17 de enero de 2019

2708- ¡QUIEN LO HABÍA DE DECIR...!

Efectivamente, ¡quien lo había de decir...! A pesar de no tener otros estudios más que los primarios, a mi siempre me ha gustado mucho escribir. Eso sin contar que la mayor parte de mi vida ha transcurrido sin otra tecnología que no fuera la máquina de escribir y que, por supuesto, tampoco tuve a mi disposición hasta bien entrados los treinta años. Empecé como empezaron todos los niños de mi época, con un lápiz, una goma de borrar y una pluma de las que se mojaban de vez en cuando en el tintero escolar, aquel que estaba integrado en el pupitre y que de forma parsimoniosa el propio maestro nos rellenaba cada mañana. Después, con el tiempo, llegaron los bolígrafos y mucho más tarde los rotuladores. Llegué a conocer el portaminas, pero ese ya era artilugio más propio de la élite entre la que, siendo pobre de solemnidad, no podía contarme. Hay que añadir a todo lo anterior que treinta años después de yo venir al mundo, las comunicaciones entre familia, amigos y especialmente entre clientes y proveedores seguía siendo epistolar. Aunque hacía mucho tiempo que el teléfono había desplazado al telégrafo, las comunicaciones telefónicas eran poco o nada seguras y caras además. Todo o casi todo se hacía por carta y estas empezaban indefectiblemente con el encabezamiento de lugar y fecha del remitente.

Quizás por la mala salud de mi madre, que murió a los dos años de venir yo al mundo, nací con escasa salud y con esa poca fortaleza se desarrolló mi niñez y toda mi juventud. 
No sería hasta 35 años después cuando se descubrió aquella enfermedad que afectaba a mis huesos y salud general, recibiendo el oportuno tratamiento casi por casualidad. Para entonces yo ya tenía más de cuarenta años. Digo todo esto porque, justamente por aquella escasa salud y mi gusto por la escritura, siempre pensé que era muy difícil que yo pudiera encabezar mis cartas con aquella cifra mágica de tres ceros que tenía el lejano año 2.000. 
Yo hacía cuentas y claro, para llegar al ansiado año 2.000 había de cumplir los 51 años y eso era altamente improbable. Cuando no me dolía un codo, me dolía la rodilla, todo el brazo, las piernas, la cadera, etc. Con cierta frecuencia me dolía la cabeza e incluso llegaba a desmayarme. Había pocas razones para el optimismo y los médicos todo lo achacaban a problemas reumáticos, cuyo tratamiento acabó causándome problemas gástricos y hasta ulcera grastroduodenal. ¿Llegar a los 51 años de edad, para poder fechar mis cartas con el año 2.000?. Difícil. Sin embargo un accidente de tráfico dio con mis huesos (nunca mejor dicho) al hospital a los 41 años de edad. 

No hubo fracturas, pero si un concienzudo examen radiológico que puso al descubierto mi enfermedad, para la que ya había tratamiento. Para mí aquello fue como volver a nacer. Un tratamiento de 25 años de duración permitió incluso, si no darme de alta, sí el poder retirarme el tratamiento y ser una persona normal. Excuso decir que, gracias a ello, no solo llegué al ansiado año 2.000 sino que lo sobrepasé ampliamente, puesto que aquí estoy. Aquel año la tecnología todavía no había hecho los estragos actuales y continuaban recibiéndose los comunicados de forma epistolar, registrando mis escritos con el bonito número de tres ceros. 
Después llegó el Telefax, que venía a ser lo mismo aunque remitido vía telefónica. 
El Fax ya ha pasado a la Historia y actualmente todo se hace vía e-mail, a través del ordenador. 


Ahora ninguna comunicación de familiares, amigos o clientes se recibe por correo. 
Noticias, fotos y vídeos se reciben a través de los teléfonos móviles, al instante y de forma totalmente gratuita cuando se trata del sistema de WhatsApp. 
Con la llegada del teléfono móvil la gente empezó a caminar por la calle con el teléfono pegado a la oreja. Ahora muchos ya lo hacen por medio de auriculares, dando al impresión de estar hablando solos. 
¡Es el mundo de hoy!.
Un mundo al que no podemos ni debemos escapar. 
Hay que ir con los tiempos, aunque alguna vez tropecemos con las nuevas tecnologías provocando la risa de nuestros hijos...
Compré a mi mujer un móvil con todos esos adelantos, pero yo sigo con un "trasto" de los de antes, que mis hijas me apremian a lanzar a la basura. En fin, a todo esto tengo el placer de comunicarles que hoy, día 17 de Enero del año 2.019 y día de la festividad de San Antonio Abad, he cumplido los 70 años. ¿Quien lo había de decir...?.

