30 de septiembre de 2013

1143- SETAS, EL TAMAÑO IMPORTA.

Tal como estaba previsto, ayer fuimos a buscar rovellones a la misma zona del Maestrazgo donde la semana anterior abandonamos la búsqueda por falta de espacio donde ponerlos. Ya dije en mi entrada anterior que pensar en el guiso antes de cazar la liebre suele dar malos resultados, lo cual no quiere decir que la cosa saliera mal... pero tampoco como pensábamos. Resulta un poco extraño, pero se trata de un lugar apartado al que suele ir poca gente y permite que se produzca este tipo de situaciones. A esta búsqueda se sumaron nuestra hija mayor, su marido y las dos nietas de 3 y 6 años. Nuestra segunda hija no pudo venir puesto que su marido tenía concierto en el Auditorio de Castellón. A la llegada al lugar no había coche alguno pero notamos algunos cambios. No hicimos mucho caso puesto que tampoco sabíamos cuando ni quien los había producido. 

Tampoco vimos setas malas arrancadas ni pezón alguno que nos indicara que hubieran cogido nada. A escasos metros del coche llevé a las nietas a una rovellonera habitual y allí estaban las setas bien visibles para que la pequeña Daniela de tres años cortara los primeros rovellones de su vida, mientras Inés la mayor iba llenando la cestita ya con perfecto orden y conocimiento del asunto pues ya los había buscado otra vez en el mismo lugar. Aquello me dio tranquilidad, incluso para pensar que me había equivocado y que aquel paraje seguía intacto, sin intrusos que nos hubieran limpiado la zona. Sacamos las cestas y comenzamos la búsqueda desde los propios vehículos. Sin prisa pero sin pausa los rovellones fueron colocándose en las cestas con la natural alegría de todos. 

Los pequeños y sonrosados níscalos de la semana anterior habían dejado paso a rovellones de tamaño medio y grande. La misma variedad pero de mayor tamaño y en familias de hasta una docena de ejemplares y más que en poco más de una hora habían llenado las cestas de todos nosotros. Cada uno por su cuenta nos encontramos en los coches para vaciar o cambiar la cesta. Cogimos cada cual su bocadillo y nos volvimos a buscar, retomando el punto que habíamos dejado minutos antes. Prácticamente a partir de ese momento la presencia de otros buscadores se hizo evidente. Voces y charlas lejanas delataron la presencia de gentes que no veíamos y también en el suelo empezamos a detectar inmaculados pezones blancos de llanega. Sin embargo el monte es grande y nadie puede encontrarlo todo. 

A pesar de saber que había gente que nos llevaba la delantera, todos nosotros seguíamos recogiendo rovellones en buena cantidad. De pronto allá a lo lejos vimos dos jóvenes con una gran cesta cada uno que llevaban algo más de media. Al detectarnos se alejaron, como suele ser tradicional entre los buscadores con un mínimo de cortesía. También nosotros giramos unos grados en la búsqueda. De pronto se nos cruzaron por delante dos marroquíes armados con sendas cajas de plástico casi llenas de setas y que portaban atadas con una cuerda a modo de asa, que sin duda se les metería en la carne por el mucho peso. Esas gentes no gastan cortesía de ningún tipo y te cruzan por delante y por detrás a grandes zancadas, como si fueran una manada de jabalíes. 


Más tarde comprobamos que los marroquíes habían subido a la montaña con el coche y bajaban buscando, a la vez que iban trasladando el vehículo hacia abajo por el abandonado camino. Pensarían (con acierto) que arriba estaría menos buscado y hacían el camino de búsqueda a la inversa de lo que es habitual. No estaba mal pensado, pero en España nadie hace tal cosa. Sin duda después verían que su perspicacia no había dado buen resultado,
porque las partes más bajas son mucho mejores y si no están buscadas, como era el caso, tienen mayor cantidad de setas. 


Aún así ellos llevaban unas cuatro cajas llenas de rovellones y otras tantas que esperaban llenar. No fue así... No quiero ni pensar lo que hubiera sucedido si llegan a buscar subiendo, como es lo normal. Seguramente nos habríamos quedado mirándonos las caras unos a otros y no hubiéramos encontrado nada. Cuando en mitad de la ladera tropezaron con nosotros podían dar la búsqueda por finalizada, pues de ahí hacia abajo lo habíamos buscado nosotros. Habían llegado los primeros, pero su sistema de búsqueda nos había dejado el campo libre y nos había permitido cargar a tope y con facilidad. Como podéis suponer, si tener a dos jóvenes por delante no era en absoluto lo que nosotros habíamos imaginado para tan idílica mañana de búsqueda, menos aún era llevar (además) a dos marroquíes de los que buscan de forma sistemática y profesional para ganarse el jornal, puesto que no dejan títere con cabeza. Demostrando más gula que experiencia, buscaron de arriba hacia abajo, lo cual nos dejó a los demás la parte más fácil y sustanciosa. 


A las 11'30 de la mañana y con poco más de dos horas habíamos recogido seis cestas grandes entre los cuatro. Mi yerno y yo dos cestas cada uno y las mujeres una cada una, a la vez que custodiaban y enseñaban el "oficio" a la guardería que llevábamos. Un tercio más de cosecha que la semana anterior y parecido "problema". Prácticamente a la misma hora finalizábamos la búsqueda, no por falta de setas ni por falta de sitio donde ponerlas pues esta vez yo había subido provisto de cestas y cajas grandes pero, para una persona de 65 años y no sobrada salud, recoger 15 Kg. de rovellones en dos horas es un trabajo que cansa. Yo ya no quería saber nada más y con la segunda cesta hasta el asa me dirigí hacia el coche verdaderamente cansado. Todavía dos días después noto cierta lumbalgia. Aprovechando que es un paraje relativamente llano, mi mujer deambulaba por las inmediaciones con la nieta mayor y llegó un momento que no sabían donde estaban los coches, cuando en realidad los tenían a escasos 100 metros. También ella llevaba la cesta hasta los topes.


Cortando y jugando, hasta las cestitas de las niñas estaban llenas...
- ¡Vámonos al pueblo a comer! -les dije a todos.
- ¡Es muy pronto! -respondieron al unísono.
- Ya lo sé, pero nos cuesta casi media hora para salir a la carretera. Iremos a la fuente a lavarnos las manos, las niñas verán los lavaderos, llenaremos las botellas con ese agua tan buena y mientras tanto ya será hora de comer... Además, ¿no tenéis las cestas llenas?. Accedieron y marchamos. Al llegar a la carretera vimos que estaba repleta de coches, con los buscadores llegando con sus cestas a la mitad, pero felices con la cosecha obtenida. Algunos comerían allí mismo y después entrarían otra vez al monte. A nosotros nos gusta ir al restaurante y después a casa. ¿Para qué queremos más rovellones, si no sabemos que hacer con ellos?. ¡A no ser que compráramos un arcón-congelador...!

RAFAEL FABREGAT

28 de septiembre de 2013

1142- SETAS Y BOLETUS 2013.

Hola amigos. Solo deciros que, según el programa establecido, ayer fuimos a buscar boletus. Tal como me temía, en esa zona el monte está seco. Dos días de escasa lluvia a mediados de Septiembre (15/20 litros) y pare usted de contar. El resultado una florada de hongos y ya no ha salido nada más. Creo que, para este año, la cosa está finiquitada. No aconsejo a nadie que vaya. Yo, desde luego, no pienso volver. Nosotros tuvimos suerte. Aún llegando al monte a las diez de la mañana y con un sol de justicia, hemos llenado la caja que llevábamos.


También van cuatro rovellones y alguna llanega. La zona, como podéis imaginar, es la misma en la que me rescataron los bomberos el día que me perdí entre la niebla. La olla de judías blancas, el cordero a la brasa y los huevos caseros de L'Aforí riquísimos. Las patatas fritas, decían los que comían en la mesa de al lado que eran como el jamón de bellota. Y el pan... ¿qué voy a decir del pan de Vistabella?. Juanito, el dueño vende patatas de su cosecha a los clientes. Mari Carmen, la hija, es productora de trufas y también las vende en el restaurante.

En fin, salvo que nos los hayan pillado, mañana será la gorda, pero en Mosqueruela. Donde vamos es zona exclusiva de níscalo y llanegas... con posibilidad de champiñón silvestre y alguna seta de cardo. Después de escribirlo y, aún sin borrarlo, he quedado pensativo puesto que guisar la perdiz antes de cogerla... ¡Mmmm!. Dicen que da mala suerte. Ya os contaré. Vamos (casi) toda la familia, nietas incluidas. La comida en el Restaurante y Hotel Montenieve. Allí no tienen brasa, pero la cocina es más refinada y el clarete... Mmmmmmmm.

RAFAEL FABREGAT

27 de septiembre de 2013

1141- GIRO A LA CAMPAÑA DE SETAS.

El cuchillo espera impaciente pero... ¡Ya no sabemos que hacer con ellos!. Hombre, sí lo sé. Guardarlos. El año es largo. Congelados, en conserva... Después de tres años cogiendo miserias, ya pensaba que esta mediocre situación era para siempre. Afortunadamente no ha sido así y este año 2.013 se han cumplido mis expectativas. ¡Y eso que las lluvias, en esta zona, han sido escasas!. Las setas, como la fruta, tiene añadas y esta era una de las mejores. En ningún sitio del Maestrazgo se registraron más de 20 litros en cada una de las tres veces que ha llovido y sin embargo todo son rovellones. Si llega a llover aceptablemente, no sé lo que hubiera pasado.


Y de los boletus, ¿qué me dicen?.¿Hay algo más bello?. Este fin de semana haremos algo diferente y por lo tanto más divertido. Una mini-salida para recoger boletos y otra para los rovellones. La de los boletus está cantado que será floja puesto que en mis lugares de búsqueda no ha llovido pero, en fin, se pateará la zona y descartaré algunas fantasmadas vistas en la red. En cuanto al rovellón... espero llenar nuevamente las cestas y cajas que lleve. Esto empieza a ser un verdadero problema. Nada, que allí se quedarán para que se pudran y garanticen millones de esporas para el año siguiente. Es que esto... ¡lo cuentas y no se lo cree nadie!. Yo, tampoco me lo creo. ¡Estaba ya acostumbrado a coger tan pocos...!. 


Tres años hacía, ya lo he contado otras veces, cuando en el mismo lugar llegamos a las ocho de la mañana y a las nueve tuvimos que marchar porque no nos cabía ni una seta más. ¡Y eso que, además de las cestas, siempre llevamos alguna caja...! Pues bien, la historia se repite. Una "herencia" que dejar a hijas y nietas... Sin embargo no es una falacia el decir que esta situación es más castigo que fiesta. Nunca hemos sido aficionados a buscar setas en cantidad y mucho menos por la tarde. Lo idílico para nosotros es, sin madrugar demasiado, llenar la cesta a lo largo de la mañana y comer en los restaurantes de la zona para, llenas las cestas y los estómagos, volver a casa a media tarde. 


Eso es, para nosotros, un día ideal. ¿Que coño haces a las nueve de la mañana si las cestas están llenas?. Porque nuestra casa está a 125 Km. del lugar... ¿Puede a alguien parecerle una fiesta hacer 250 Km. para tan solo buscar setas una hora?. ¿A que no?. Pues eso. Llenar las cestas a lo largo de la mañana es una gran fiesta, pero hacerlo en una hora... Pereza me da el pensar que el próximo domingo pueda repetirse esta situación, como ocurrirá seguramente. En fin. Unos por poco y otros por demasiado, nadie está contento con lo que tiene... De todas maneras, como no vuelva a llover, esto está secándose a la carrera. 


Hay que contar, además, que en Octubre ya salen en nuestro pueblo... La "fiesta setera del Maestrazgo" es para nosotros de finales de Agosto a primeros de Octubre. Después ¡se acabó!. Naturalmente, si hace buen tiempo, en los montes del Maestrazgo siguen saliendo setas pero ya no tiene sentido subir tan arriba a por ellas, puesto que ya las tenemos al lado de casa. La despedida siempre es triste. Sucede como en el caso de las vacaciones. Todo un año esperando y acaban enseguida. Se acabaron pues las judías con morro, las chuletas de cordero "pastoreado" y el clarete de Cariñena fresquito. Vosotros diréis: ¡en tu pueblo también puedes comer y beber esas mismas cosas!. Hombre, ¡pues claro que puedo, pero no debo...!

RAFAEL FABREGAT

26 de septiembre de 2013

1140- ROBO DEL CADÁVER DE CHARLES CHAPLIN.

Nos lo recordaban ayer las lenguas de doble filo, que robaron tu cuerpo 36 años atrás y todos quedaron tranquilos... Perdón, perdón por la burrada, pero no he podido evitarlo. Nada que ver con el verso de tan ilustre poeta, salvo el escaso interés demostrado por la viuda en la recuperación de tu cadáver. En fin, no tengo excusa. ¡Ay!. ¡Si Rafael de León levantara la cabeza!. En fin, volvamos a empezar...


Todo viene a cuento del robo del cadáver de Charles Chaplín. El eminente actor y director falleció a la edad de 88 años (Navidad de 1.977) en la localidad suiza de Corsier-sur-Vevey. Tal como ya había sucedido anteriormente con otros cadáveres de famosos, el ataúd fue sacado de la fosa dos meses después de su muerte y quedó en paradero desconocido durante un tiempo. En la noche del 1 al 2 de Marzo de 1.978 dos ladrones entraron en el cementerio de la citada localidad y desenterraron la caja que contenía sus restos. 


De hecho ni siquiera se había colocado aún la correspondiente lápida. La policía trabajó desde el primer momento con la hipótesis de que el hecho conllevaría la petición de un rescate pues sus familiares habían reunido una herencia de 25 millones de dólares. Con lo que no contaron los ladrones fue con el escaso interés de la viuda por recuperar el cadáver... Cuando éstos contactaron con Oona Ozneillviuda de Charles Chaplín, pidiendo la cantidad de 600.000 dólares por sus restos, ella respondió que no pensaba pagar ni un solo céntimo por recuperar los restos de su marido. Los ladrones quedaron sin saber qué responder.

En una segunda misiva, acompañada con fotos del féretro que demostraban la autenticidad del comunicado, los ladrones rebajaron sus pretensiones a los 500.000 dólares pero la respuesta fue la misma. Un NO rotundo a sus pretensiones de rescate. Los cacos se pusieron nerviosos y respondieron entonces con amenazas a la familia, lo cual hizo que la viuda de Chaplín extendiera la pertinente denuncia que llevaría a la solución del caso. El día 16 de Mayo Oona Ozneill comunicó a la policía que los secuestradores la llamarían para obtener su respuesta definitiva, por lo que todos los teléfonos públicos de la ciudad fueron pinchados y los ladrones apresados mientras llamaban desde una de las cabinas. 


