28 de enero de 2014

1243- ESCLAVOS SÍ, PERO MENOS...

La Florida Española., en 1671.
Ni los primeros africanos fueron esclavos, ni los primeros esclavos fueron africanos. Antes de que los británicos se dedicaran a la importación masiva de esclavos, arrancados de su tierra africana y de sus familias pistola en mano para explotarlos en los campos de algodón de Carolina del Norte y otros estados, hacía ya muchos años que los españoles habían llevado a norteamérica a las primeras gentes de color. La diferencia, según cuentan las crónicas, es que con los españoles recibieron un trato bastante más humano. De hecho en la primera expedición a La Florida, llevada a cabo por Ponce de León en 1513, ya viajaban con él dos africanos libres: Juan Garrido y Juan González. El primer contingente de esclavos llegado a Norteamérica lo llevó Lucas Vázquez de Ayllón en 1526, que fundó San Miguel de Guadalupe, en tierras de Georgia. 


Tampoco faltaron africanos en la expedición de Pánfilo de Narváez en 1528, uno de los cuales -Estevan- fue superviviente con Álvar Núñez Cabeza de Vaca y otros dos, del periplo de ocho años por tierras inhóspitas americanas consiguiendo volver a la ciudad de México en Nueva España. Aquellos primeros esclavos no procedían de África, sino del sur de la península Ibérica. En aquellos primeros años, no todos los negros eran esclavos y aún siéndolo podían optar a la auto-compra. El año 1564 el español Menéndez de Avilés fundó San Agustín, primera colonia estable en Florida. La carta real le permitía importar hasta 500 esclavos, aunque se considera que los que acompañaron a aquellos primeros colonos no llegaron siquiera a los 50. Tanto libres como esclavos participaron en la defensa de la colonia y en trabajos artesanales cualificados. 


Fuerte Mose en 1740.
En 1693 y mediante edicto real, Carlos III garantizó a todos los esclavos la libertad por el solo hecho de convertirse al catolicismo y de, llegado el caso, derramar su sangre por la defensa de la Corona y de la Fe. La noticia corrió como reguero de pólvora y buen número de negros escaparon de las plantaciones británicas hacia Florida. En 1738 el gran número de negros acogidos obligó al gobernador Manuel de Montiano a crear la primera comunidad gestionada por negros libres. Situada a 3 Km. de San Agustín era conocida como Fuerte Mose y en ella vivían hombres, mujeres y niños afroamericanos y de diferentes etnias indoamericanas. Mientras las mujeres atendían las necesidades familiares, los hombres participaban en las milicias capitaneadas por el también africano y reconvertido Francisco Menéndez.  


Ciudad y puerto de San Agustín. Mapa de 1763
Con un sistema económico y social basado en la esclavitud, Fuerte Mose era para las colonias británicas una amenaza y en 1740 lanzaron desde Georgia el primer ataque. El fuerte fue destruido y sus habitantes obligados a refugiarse en San Agustín
Doce años después Fuerte Mose fue reconstruido en su totalidad y aquellas gentes pudieron volver a habitarlo en paz al menos hasta 1763 cuando, merced al Tratado de París, La Florida y las tierras al este y sur del Misisipi pasaron a manos británicas. Se introdujeron también en Florida las plantaciones esclavistas pero un año después (1764) la Florida fue devuelta a los españoles y con ellos regresaron la libertad y la esperanza para los negros. Había esclavos, pero también había un gran número de negros libres y autónomos de diferentes gremios, sin contar el alto mestizaje habitual en la Florida española. 


La Florida en el siglo XVI.
Todo cambiaría con el Tratado Adams-Onís de 1821 cuando la Florida se convertía definitivamente en estadounidense. Paradójicamente el principal destino de los muchos huidos de Florida fue Cuba, entonces española. Nadie podía imaginar que años después el sueño sería justamente hacer el viaje a la inversa. El pasado año 2013 Florida conmemoró el V Centenario de su descubrimiento por Ponce de León y este año 2014 es San Agustín el que celebra el 450 Aniversario de su fundación. Por mucho que les pese a los británicos y a otros países colonialistas, la Historia Americana no puede evitar que se hable de España como descubridora y fundadora de las primeras colonias europeas en el Nuevo Mundo. Ya no estamos allí ni falta que hace, pero deseamos a todo el continente la paz y la justicia que sin duda merecen todos los pueblos. 

RAFAEL FABREGAT

No hay comentarios:

Publicar un comentario