RAFAEL FABREGAT

16 de enero de 2019

2707- EL MAR DE LOS PIRINEOS.

Se llama así al Embalse de Yesa, represamiento del río Aragón situado al noroeste de la provincia de Zaragoza y al nordeste de la de Navarra y que inunda los términos municipales de Sigüés, Ruesta, Escó y Tiermas. Sin embargo, para centrar el relato de lo que sucedió con cientos de pueblos españoles durante el franquismo, nos referiremos concretamente al pueblo de Tiermas, ejemplo de pueblo expropiado debido al interés del dictador en proveer al territorio español de los necesarios pantanos y que hoy se considera una de las pocas ideas buenas de este fatídico personaje. 

Balneario de Los Baños a mediados del siglo XX.
Nos situamos en esta localidad porque, si bien se trataba siempre de pequeños pueblos de escaso futuro, en el caso de Tiermas se rozaban los 1.000 habitantes que vivían holgadamente bien. Para ser comarca montañosa, Tiermas era un pueblo grande y próspero que vivía de las fértiles tierras, orillas del rió Aragón, así como de la ganadería y las termas descubiertas en época romana. La localidad estaba dividida en dos enclaves, próximos uno de otro pero perfectamente diferenciados. Se trataba del pueblo propiamente dicho, enclavado en el altozano y fundado por Pedro II de Aragón el año 1201 dándole murallas y castillo, pero también otro construido desde finales del siglo XIX alrededor de los baños termales. 

Aldea de Los Baños, Balneario y Puente medieval.
Finalizadas las diferentes guerras medievales y debido a la empinada cuesta que los agricultores tenían que salvar cada día para acudir a sus trabajos agrícolas, algunos de ellos fueron edificando nuevas construcciones a orillas del río, junto al balneario. 
Primero fueron pequeños almacenes de aperos agrícolas pero con el tiempo éstos se vieron acompañados de nuevas viviendas a fin de estar más próximos a las fincas y ganar comodidad. Con esta acción se daba el caso de que muchos vecinos, no habían vendido la casa de arriba y tenían duplicidad de vivienda, lo que propiciaba vivir en ambos lugares según si la temporada era una u otra. A comienzos del siglo XX el pueblo tenía unas 120 casas y 800 habitantes, mientras que en el barrio de Los Baños, tenía unas 30 y otros 200 vecinos más.

El pueblo tenía tres tiendas de ultramarinos, tres bares, una carnicería, dos escuelas (niños y niñas) salón de baile, barbería, peluquería de señoras y horno público. En Los Baños había tres tiendas, un bar, una carnicería, salón de baile, fonda, escuela de niños y niñas, puesto de la Guardia Civil y servicio de taxi. Para los dos enclaves había un cura, médico, practicante y servicio de Correos. Telegrafía en el Balneario, molino para moler el grano y producir electricidad. También tenían dos ermitas a los pies de la Sierra de Leyre, sin olvidarnos de una de sus joyas más queridas: su histórico puente medieval, actualmente dentro del embarrado embalse. Tiermas dedicaba sus fiestas mayores a Santa Catalina de Alejandría, la semana del 25 de Noviembre...

Misa con tres sacerdotes sin procesión. A la salida se tomaba el vermut en el bar para después festejar la fecha con una comida especial. Previamente músicos y mozos iban por las calles del pueblo rondando a las mozas en sus casas, donde se les obsequiaba con una pastas y una copa de moscatel. Por la tarde-noche había baile en el salón de Tiermas y en el de Los Baños con músicos contratados de fuera. La mayor parte de los domingos de todo el año se hacía baile en el pueblo y lo mismo en Los Baños en la época estival, que iba de Junio a Septiembre. Desde 1924 se empezó a hablar de la posible construcción del pantano pero los años pasaban y nada se hacía al respecto. Tras el final de la Guerra Civil y cuando ya nadie se acordaba del asunto, el gobierno de Franco volvió a impulsar el proyecto. 

Aunque el pueblo estaba en alto, se prohibió construir o modificar las construcciones existentes y se buscó nuevo emplazamiento para la población. Muchos vecinos trabajaron en las obras del embalse y el año 1959 el nivel de las aguas empezó a subir. Aunque escalonadamente los vecinos fueron marchando, dejando entre aquellas paredes los recuerdos de toda una vida. Un tal Bartolomé Torrea fue el último vecino en abandonar Tiermas, pero con los pies por delante. Nunca quiso marchar y el día 24 de Diciembre de 1992 un familiar lo encontró muerto en su casa. 
En realidad fueron dos los que no marcharon del pueblo, ya que un tal Honorio también aguantó hasta el final dándose la circunstancia de que, siendo los únicos habitantes del pueblo, no se hablaban. Bajo el barro, más que bajo las aguas, yace para siempre el puente del siglo XI que sostiene lo que fue antiguo Camino de Santiago.

RAFAEL FABREGAT

13 de enero de 2019

2706- EL SEXO DE LOS POBRES.

El refranero popular no solo es sabio, sino que reconforta a todo aquel que quiera y sepa escucharlo. Hay muchos y muy curiosos refranes al respecto del hambre y la escasez de alimentos: "Al hambre no hay pan duro", "Cuando no hay lomo todo lo como" y un larguísimo etcétera, tan largo como aquél que lo resume diciendo que "Los males con pan son menos". 
Claro que en esta entrada no vamos a hablar de pan, ni de ninguna otra vianda más o menos apetitosa. Nuestro tema de hoy es el sexo de los pobres. No vamos pues a hablar de acostarse con la más guapa del lugar, ni con la prostituta más cotizada. Ni siquiera de hacerlo con la chica de la que estás enamorado, ni tampoco con tu mujer, a la que amas con locura pero que es el menú de siempre, como tú lo eres para ella.

No, no es eso. Ni siquiera el hecho de masturbarse, por necesidad o no, pues no son pocos los que usan de esa práctica incluso estando casados. En todos los casos la meta es la satisfacción final, la tranquilidad física y espiritual de haber llegado al climax. Haber llenado el estómago, cuando se trata de aliviar el hambre y alcanzar el orgasmo cuando se trate de silenciar las necesidades sexuales. Afortunadamente aquello que se creó para estimular las necesidades de la procreación, sirve también para relajar esa necesidad sin tener que traer a nadie más a este mundo de miserias que acompañan al ser humano. No solo se puede practicar sexo sin peligro de quedar "embarazados", sino que se puede alcanzar el orgasmo sin tener pareja. Mejor quedan las cartas escritas en el ordenador pero, si careces de éste, se puede escribir perfectamente a mano y de mil maneras distintas. 

A falta de café en las casas particulares de tiempos pasados se utilizaba el EKO, una de las marcas de achicoria más utilizada en el mercado. De la misma manera se hacía chocolate con algarrobas y todavía hoy compramos "gulas" de surimi todos aquellos que no podemos comprar angulas, que somos el 99%. El que no se conforma, porque no quiere. Son sucedáneos, que no es lo mismo que el producto original, pero que no por ello debemos despreciar puesto que cumplen su función específica, cual es la de calmar las ansias del personal. Claro que tampoco podemos obviar que, cuando se utiliza un sucedáneo, nos queda después el regusto amargo de saber que hemos hecho trampas. Que ante la imposibilidad de comprar angulas, hemos tenido que conformarnos con esa pasta de pescado sin valor comercial y un montón de añadidos que mejor ignorar.

Pues bien. Así se entiende con el asunto de la masturbación, algo siempre visto como vileza de adolescentes "salidos" y de viciosos sin remisión. Lo que, ante la imposibilidad de llevar a cabo el coito, tranquiliza igualmente y da placer. La mucosa de una vagina nada tiene que ver con los dedos de una mano encallada que, para ganarse el sustento, en algunos casos están expuestos diariamente a trabajos duros. No es lo mismo un jamón mal curado con aire caliente, que un jamón de bellota que, además de su alimentación sibarita, ha estado expuesto tres o cuatro años al fresco aire de la sierra. En el sexo pasa lo mismo. Como en todo, hay diferentes "calidades" y sobre todo cuando hay amor de por medio. Sin embargo cada cual juega con las armas a su alcance y nada tiene de malo que "el pobre" pueda calmar sus ansias de una u otra forma. 

La masturbación ha sido vilipendiada por la Iglesia por su improductividad. Claro que en la actualidad los miles de juguetes sexuales al alcance de cualquiera han hecho que sean muchas las parejas, incluso  casadas por la Iglesia, que en la mesilla de noche tienen a su disposición artilugios de toda clase para hacer del juego sexual la mejor velada del año, un día sí y otro también. De la misma manera algunas parejas, en las que el hombre empieza a tener problemas para "cumplir con lo mandado", han encontrado farmacopea y juguetes de con los que aplazar el final del juego sexual hasta más allá del momento en el que el cuerpo y la mente deja de necesitarlos. La pareja que tenga ganas de juegos, que haga oídos sordos a los eruditos. Mientras apetezca, buena es la achicoria cuando no hay café. Y mejor el chocolate de algarroba en compañía, que el más fino de los chocolates belgas en soledad. Claro que, ¡si se puede tener todo...!

RAFAEL FABREGAT

7 de enero de 2019

2705- EMPERADOR Y TRAVESTI.

Poco podemos fiarnos de la historia de los emperadores romanos, cuando ésta era siempre escrita por senadores enemigos de la causa. A Tiberio Claudio Nerón, toda su vida respetado por todos, se le describe en la Historia como un pervertido que gustaba de recrearse con jóvenes muchachos en su villa de Capri mientras que a Nerón, que con tanto pesar le despidieron los romanos a su muerte, se le tachó y así ha quedado para la Historia, de pirómano y asesino de madres. Entonces... ¿De quien fiarnos, si la Historia no revela más que mentiras?. El que hoy nos ocupa fue Heliogábalo, marioneta de sus parientes y de todos cuantos vivieron a su costa. Ya pasados los años dorados de la Roma Imperial, Vario Avito Basiano tomó el nombre de Marco Aurelio Antonino al acceder al trono en el año 218. 

Era una forma de resaltar su parentesco con el emperador Caracalla, pero no tuvo el éxito deseado y más bien fue conocido como Heliogábalo nombre latinizado de la deidad siria a la que sirvió de sacerdote en su ciudad natal de Homs. La definición que actualmente hace la Real Academia Española sobre Heliogábalo es el de "persona dominada por la gula", debido a la voracidad que tenía dicho emperador. Entre las fuerzas militares su popularidad fue tan escasa que en los libros de Historia su reinado se consideró "interregno". Indudablemente su ascenso no se hubiera producido de no haber estallado una guerra tan turbulenta tras el apuñalamiento de Caracalla, mientras orinaba junto a las murallas de Carrás. Su verdugo ascendió inmediatamente al trono pero rápidamente fue sustituido por el citado Heliogábalo, sumo sacerdote del Dios local, mediante la mentira de que era hijo ilegítimo de CaracallaNadie se preguntó si era apto para el alto cargo al que se le destinaba, ni siquiera si era conocedor de las tradiciones latinas. Como era de esperar esto se tradujo en el periodo más estrámbotico de la historia de los emperadores romanos. 

En los cuatro años que ostentó el cargo sus esfuerzos solo se centraron en darle a la deidad solar el máximo protagonismo del panteón romano. Durante su reinado las ceremonias al Dios "Sol Invictus" fueron el epicentro de la vida religiosa. El joven, de tan solo 14 años, no sabía de otra cosa. El emperador, con atuendo afeminado y las tetillas al aire, encabezaba las danzas rituales alrededor del altar provocando más de una sonrisa y vergüenza ajenas. La mitología romana hubo de girar rápidamente alrededor de este Dios sirio. Prontamente los miembros del Senado coincidieron en que el nuevo emperador era un payaso llegado de la periferia, del que habían de prescindir lo más rápidamente posible. El colmo del despropósito llegó cuando Heliogábalo, vestido de mujer, se casó con la virgen vestal Aquilia Severa, sabiendo que durante treinta años la virginidad de ésta era de tradicional y obligatoria observancia para la religión romana. 

Aunque el emperador quiso tranquilizar los ánimos del Senado explicando que de esta unión nacerían niños parecidos a los dioses, este acto transgredía todas las normas de la fe y el escándalo acercó su reinado al final de la empinada cuesta que ya soportaba desde tiempo atrás. Para colmo de males se dijo que se rodeaba de amantes de ambos sexos, donde primaba la belleza por encima de todo. Incluso para las provincias nombraba siempre a los amantes que tuvieran el pene más grande. El problema no era la homosexualidad, que ya reinaba en Roma, sino las difamaciones de tanto abuso que fueron aprovechadas para ligarlas al plano político. Eran muchos los senadores que tenían amantes masculinos, pero todos lo hacían con discreción y nunca haciendo alarde de ello. Sin embargo Heliogábalo se apoyaba en su posición de emperador para dar rienda suelta a sus instintos más bajos sin guardarse ni percatarse de que cada día aumentaban sus enemigos. Para colmo de males el emperador adoptó el papel pasivo con sus amantes, que incluso lo azotaban en público. 

Las visitas a los prostíbulos eran frecuentes, un vicio adicional que en nada ayudaba a mantener las lenguas calladas. En cuanto al vicio del sexo afeminado, a tal punto llegó que incluso consultó con los médicos la posibilidad de someterse a una intervención que permitiera introducir en su cuerpo una vagina.
El año 221 y a fin de salvarle la vida, la matriarca de la familia le aconsejó que nombrara heredero del trono a su primo Alejandro Severo pero en lugar de eso ordenó a la guardia pretoriana que ejecutaran al posible heredero. La guardia no solo se negó a cumplir sus órdenes, sino que ahogaron al emperador en las letrinas y asesinaron a su madre, arrojando ambos cadáveres al río Tíber. Alejandro Severo fue proclamado nuevo emperador y la normalidad religiosa y política regresó por fin a la Roma Imperial.

RAFAEL FABREGAT

6 de enero de 2019

2704- ¿QUIENES ERAN LOS REYES MAGOS?.

Hoy día 6 de Enero, día de la festividad de los Reyes Magos, hablaremos de las verdades y las mentiras sobre dichos personajes, puesto que se diría que existir, existieron. Otra cosa es todo lo que se ha contado de ellos... Naturalmente todo van a ser conjeturas, puesto que ni hay constancia alguna de que Baltasar fuera negro, ni de que los Reyes Magos fueran tres y mucho menos que fueran Magos.
Según la tradición, eran tres, eran reyes, eran magos y uno de ellos era negro. Pero Mateo, el único apóstol y evangelista que habla de ellos, nunca dijo nada de esto. ..."Transcurridos dos años llegaron a Jerusalén unos magos que preguntaron: ¿Donde está ese rey que os ha nacido?. Porque hemos visto su estrella y venimos a adorarlo". 

¿Por qué la tradición nos dice que fueran tres?. Pues bien, se lo debemos al "Liber Pontificalis", un libro del siglo IX que cuenta mitos y leyendas relacionadas con la religión cristiana. La cifra de que los Reyes Magos fueran tres viene determinada porque, lo que sí cita el apóstol Mateo, es que tres fueron los regalos recibidos pero bien pudo haberlos dejado un solo personaje. Ya que en dicha religión se hablaba largo y tendido sobre la Santísima Trinidad, venía bien que también los Reyes fueran tres y no otra cifra distinta. Otros historiadores, contemporáneos nuestros y no de Jesús de Nazaret, cuentan que la cifra de Reyes que agasajaron a Jesús viene del siglo III y que, aunque hay versiones de hasta 60 Magos o más, el teólogo Orígenes, atendiendo razones bíblicas y simbólicas indicó que el número de Reyes Magos fueron tres, número que fue confirmado por el papa León I el Magno en sus sermones sobre la Epifanía. 