Tras las pertinentes declaraciones, en las que los ladrones contaron las peripecias sufridas en la extracción y traslado del citado ataúd de más de 120 kilos hasta un campo de maíz cercano a la localidad de Neville, el ataúd con el cuerpo del gran actor y director fue recuperado y trasladado nuevamente al lugar en que había sido enterrado originalmente. Por expreso deseo de la familia y para evitar otros casos de extorsión, el féretro fue enterrado bajo dos metros de hormigón armado y colocada al mismo tiempo la lápida correspondiente. Veremos como se apaña en el momento de la resurrección... Tras aquella colosal aventura el genio del cine mudo descansa en paz y suponemos que para siempre. ¿Hay algo que sea para siempre...? 

RAFAEL FABREGAT


25 de septiembre de 2013

1139- LA CULTURA CHACHAPOYA.

En tierras peruanas de los Andes Amázonicos, habitó una cultura preincaica durante algo más de siete siglos, finalmente absorbida por los Incas en el año 1.470. No era una, sino varias etnias autónomas de origen selvático que se agruparon hacia el siglo VII d.C. creando la cultura Chachapoya. 


Según el peruano Garcilaso de la Vega (1539-1616) "a este pueblo bien podría llamársele reino puesto que abarcaban un extenso territorio de 50 leguas de largo por 20 leguas de ancho, más otras 30 leguas que penetran en Muyupampan". Si tenemos en cuenta que una legua eran unos 5 Km. el total serían unos 40.000 Km2. Este pueblo dejó un legado importante de monumentos y edificaciones funerarias, así como sarcófagos en lugares de difícil acceso, mausoleos y grandes necrópolis en las que los arqueólogos han extraído cientos de "fardos funerarios" con ofrendas diversas de oro y joyas junto a los cuerpos momificados. 


Más de 200 momias de diferentes épocas y en perfecto estado han sido recuperadas para la ciencia, algo que siempre sobrecoge a quien escribe. ¿Quienes somos nosotros para entrometernos en el descanso eterno de aquellas gentes?. 


Con la excusa de protección al expolio, poblados, tumbas y cementerios completos son excavados por los arqueólogos que, arrancando la historia de su entorno natural, la llevan a grandes museos para su explotación económica. Una vez más, los gobiernos son los mayores expoliadores de la Historia. ¿Qué es todo eso dentro de un museo, cuando podría visitarse en toda la plenitud que podría suponer su ubicación primitiva y natural?. Pero claro, allí es más fácil y barato de guardar...


"Los pueblos de las nubes" llamaron durante cientos de años a estas gentes enigmáticas de costumbres antiquísimas. El motivo era por sus edificaciones en altura, pero también por lo frecuente de las nieblas en esta región y a lo largo del año, que impedían muchas veces que sus casas fueran visibles al posible enemigo. De esta cultura llama la atención la ubicación de sus casa pero también el respeto y refinamiento a las tumbas de sus muertos. Apartados de los vivos, pero relativamente cerca y en abrigos a los que se asoman para que los familiares puedan dirigir sus miradas y oraciones con frecuencia. Claro que no todos los enterramientos fueron de esta manera. Se calcula que la población de la cultura Chachapoya sobrepasó los 300.000 indivíduos y no había espacio para todos en los acantilados de su territorio. 

Con el tiempo las costumbres fueron cambiando y sin olvidar su pasado, se buscaron mayores y mejores cobijos para los muertos. Nos referimos a las grutas, algunas de hasta 800 m. de profundidad y de las que han llegado a detectarse hasta 200 enterramientos en solo una de ellas. No hay evidencias de una cultura anterior a los Chachapoya, lo que indica que anteriormente vivían dispersos en la selva. En los siete siglos de unión multiétnica, este pueblo dejó un importante vestigio de su paso por aquellas tierras. Pero en 1.470 los incas de Túpac Yupanqui conquistaron este antiguo reino. La mayor parte de los hombres murieron pero otros juraron lealtad y fueron indultados. Muchas de sus mujeres, las más blancas y hermosas, fueron llevadas a Cusco para servir como concubinas de los nobles. Así acabó la historia de este pueblo.

RAFAEL FABREGAT

24 de septiembre de 2013

1138- CATALUÑA ¿DOBLE NACIONALIDAD?

¡Ay que risa...! Quienes me conocen ya saben la escasa credibilidad y respeto que me merecen la mayor parte de los políticos. Pero hay cosas tan impresentables que claman al cielo. ¿Es que se ha perdido la vergüenza por completo?. Pues por lo visto sí. Al menos eso se desprende de lo dicho por Oriol Junqueras, con el beneplácito de Artur Mas. Yo no lo entiendo. ¿Se han vuelto locos o son imbéciles de nacimiento y nadie se había dado cuenta?. Ahora el prestidigitador en cuestión, viendo como se le cierran las puertas europeas, se le ocurre que los independentistas podrían tener una doble nacionalidad: la catalana para poder campar a sus anchas y la española para que les cubra las espaldas. ¡Hay que ser bobo de solemnidad, para proponer lo que proponen, e imbéciles sus seguidores para no darse cuenta del timo en el que están cayendo!. ¿Puede creer alguien en esa posibilidad?.


Está visto que a estos charlatanes, sin más recursos que su verborrea fácil y la nula vergüenza que hay en su obcecado cerebro, las ideas no se les acaban nunca. A un servidor, como al resto de los españoles, no nos preocupan un ápice las propuestas de estos canallas ni el ruido que su grupo de seguidores puedan hacer. 
Sabemos que no van a llegar a ninguna parte pero, aún así, no podemos evitar el preguntarnos de qué vive esta gente y cuales son sus ideas sobre el futuro, no ya de Cataluña, sino el de su propia familia que es lo que a fin de cuentas debería importarles. Poco dados al trabajo y con la cabeza llena de pájaros, ¿como pensáis alimentar a vuestros hijos?. Y dentro del campo de la política, ¿creéis posible el éxito del matrimonio Mas-Junqueras?. 


La derecha más radical con una izquierda de panderetaSi fueran solo cuatro descerebrados... pero, ¿y los demás?. Yo no me puedo creer que haya tantos tontos en Cataluña. Será que el tonto debo ser yo... Veremos las risas el tiempo que duran porque, ¿como puede convivir la derecha más radical de Mas y el sueño de verano que abandera Junqueras, de puertas afuera, un izquierdista que en su casa lo tiene todo?. Son pocos los que pueden comprenderlo sin que se les altere la sangre. Poca inteligencia hace falta para comprender que todo es una farsa, una mentira de la que seguir extrayendo el jugoso néctar del dinero fácil. Bueno, no tan fácil si tenemos en cuenta todo lo que deben oír en cada sitio que vayan pero, ¿a ellos qué?. ¡Ande yo caliente, ríase la gente!. A mí, el que determinados personajes hagan toda esta comedia para llenarse los bolsillos de por vida, me parece normal. Inaceptable pero normal. Sin embargo, lo que no atino a comprender es al atajo de imbéciles que les siguen y vitorean en cuantos actos organizan, como perritos falderos, a sabiendas de que ni la más mínima migaja va a llegar a sus platos. ¿Como se explica esto?. 

En fin, yo siempre he sido un poco corto, lo cual me llena de tristeza porque yo quisiera comprender y hasta incluso sumarme a la movida pero... si no lo entiendo no puedo sumarme ni a esta ni a ninguna otra. Que uno será corto, pero no tan imbécil como para seguir unos colores que no sabe cuales son ni qué significan... A mí tampoco me gusta que nadie se ría de mi esfuerzo, viviendo a costa de mi trabajo. Digo esto porque en alguna parte he leído que esa es una de las quejas catalanistas. Parece ser que, a estas alturas de la vida, cuando la región fue levantada económicamente con la mano de obra de cientos de miles de emigrantes llegados de todas partes de España, ahora les parece que el resto del Estado al que ellos exprimieron décadas atrás, viven del sudor catalán. ¿Alguien lo entiende?. Pues, por favor, que me lo explique... Porque a simple vista da la impresión que esos independentistas son realmente los auténticos chupa-sangres.


Pero eso no es lo peor. Lo que más asco le da al resto de España en general y a los familiares y amigos en particular es esa gentuza que dejó a sus espaldas la tierra que les vio nacer, cuando marcharon a vivir a tierras catalanas y el reniego que hacen de sus raíces y de sus ancestros. Muy pocos llegaron a situarse, otros trabajaron como esclavos para lograr comprarse un pisito y criar a una familia, pero otros quedaron mendigando toda su vida un mísero jornal para ir tirando. Otros ni eso. Después están los listillos-lame-culos, los que medraron en política como forma y manera de hacer fortuna sin trabajar. Son justamente esos que tienen el plato bien lleno quienes, con el apoyo de cuatro desarraigados, pregonan que toda la culpa de los males de la región catalana es del gobierno central y propugnan que la solución general está en la separación del Estado. Ni charlatanes ni oyentes creen sus peroratas pero, en tiempos de crisis, cualquier clavo ardiendo es bueno para agarrarse. Claro que lo de la doble nacionalidad... ¡Hay cosas que claman al Cielo! 


¡Pasa, pasa, estás en tu casa...! Para mear y no echar gota. Tu discurso nacionalista, Junqueras, no se sostiene ni con pinzas. Muchos como yo creemos en la inteligencia de los catalanes y por lo tanto en la escasa credibilidad que le puede quedar a un charlatán de tu catadura. Porque en este asunto hay dos personajes con muy diferente manera de pensar. En primer lugar está el listo de Artur Mas que, por auténtica necesidad política, baila al son que tocan los republicanos, esperando con ansia el momento en que pueda dejarles en la cuneta y por otra parte está Oriol Junqueras, un elemento sin la más mínima credibilidad que, amparado por los votos socialistas enrabiados de las últimas elecciones catalanas, se ha creído el ombligo del mundo sin pararse a pensar que no es otra cosa más que un pelele circunstancial. Un globo que se desinflará a las primeras de cambio. Claro que, mientras tanto, puede hacer y hace mucho daño a Cataluña y a los catalanes. Sembrando la discordia y frenando apoyos y ayudas, como único resultado de sus peroratas.

