Juan XII para convocar nuevo Concilio y declarar invalidado el nombramiento de León VIII. 
Enterado de todas estas actuaciones Otón I hubo de regresar nuevamente a Roma, pero a su llegada el Papa Juan XII ya había fallecido. 
Efectivamente el 14 de Mayo del año 964 el Papa Juan XII fue asesinado a martillazos en la cabeza, propinados por un marido celoso que lo había sorprendido en la cama con su mujer. 
Sin embargo hay otra versión que cuenta que el Papa murió de infarto cerebral, en pleno acto sexual, siendo lanzado por la ventana por el cornudo y su esposa.
Sea cual sea la verídica, ninguna parece la propia de un Papa de la Iglesia Católica y con estos hechos finalizó su paso por este mundo, plagado de rameras, eunucos y esclavos por su residencia pontificia de Letrán, donde organizaba toda clase de orgías y fiestas varias.

Según el monje Benito de Soracte, al Papa Juan XII le gustaba tener una colección de mujeres disponible en todo momento y así lo señaló en su volumen XXXVII...
El año 972 el historiador Liutprando de Cremona también lo mencionó en su obra "Antapodosis", en la que trata de la historia general de Europa. Se trata de seis libros de fuentes orales y escritas de la época y en la que se refiere al juicio por la muerte del Papa Juan XII diciendo que:  "testificaron sobre su adulterio sin haberlo presenciado con sus propios ojos, aunque sabiendo con certeza que, entre muchas otras, había fornicado con la viuda de Rainiero, con la viuda Ana y con su propia sobrina, haciendo del Palacio Sagrado una casa de meretrices".
Según Chamberlin, "Juan XII fue un Calígula cristiano cuyos crímenes fueron particularmente horribles, por el cargo que ocupaba en aquellos momentos".

RAFAEL FABREGAT

18 de junio de 2022

3112- LA DINASTÍA CHINA QING.

GRANDES IMPERIOS DE LA HUMANIDAD.

Precedidos por la Dinastía Ming, los Qing fueron la última de grandes dinastías imperiales de China, pues alcanzaron los14,7 millones de Km2. (1790) y una población de 432 millones de personas (1851). Este imperio duró casi tres siglos (1644-1912) y sentó las bases de la China que conocemos hoy. Sin embargo el dato más curioso fue que en ese momento (1851) China albergaba entre sus fronteras el 36,6% de toda la población mundial, algo nunca conseguido por ningún país en toda la historia de la humanidad.
En aquel momento la Dinastía china de los Qing ocupaba todo el territorio de la China actual, Mongolia, Manchuria y grandes zonas de Rusia y Taiwan.

RAFAEL FABREGAT

7 de junio de 2022

3111- EL CASTILLO ROJO DE LIBIA.

Realmente no es un castillo defensivo, sino un museo construido en 1919 y diseñado por Naciones Unidas (UNESCO) que cubre 5000 años de historia de este país norteafricano. La fortaleza o Castillo Rojo de Trípoli se encuentra en un promontorio anexo al barrio antiguo de la ciudad, con entrada en la histórica Plaza de los Mártires.
Se dice que este "castillo" fue construido sobre ruinas del siglo VII de nuestra Era y su museo fue concebido por la colonia italiana de la época que ocupó una parte de esta fortaleza para albergar los muchos artefactos que Libia tenía esparcidos por el país desde tiempos prehistóricos. Con la ocupación británica de Libia tras la II Guerra Mundial, el museo vino a ocupar la totalidad del castillo, pasando a llamarse más tarde Assaraya Alhamra o Castillo Rojo.

RAFAEL FABREGAT