De todas formas, no habiendo nada escrito al respecto, nada podía saber Orígenes, ni León I, cinco siglos después. 
La tradición oriental habla de doce Reyes, la occidental de tres. La occidental se basa en un evangelio apócrifo llamado Pseudo-Mateo, escrito a mediados del siglo VI que trata de la infancia de María, del nacimiendo de Jesús y de la huida a Egipto. La tradición armenia dice sin embargo que los Reyes Magos eran doce. 
La misma controversia está en los nombres de sus majestades pero, también en base al "Liber Pontificalis", la religión cristiana estableció en el siglo IX que sus nombres eran Melchior (Melchor), Gathaspa (Gaspar) y Bithisarca (Baltasar). A este respecto el historiador Azanza afirma que en el Evangelio Armenio de la Infancia del siglo VI ya figuran estos nombres. En cuanto a lo de ser magos... el experto Scognamiglio afirma que, contrariamente a la definición actual, en aquellos tiempos ser mago significaba tratarse de una persona con conocimientos científicos y astronómicos. Tampoco se sabe nada de su procedencia. Aunque las comunicaciones eran entonces muy malas, ya después de transcurridos dos años del nacimiento de Jesús y de su posible origen celestial, la noticia llegaría seguramente muy lejos.

Lo más probable es que fueran sacerdotes de origen babilónico o persa, donde los magos eran una casta sacerdotal con mucha influencia, no descartándose que fueran simples hechiceros que conociendo el acontecimiento del nacimiento del ansiado Mesías, hicieran acto de presencia en el lugar. Nada se sabe de su procedencia, motivo por el cual todas y ninguna son válidas. Tampoco Mateo nos cuenta que fueran Reyes. La corona se la atribuyó el escritor romano y Padre de la Iglesia Quinto Septimo Tertuliano en el siglo III, tras leer el Salmo 72 que decía: "Que los reyes de Saba y Arabia te traigan presentes, que le rindan homenaje todos los reyes..." Basándose en esa frase el religioso empezó a denominarles Reyes y así quedó establecido a partir de entonces. También el escritor Santiago de la Vorágine dejó escrito que eran Reyes y Magos.

Señalar por último que a Baltasar no se le presentó como negro hasta el siglo XV. Hasta entonces siempre se les había representado con la tez blanca y descendientes de Noé, vestidos con ropaje persa. Con la intención de darle al cristianismo un carácter universal y no habiendo entonces más que tres continentes conocidos, a finales de la Edad Media se consideró prudente que los Reyes Magos representaran al mundo de forma global y quedó patente que uno de ellos había de representar al continente africano. Esta explicación aparentemente sencilla no lo había sido anteriormente puesto que hasta entonces la gente de color negro era rechazada por considerarla de origen infernal y hasta incluso el mismo demonio. Sin embargo con la llegada del siglo XV nació un gusto creciente por lo exótico y el negro dejó de ser algo demoníaco. Dicho esto... ¿Los Reyes Magos existieron?.

RAFAEL FABREGAT

5 de enero de 2019

2703- EL CASTILLO DE CALAHORRA.

El Castillo de Calahorra domina visualmente el marquesado de Cenete, en el municipio español de Calahorra (Granada). Para su construcción (1509-1512) se aprovecha toda la cantería de la fortaleza árabe que se asentaba en el mismo lugar, motivo que se pudiera completar la obra en tan breve espacio de tiempo. Es el primer trabajo de envergadura de un arquitecto italiano en España. Históricamente es fruto del mayorazgo fundado por el cardenal Mendoza a favor de su hijo Rodrigo Díaz de Vivar, conde del Cid y del que adopta sus apellidos y se erige como sucesor, al ser poseedor de la fortaleza del Cid Campeador en Jadraque. Resulta sin embargo anacrónico que se levantara este castillo en una época en la que la monarquía derribaba las fortalezas existentes para consolidar su poder y a fin de que la nobleza feudal fuera olvidando tiempos pasados.

Pero los Mendoza eran gente de mucho poder para discutir por estas minucias. Tanto poder tenía el cardenal Mendoza que, a pesar de sus múltiples deslices amorosos con numerosas damas, finalmente tuvo con Doña Mencía de Lemos hasta tres hijos de los que nunca renegó. La tan puritana Isabel la Católica, reina de España, decía al respecto que eran los "bellos pecados del cardenal". Las cosas, según quien las hace, son una cosa u otra... 
Uno de esos hijos bastardos, después legitimados por los Reyes Católicos, sería justamente el primogénito Don Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, después I marqués de Cenete y constructor de este castillo-palacio para su dama María Fontseca, a la que superaba en más de veinte años. En cuanto a su apellido, de todo punto ilegítimo, se debió a la pretensión de los Mendoza de estar emparentados con el Cid Campeador (Rodrigo Díaz de Vivar) hasta el punto de crear un condado con ese nombre en tierras de Jadraque y provincia de Guadalajara. Está claro que la Historia la escriben los hombres... Los hombres que mandan.

