1 de marzo de 2017

2358- INFORMACIÓN INTERESADA.

Cada cual que haga lo que quiera, pero no veo bien que se amenace a la gente por mantener un coche más de diez años, siempre que funcione perfectamente. Los vehículos no duran lo mismo en todas las manos, ni tampoco todos los utilizamos con la misma frecuencia ni intensidad. Un chico joven va a mayor velocidad y muchas más revoluciones, además de hacer muchos más kilómetros al año. Considero pues que medir la capacidad de un vehículo de ocasión por su antigüedad o número de matrícula, no es justo. Personalmente tengo un BMW modelo X3 del año 2005. No tiene más que 60.000 Km. pero todo vehículo que tenga más de 10 años de uso en España se considera un vejestorio, un peligro nº1 para la integridad física de propios y extraños. 

Para los desplazamientos cortos (locales) y especialmente para el campo tengo un NISSAN modelo Terrano II que acaba de cumplir los 18 años. Tiene 140.000 Km. y arranca todos los días a la primera. ¿Debo renovarlo porque soy una amenaza pública?. Más bien me parece que quienes ponen en circulación tales noticias son gente interesada y hasta incluso "untada" por los fabricantes de coches. Se dice a bombo y platillo que España es uno de los países europeos con el parque móvil más envejecido. No digo que no sea cierto, como también es cierto que es uno de los países donde menos se gana y donde más impuestos se pagan. Difícil pues renovar un coche que funciona perfectamente, por el simple capricho de estrenarlo sin necesidad y muy especialmente si económicamente no puedes.

A todos nos gustaría estrenar coche cada cinco años. Si no lo hacemos es porque ni sobra el dinero ni hay necesidad. Las distribuidoras de automóviles presionan para que cambies con frecuencia de vehículo, pero después de hacerle un 'lavado de cara' lo ponen a la venta pregonando las bondades de sus vehículos de ocasión. ¿En qué quedamos?. Si tan importante y conveniente es que todos conduzcamos coches nuevos, ¿por qué devuelven los viejos a la carretera, en lugar de llevarlos a la chatarra?. Lo que yo digo es que "se les ve el plumero". Su argumento principal es la seguridad, pero después nos cuentan que el 80% de los accidentes son por despistes y conducción temeraria, derivada del consumo de drogas o alcohol. Muy pocas veces, casi ninguna, es por fallo del vehículo.

Esto no es España.
Solo desde el punto de vista de la contaminación están acertados. Los coches nuevos contaminan menos, por ser nuevos y por estar dotados de sistemas menos contaminantes. En España tenemos un parque móvil con una antigüedad media de 11 años. Parece mucho pero buena parte de esos vehículos no llegan a usarse más allá de los 10.000 Km. anuales, entre otras cosas porque en la mayoría de las familias cada miembro tiene su propio vehículo. Adquirir un vehículo nuevo es un desembolso importante que no siempre puede ni debe hacerse por simple capricho. Otra cosa a tener en cuenta es que los coches son mejores cada día y un vehículo con 100.000 Km., aunque tenga cumplidos los 10 años, sigue funcionando perfectamente. ¿Qué necesidad hay pues de renovarlo?.

Lo único cierto es que los coches de hoy tienen muchas más "pijadas", que a todos nos gustan. Una de ellas, quizás la más importante, es que están dotados de las más modernas tecnologías y muy especialmente las de la comunicación. Telefonía de manos libres, Navegador GPS, Internet, climatización zonal, máxima calidad de sonido, asistencia en la conducción, cámaras antichoque y un largo etcétera que a todos nos encantaría tener. Sin embargo que no nos digan que comprar un coche nuevo sin necesitarlo es un ahorro porque evitas las idas y venidas al taller. El propietario sabe perfectamente cuando un coche te deja frecuentemente "tirado" y debe renovarse. No es menester que los fabricantes nos cuenten milongas para aumentar su facturación.

RAFAEL FABREGAT

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada