21 de diciembre de 2013

1215- LOS ESPAÑOLES, LOS MEJORES EN LA CAMA. (ESO DICEN ELLAS...)

MEJORES AMANTES. Color verde. /  PEORES AMANTES. Color rojo.
¡Hombre...! Pues ya era hora que fuéramos los mejores en algo interesante. La firma Onepoll realiza toda clase de encuestas a nivel mundial y en este caso se trataba de averiguar que raza o nacionalidad era la mejor considerada a la hora de satisfacer sexualmente a las mujeres. Naturalmente para llegar a tal conclusión se llevó a cabo una encuesta en la que participaron miles de mujeres de todos los rincones del mundo y en la que se les preguntaba las diferentes visiones positivas y negativas que tenían de sus parteners. El resultado, menos mal, nos fue favorable. Digo ¡menos mal! porque está visto y demostrado que los españoles, al menos en esto, ponemos todo nuestro interés...


Marca España. 
Los responsables del estudio informan que la mayoría de las mujeres encuestadas (?) afirman que los españoles son los que mejores aptitudes tienen en la cama. Ignoramos como saben esto las mujeres de otras nacionalidades. ¿Será la marca España?. Sabemos que cada año nos visitan 50 millones de turistas pero, pensaba yo que buscaban nuestro sol. Por lo visto también les gustan nuestros "monumentos" y ya que todo no puede verse en un solo verano, repiten y repiten. Eso será... Bueno, no lo sé. La cuestión que mujeres de hasta veinte nacionalidades han dictaminado que como los hombres españoles... ¡no hay nada igual!. Higiene, naturalidad, habilidad y resistencia son lo más destacado del hombre español.


Como se ha dicho anteriormente, todas las cualidades del español en la cama se reúnen en un solo adjetivo: INTERÉS. El español disfruta viendo disfrutar a su partener y por lo tanto pone todo su interés en agradar. Es por naturaleza limpio y aseado, cosa que las mujeres aprecian en lo que vale, pero hay más, mucho más. Históricamente el español es, además de machote, habilidoso y hasta incluso fino y delicado cuando se requiere. Por si todo eso no fuera suficiente, la mayoría de los españoles funcionan con gasoil... Nada de gasolina de gran octanaje, no. La velocidad no es aconsejable en esta clase de viajes. Lo importante es el paisaje, que todos lleguen a su destino y que lleguen bien. Bueno, pues nada. Así quedó la clasificación.

Los mejores amantes del mundo:
  1º ESPAÑA.
  2º BRASIL.
  3º ITALIA.
  4º FRANCIA.
  5º IRLANDA.
  6º SUDAFRICA.
  7º AUSTRALIA.
  8º NUEVA ZELANDA.
  9º DINAMARCA.
10º CANADÁ.

Los peores del mundo y sus causas:
  1º ALEMANIA. Mucho olor corporal.
  2º GRAN BRETAÑA. Perezosos.
  3º SUECIA. Son demasiado rápidos.
  4º HOLANDA. Muy dominantes.
  5º ESTADOS UNIDOS. Ásperos.
  6º GRECIA. Muy empalagosos.
  7º PAÍS DE GALES. Egoístas.
  8º ESCOCIA. Son muy chillones.
  9º TURQUÍA. Muy sudorosos.
10º RUSIA. Son demasiado peludos.


Ante resultado tan alentador, los españoles reivindican la calidad del "macho ibérico" como raza depurada y proveniente de "todo lo mejorcito" que ha invadido la península desde tiempo inmemorial. Al igual que nuestro mejor jamón de bellota y por si los autóctonos no tuvieran el "músculo" suficientemente veteado, decenas de razas de todo el mundo vinieron aquí y dejaron sus mejores "matices", en aras de lograr la perfección. Porque en esta tierra hay virilidad y potencia más que suficiente... La propia de la raza peninsular y la aportada por los pueblos que nos invadieron: Iberos, celtas, griegos, fenicios, cartagineses, romanos, visigodos... 


Pero nos faltaba pulirnos y entonces llegaron los moros y con ellos el baño. No se rían no, que el asunto es muy serio. Valientes sí, pero cochinos... ¡A más no poder!. Y si no, lo preguntan ustedes a las mujeres de la época porque ojo, que ellas también... ¿Por qué creen ustedes que las mujeres nobles llevaban vestidos con tantas capas aún siendo verano...? 
En aquellos tiempos, salvo que les pillara un chaparrón, en España no se lavaba ni Dios y en el resto de Europa tampoco. El Palacio de Versalles (1668) tenía 700 habitaciones y ningún baño. ¡Como allí no llegaron los moros...! Contrariamente a lo que muchos piensan, el abanico no se inventó para el calor, sino para dispersar los olores y espantar las moscas que acudían en masa ante los suculentos aromas y manjares que se adivinaban bajo la ropa. 


Si alguien se metía en un río era para cruzarlo o porque hacía mucho calor, pero no para lavarse... Los reyes defecaban durante las audiencias, a cuyo efecto la silla que ocupaban tenía el correspondiente agujero, bajo el que se colocaba una especie de jofaina que recogía sus excrementos. El resto de la corte hacían "sus cosas" en los inmensos jardines.
Pero la Península Ibérica había sido conquistada por los moros (711-1492) y ellos trajeron el agua corriente y los baños a los palacios y, por extensión, las abluciones y el invento de lavarse llegó también a las clases bajas. 


El hombre es animal de costumbres, lo cual hace que los jóvenes españoles del siglo XXI ya no se duchen para lavarse sino simplemente "por hacer algo". Llegan a casa y se meten en la ducha... (solos o con la novia).
- ¿Pero, no te has duchado esta mañana? -pregunta la madre desde el otro lado de la puerta.
- Sí pero, por refrescarme un poco -responde el chaval.
- Pero si está nevando -dice la madre perpleja.
- Ya pero, así te quedas como nuevo... (Sobre todo si estás con la novia).
Y claro, eso a las mujeres les gusta. Limpito y perfumado, además de viril, ¡claro está!. Pero con suavidad y sin prisas, que ya no vivimos en las cavernas...

RAFAEL FABREGAT

No hay comentarios:

Publicar un comentario