30 de mayo de 2013

1027- HOLANDA, O PAÍSES BAJOS.

Holanda es un conjunto de países que forman el Reino de los Países Bajos y del que ésta es la región más relevante. El nombre (Nederland) significa tierras bajas puesto que al menos un 25% de ellas están por debajo del nivel del mar. El país está situado al noroeste de Europa y limita al norte y al oeste con el Mar del Norte, al sur con Bélgica y al este con Alemania. Es uno de los países más desarrollados del mundo, pero también uno de los más densamente poblados. La superficie de su territorio son 41.526 Km2. que ocupan un total de 17 millones de habitantes y donde la pobreza está prácticamente erradicada.

Sus principales restos prehistóricos son los dólmenes encontrados en la provincia de Drente, datados de entre el cuarto y el tercer milenio a.C. Ya en el segundo milenio a.C. se evidencia el uso de la rueda y el trabajo del cobre, lo que demuestra el hecho de intercambios comerciales con otras regiones puesto que este mineral no se encuentra en este país. En la llamada tumba del "Herrero de Wageningen" se encontraron diversos objetos de cobre y también de ese país es el dolmen de mayores dimensiones de Europa Occidental: la "Tumba del rey de Oss", de 52 metros de anchura y en el que se hallaron, entre otros muchos objetos, una espada de hierro, con grabados de oro y coral que data del año 500 a.C. 


A la llegada de los romanos (s. I a.C.) convirtieron estas tierras en la provincia de Germania Inferior, momento en el que se construyeron la primeras ciudades. También el territorio Frisio, situado más al norte, fue influenciado por la cultura romana. Sin embargo en el 69 a.C. los Bátavos se rebelaron infligiendo importantes derrotas a los romanos y creando tres pueblos: los Frisios al norte, los Sajones al este y los Francos al sur aunque finalmente los Francos de Carlomagno dominaron la totalidad del territorio creando un vasto territorio que ocupaba también la actual Bélgica, Francia, Alemania, norte de Italia y otros territorios de Europa Occidental. En los siglos IX y X los Países Bajos sufrieron duros ataques de los Vikingos, que finalizaron en el 920 con el rey Enrique I de Alemania que los desplazó de aquellas tierras, siendo ellos y hasta el siglo XI los dominadores. Tras la coronación de Otón I el Grande la denominación alemana pasó a ser la de Sacro Imperio Romano.


A mediados del siglo XV Bélgica y los Países Bajos fueron unificados por el duque Felipe III de Borgoña y ampliado el puerto de Amsterdam donde se comercializaba la mayor parte del grano de los países bálticos. En el siglo XVI Carlos V afianzó la unificación y previo a su abdicación (1556) garantizó el estatus de las provincias holandesas separándolas del Imperio y de Francia. A éste le sucedió su hijo Felipe II de España que, crecido en tierras de Bélgica tuvo poco apego a las cuestiones holandesas, ganándose el desdén de la nobleza local. Sus intentos por reunificar las instituciones políticas y religiosas, lejos de conseguir el éxito deseado le hicieron más impopular y condujeron a una revuelta que daría origen a la "Guerra de los Cien Años" y la independencia final, al formar en 1.579 la República de los Siete Países Bajos Unidos, conocida posteriormente como Holanda y que repartida en dos fases ocupó desde 1581 a 1.795 estando gobernada por comerciantes urbanos o regentes. Con diferentes colonizaciones en América, África y Asia, el siglo XVIII fue denominado "Edad de oro de los Países Bajos"


Desde 1810 a 1814 los Países Bajos fueron incorporados por Napoleón I al Imperio Francés, formándose posteriormente un Reino que incorporaba a Luxemburgo y a Bélgica. Las tensiones religiosas entre el norte y el sur provocó en 1.830 la independencia de los belgas que sería reconocida en 1.839. La subida al trono de la reina Guillermina provocó en 1.890 la separación de Luxemburgo puesto que el título de Gran Duque no podía ser heredado por una mujer. El país fue neutral en la I Guerra Mundial y tras la crisis de 1.929 y el final de la II Guerra Mundial, Holanda prosperó y fue miembro fundador del Benelux y posteriormente de la Comunidad Económica Europea. En 1.953 el país sufrió una gran catástrofe natural que causó casi dos millares de muertos y miles de millones de pérdidas al romperse los diques de contención e inundarse gran parte del territorio. Se proyectaron nuevos e importantes diques que no finalizaron su construcción hasta finales del siglo XX. El 28 de Enero del presente año 2.013 la reina Beatriz ha abdicado a favor de su hijo el príncipe Guillermo que reina desde el día 30 de Abril de este año. 


Un complejo sistema de drenaje ha permitido aumentar en un 20% la superficie del país desde tiempos medievales y cuya extracción de las aguas, apoyado por los viejos molinos de viento, sigue en vigor si bien es cierto que la compleja red de diques y compuestas está totalmente actualizada y aprovechada como red de comunicaciones. Sin este drenaje permanente, las aguas del mar del Norte y los ríos que cruzan el país (Rin, Mosa y Waal) inundarían casi la mitad del país. El punto más alto, en la provincia de Limburgo, solo cuenta con 321m. sobre el nivel del mar. La inundación de 1.953 mató a 1.835 personas y forzó la evacuación de otras 70.000, destruyendo totalmente 4.500 edificios. Holanda tiene una de las economías más desarrolladas del mundo, con una renta per cápita que ronda los 40.000 dólares USA. El 80% de la población laboral trabaja en el sector servicios, el 18% en la industria y el 2% en la agricultura. El desempleo es del 6% y el índice de pobreza solo alcanza al 0,5% de la población. El clima es moderado, con máximas de 8ºC en invierno y 22ºC en verano.


Al ser un territorio tan llano, la población utiliza de forma masiva la bicicleta para desplazamientos cortos. Ámsterdam, su capital y ciudad más poblada (800.000h.), recibe la mayor parte del turismo de Holanda. Destino inevitable de estas visitas son los museos y la casa de Ana Frank. Otros destinos son La Haya, Róterdam, Maastricht, Ferias importantes de quesos, el Keukenhof y sus inmensos campos de tupilanes. La religión se divide entre católicos (27%), protestantes (17%) y un 5% de musulmanes; 
el 51% restante no se declara seguidor de ninguna religión concreta. Tras la Segunda Guerra Mundial el gobierno, temiendo una superpoblación, alentó la emigración de sus habitantes por lo que el crecimiento ha sido muy inferior al del resto de países de la zona, aunque en los últimos años la fuerte llegada de inmigrantes de las Antillas, Turquía, Guayana y Marruecos, han superado el número de emigrantes aumentando notablemente la población. Al respecto, la composición étnica actual es de 81% neerlandeses, 3% alemanes, 3% indonesios, 2,5% turcos, 2% guayanos, 2% de marroquíes, 1,5% de Antillas y Aruba, con un 6% restante de procedencias diversas. Su plato nacional es el Erwtensoep, una sopa de guisantes. Naturalmente, lo más famoso de su gastronomía son los quesos. ¡Mmmmmmm!.

RAFAEL FABREGAT


No hay comentarios:

Publicar un comentario