Libertad sí, pero para todos. También para aquellos a quienes no les gustan vuestras (malas) ideas. Porque, suponiendo que Cataluña alcanzara la independencia, ¿cual sería su ventaja e inconvenientes?. Ejército, moneda, fronteras y aranceles, Unión Europea, fuga de empresas, inseguridad económica y financiera, elevado precio de los productos de importación, ayudas a la extranjería, apoyo sanitario a los emigrados a Europa, pérdida de las subvenciones europeas, visados obligatorios, complicaciones de movilidad por España y Europa, anulación de las diferentes competiciones deportivas, dificultades en el reconocimiento mundial a la nueva nación... ¿Es posible que todo esto no sea más que un mal sueño, o la realidad de cuatro locos a quien los catalanes no osan plantar cara?. Todos nos preguntamos donde están esos (auténticos) catalanes, aquellos que con mucho trabajo y grandes sacrificios levantaron esta gran comunidad, orgullo de todos los españoles...

RAFAEL FABREGAT

23 de septiembre de 2013

1137- EL SANTUARIO DE PLUTÓN.

Lo que se ve en la foto adjunta son unas interesantes ruinas greco-romanas, vestigio de lo que parece haber sido un Santuario a Plutón y a Koré, dioses del inframundo. Desde luego no les falta imaginación a los arqueólogos que buscan cualquier excusa y pretexto que les haga captar sustanciosos mecenazgos que vayan llenando su siempre mustia cartera. Francesco D'Andria, que ya dijo en anterior ocasión haber descubierto la tumba del apóstol Felipe (?) asegura ahora haber descubierto la Puerta de acceso al Infierno en el sudoeste de Turquía, del que tanto se habló en la mitología griega y romana. 


El sitio arqueológico en cuestión es conocido desde tiempo inmemorial, incluso por los propios lugareños, como "La Puerta de Plutón". Lugar con emanaciones de gases tóxicos, de origen volcánico. El lugar está muy próximo a Pamukkale, antigua ciudad histórica de Hierápolis, famosa en la antigüedad y también ahora, por sus muchas fuentes termales. Del lugar que nos ocupa en el día de hoy, ya escribió Estrabón (siglo I a.C.) diciendo: ..."es un lugar tan lleno de vapor denso y brumoso que apenas se ve el suelo y cualquier animal que pase por allí cae muerto instantáneamente".  


Recreación del antiguo Templo de Plutón.
Los manantiales termales de Pamukkale, responsables de las famosas terrazas blancas de Travertino, se originan precisamente en esta cueva que hoy denominan de forma grandilocuente "La Puerta del Infierno". Ya en los primeros días de excavación se descubrieron columnas jónicas y referencias a Plutón y Koré. La llamada "Puerta del Infierno" estaba desaparecida durante siglos y fue descubierta al reconstruir la ruta de una de aquellas fuentes termales próximas. La sorpresa de los arqueólogos fue mayúscula al comprobar que, efectivamente, junto a la pequeña oquedad de la cueva, de la que emanan estos gases tóxicos, había unas inscripciones dedicadas a los citados dioses del inframundo.

Se descubrieron posteriormente unos restos de gradas, estatuas y coro que formaban parte de una especie de altar en el que posiblemente se realizaban los sacrificios de los que habla la historia antigua del lugar. Efectivamente el humo que de allí emana es muy tóxico y hasta incluso mortal si se respira durante un tiempo. Solo se puede entrar por la pequeña abertura protegido con máscaras anti-gas. De todas maneras nada hay que ver, solo comprobar que efectivamente aquello es la puerta de un "infierno irrespirable". Se dice que los peregrinos de la época bizantina, pagaban un tributo a su paso por dicho Templo consistente en el sacrificio de alguno de sus animales. Tras ese sacrificio a los dioses y ya protegidos por las divinidades, se bañaban en una piscina cercana de tibias aguas y dormían no muy lejos de esta cueva. 

A esta distancia no había peligro alguno con las emanaciones (dióxido de carbono) pero parece ser que los peregrinos tenían visiones proféticas y alucinaciones que achacaban a los dioses del lugar. El complejo 
estuvo en uso hasta el siglo IV de nuestra Era. Durante dos siglos después, ya abandonado, el lugar seguía siendo visitado con alguna frecuencia por antiguos peregrinos devotos que en alguna ocasión acabaron con desgracia, motivo por el cual las autoridades lo destruyeron completamente. El tiempo y los terremotos posteriores que se sufrieron en aquellas tierras acabaron arruinando aquel antiguo lugar de culto al inframundo y taponando la oquedad ahora descubierta.

RAFAEL FABREGAT

22 de septiembre de 2013

1136- EN NIDOS DE ANTAÑO, NO HAY PÁJAROS HOGAÑO.

Uno está de vuelta de muchas cosas y no es noticia ni quiere serlo, pero tampoco es un desagradecido y quiere resaltar la gran labor que la Junta de la Asociación de Pensionistas y Jubilados L'Arc Romá desempeña en Cabanes. Cuando unos meses atrás Vicente Ibáñez, presidente de la Asociación, pidió mi colaboración para presentar un escrito sobre alguna anécdota local que les solicitaban desde la Diputación Provincial de Castellón, poco iba yo a imaginarme que se trataba de un concurso de redacción para que el colectivo de la Tercera Edad mantenga la cabeza en su sitio. Un programa del Departamento de Servicios Sociales de nuestra provincia para evitar que a los vejetes se nos oxide la "caja negra" y entremos en etapas de difícil recuerdo. 


Yo tengo en buen aprecio a este vecino y amigo, por lo que accedí gustoso y le presenté el escrito requerido. La historia de las dos primeras bicicletas que llegaron a nuestro querido pueblo de Cabanes. Algo que puede sonar bastante extraño para los tiempos que corren pero que, en su día, fue todo un acontecimiento. Esta historia llegó a mi conocimiento porque uno de aquellos agraciados ciclistas fue mi padre (Herminio Fabregat) entonces todavía soltero. La "efemérides" es del año 1.925 y quedaba unida, sentimentalmente, a la llegada del agua de la Fuente del Buensuceso a nuestra localidad y de la que también somos parte interesada. No yo directamente, pues faltaban 24 años para mi llegada a este mundo de muchas penas y pocas alegrías, pero sí mi familia. 

En este caso era mi bisabuelo materno, Manuel Bellés, propietario del llamado "Racó dels Pardos" en el "Barranc de Ritxer o de Les Santes", donde vivía en una reducida masía con su mujer y sus cinco hijos. Malcomiendo puesto que la mayor parte del terreno era monte y apenas media docena de pequeños bancales eran todo su patrimonio, en el que poder sembrar lo necesario para alimentar todas aquellas bocas. Tenía una gran ventaja, cual era el tener dentro de la finca un pequeño manantial que, convenientemente embalsado, le permitía regar y asegurar con ello la necesaria cosecha. Patatas, judías, tomates y hortalizas de todo tipo eran la gran riqueza que aquella pobre familia disfrutaba. 


En aquel y en todos los tiempos, llenar el plato es primordial y esa necesidad quedaba cubierta. Sin embargo en este mundo nada es para siempre y aquel idílico paraje y sus circunstancias tampoco lo fueron. Un buen día el alcalde de Cabanes y dos de sus concejales llegaron a la pequeña masía y tras los saludos de rigor expresaron a Manuel las necesidades de agua que tenía la población y su conocimiento de la pequeña fuente que había en el interior de su finca, en altura suficiente para poderla hacer llegar al pueblo de forma natural. Sin dudarlo un instante Manuel ofreció el agua de su escaso manantial para aliviar la sed de la población. Alcalde y concejales advirtieron al propietario que el Ayuntamiento carecía de fondos y no podía darle compensación alguna por el agua pero, por segunda vez y sin dudarlo, Manuel les dijo que estaba a su disposición. Ya nadie recuerda aquella desinteresada donación, de la que no sabemos que haya documentación alguna al respecto. Jamás, en ninguna de las celebraciones al respecto de la traída de aguas a Cabanes, nombró al desinteresado vecino.


Tampoco nadie recordaba qué cabanenses compraron las primeras bicicletas de la localidad ni cuales fueron las circunstancias de la llegada de aquellas primeras "máquinas" al pueblo. Yo lo he contado en este Primer Concurso Provincial de Redacción. 
Escritura de viejos y para viejos en el que no se necesita conocimiento gramatical alguno y que, por lo tanto, no tiene mérito alguno ganar. Hasta tal punto fue de insignificante que no ha merecido comentario alguno al respecto. Baste decir que el único titular que habla de esta reunión dice que se trataba de un Programa de Intercambio Provincial entre el pueblo de Cabanes y el de Tirig con fotos, eso sí, de las exposiciones realizadas con motivo del encuentro de pensionistas. Sin comentario del Concurso, que motivó la reunión.


Yo quiero aclarar para quien no lo sepa que, de acuerdo con las Bases del I Concurso Provincial de Redacción 2013 "Cuéntanos tu historia" organizado por el Departamento de Bienestar Social de la Diputación Provincial de Castellón, quedaba estipulado en la última de sus cláusulas que la entrega de premios del citado Concurso se realizaría en la Asociación y pueblo de procedencia del ganador del 1er. premio lo que, con tal motivo, fue programado por las autoridades pertinentes para el día 19 de Septiembre de 2.013 en Cabanes, por ser el pueblo ganador del Concurso. A tal efecto y para engrandecer el evento, la Junta organizó el Programa de Intercambio y las Exposiciones llevadas a cabo. Bien está, en épocas de crisis, lo de "matar varios pájaros de un solo tiro", pero resulta extraño que se oculte el motivo real que provocó la reunión... 

A criterio del jurado provincial, un vecino de Cabanes, probablemente el socio más antiguo de la Asociación de Pensionistas L'Arc Romà, ganó el primer premio y tal como marcaban las Bases del Concurso, la entrega de Diplomas, regalos y comida correspondiente se realizó en esta Asociación. Esa era la causa principal y obligada del encuentro. Lo demás son cosas que la Junta anexionó después para redondear la mañana. De hecho, ante lo reducido del presupuesto, para poder recibir a los pensionistas de Tirig y de la Ribera hubo de limitarse el acceso a los socios de L'Arc Romà de Cabanes. Algo que no todos pueden comprender, quizás por no haber sido explicado convenientemente.


Previo a la comida se mostraron a los forasteros algunas de las riquezas históricas de nuestro pueblo: Ayuntamiento, Iglesia, casco antiguo y nuestro querido Arco Romano, emblema y seña de identidad de Cabanes. Tras los saludos de rigor, visita a la exposición y foto de los asistentes nos sirvieron una comida fría de la que los "abueletes" dimos buena cuenta. No solo de recuerdos, sopas y purés viven los viejos... Entrantes sobre la mesa y extenso surtido de mini-bocadillos variados, regados con buenos vinos blancos y tintos. Para finalizar tarta de manzana y pastas. Ignoro si nos cuidan tanto para que vivamos muchos años o quieren que nos dé un zamacuco por subida de tensión a fin de ahorrarse las pagas... (Es broma). Gracias por todo y hasta siempre.

RAFAEL FABREGAT

1135- SETAS 2013, ¡TODA UNA FIESTA!.

Pues sí amigos, un verdadero escándalo. ¡Ya tocaba!. A mi llegada a casa y en plena ducha, advertí un dolor en el espinazo del que no dije nada a mi mujer para no preocuparla. Hice bien pues pasó pronto, no era otra cosa más que cansancio. No cansancio por la caminata de la búsqueda de setas, sino por las decenas de veces que tuve que agacharme a recoger los preciados níscalos, la seta por excelencia. Desde mi punto de vista no debería ser así, puesto que hay otras muchas clases de setas mejores que ésta, pero está claro que ninguna tan popular y conocida por todos como el níscalo o rovellón. Así está la cosa en un año en que, al menos en el Maestrazgo que es donde nosotros vamos a buscar, las lluvias han sido escasas y tampoco generales. 


De la docena (larga) de sitios excelentes en los que vamos a buscar, solo en dos hay una cierta humedad que yo califico de escasa. El resto está seco. Con esta de ayer hemos ido tres veces a buscar... El primer día encontramos unos tres kilos de distintas variedades y verificamos la humedad de todos nuestros puntos de búsqueda que, repito, solo estaba bien en dos de ellos; el segundo día dos cestas y algo más en los dos lugares con humedad, pues realmente se trataba de una cesta y una caja de plástico; ayer... Ayer fue mágico, algo que (si no estoy equivocado) hacía ya tres años que no sucedía. Ante la escasez habitual tenía en mente ir a los dos lugares de la vez anterior, pero no pudo ser... Llegados al primer punto y aunque eran las 9 y media y el sol estaba en lo alto, constatamos que en ese lugar no había ido nadie a buscar.(?) 


Eso es lo mejor que le puede suceder a un buscador de setas; el mismo punto en el que la semana anterior habíamos recogido la primera cesta, también sin competencia. Todavía con un pie dentro del coche ya vimos los primeros ejemplares. La búsqueda se convirtió en una fiesta por la gran cantidad de ejemplares, que no por su tamaño. Doscientas veces y me quedo muy corto, tuvimos que agacharnos para recoger las dos cestas que llevamos y la caja frutera de plástico. Todo lleno, le dije a mi mujer...
- Y ahora, ¿qué hacemos? -le pregunté.
- Tendremos que marcharnos a casa -me respondió ella.
- ¿Y la comida? -le pregunté yo.


Y es que apenas eran las doce y nosotros tenemos costumbre de comer en alguno de los restaurantes de la zona. 
Queriendo hacer algo más de tiempo apostamos a ver quien sería el primero en llenar la copa de su sombrero pero claro, con este plan, aquello apenas supuso diez minutos más... Curiosa circunstancia. El monte repleto de rovellones y nosotros sin poder seguir buscando, a pesar de sobrarnos el tiempo. No había otra posibilidad y "resignados" marchamos hacia el pueblo contentos y felices. Sin prisa fuimos a comprar pan y algunas otras viandas y a poco más de la una del mediodía llegamos al restaurante cuyo comedor todavía estaba cerrado. Tras la comida nos despedimos hasta el siguiente fin de semana, a sabiendas de lo que allí dejábamos y las altas posibilidades de que no los coja nadie. No podemos ir antes puesto que las hijas trabajan y nosotros somos los encargados de llevar a las nietas al colegio y de recogerlas por la tarde. 

Y para postre, el sábado tenemos boda. Yo es que solo tampoco quiero ir y menos a un lugar donde no suele ir nadie. Ya tengo una edad y te caes o te da un patatús y allí te quedas tirado. No pasa nada. A pesar de las setas que dimos a algunos amigos al llegar a casa, el congelador lo tenemos ya casi a tope. El problema es que estamos 
jugando con la suerte. El día menos pensado recala por allí cualquier buscador despistado y se acabó lo que se daba. El problema no son los rovellones que recoge sino que, si te detectan el "paraíso", ya no te los quitas de encima en todos los años venideros. Bien es verdad que, como he dicho antes, conocemos otro sitio de iguales características y también de escasos o nulos visitantes, pero... A la hora de llenar la cesta, la falta de competencia es fundamental. En fin, es lo que hay. Si vamos la próxima semana, ya os contaré...

RAFAEL FABREGAT