Rodrigo luchó en la guerras de Granada junto a su tío el II conde de Tendilla, casándose en 1492 con Leonor de la Cerda y pasando el matrimonio a vivir en el castillo de Jadraque donde la mujer murió cinco años después, debido a los disgustos que le proporcionaban las muchas infedelidades de su marido. Ya viudo Rodrigo marchó a Italia donde tomó el gusto por el arte renacentista. Vuelto a España se enamoró de la quinceañera María Fonseca y Toledo, que también quedó prendada del famoso personaje veinte años mayor. La reina Isabel la Católica prohibió la boda encerrando a la muchacha en un convento y amenazándole a él con la cárcel. Rodrigo raptó a la joven y se casaron en Coca. La reina al verse burlada ordenó la detención de Rodrigo que estuvo preso hasta la muerte de ésta en 1504. Liberado por Felipe el Hermoso, Rodrigo construyó este Castillo de Calahorra como palacio para su amada esposa. El interior del castillo está decorado con mármoles italianos de Carrara y biblioteca heredada de su padre el cardenal Mendoza. En el centro un gran patio con pozo y dobles galerías porticadas. 

El castillo, recién terminado fue habitado durante ocho años por Rodrigo Díaz de Vivar y su esposa María de Fonseca. A pesar de ser obra relativamente reciente, todavía tuvo un importante protagonismo en la Guerra de los Moriscos (1568-1571) y especialmente violenta en esa zona del marquesado de Cenete. En esos años fue refugio de los cristianos viejos y acuartelamiento del marqués de Mondéjar. Abandonado durante siglos, a principios del siglo XX fue concertada su compra y traslado a Estados Unidos, aunque finalmente fue adquirido por su actual propietario. El castillo es en realidad un palacio renacentista del que faltan algunas piezas importantes desaparecidas durante sus muchos años de abandono. 

A los pies del Castillo se encuentra el pueblo andaluz de La Calahorra, inferior a los 700 habitantes, cuando a mediados del siglo XX sobrepasaba los 2.200. Está situado a 1.192 msnm junto al Parque Nacional de Sierra Nevada. En época nazarí esta zona basaba buena parte de sus ingresos en el cultivo de moreras y la industria de la seda. También de todo tipo de cultivos que servían para la alimentación de la población y el ganado. Sin embargo a finales del XIX y principios del XX eso no fue bastante para una juventud que empezó a emigrar hacia Cataluña y el extranjero. Los viejos fueron muriendo y los nacimientos escasearon, abandonándose el campo. Más tarde el Castillo trajo visitantes al pueblo, naciendo la hostelería y los nuevos bares pero aquellos jóvenes que marcharon ya no volvieron jamás.

RAFAEL FABREGAT

2 de enero de 2019

2702- LOS REYES MAGOS EXISTEN.

Sí, sí... ¡Allá a lo lejos!.
¡Parecen los Reyes Magos!. 
No sé. Quizás sea un espejismo, o una ilusión... 
Los niños del siglo XXI son demasiado listos para creer en estas cosas, pero ¿quien sabe?. 
Desde luego, está claro que nuestro amigo Jaimito no cree en los Reyes Magos...
Ayer mismo, en la escuela, daban clase de Historia y la maestra le preguntó quien eran los reyes Godos.
- Isabel y Fernando -respondió.
- Entonces, ¿Quienes fueron los Reyes Católicos? -preguntó la maestra.
- Melchor, gaspar y Baltasar -respondió Jaimito.
- ¡Ah!. Entonces, los Reyes Magos...?
- Pues los padres, señorita... ¡Los Reyes Magos son los padres!.
-------
Sin embargo su hermano Manolito, como solo tiene 8 años, todavía cree en estas cosas... El año pasado les escribió a los Reyes Magos una carta pidiéndoles 300 euros para unas zapatillas "de marca", como las que llevaban sus amiguitos y la echó al buzón.
En la oficina de Correos no sabían qué hacer con aquella carta así que, finalmente, la abrieron y quedaron enternecidos con su lectura, hasta el punto de acordar llevar a cabo una colecta para atender la petición del muchacho y le mandaron los 100 euros recaudados.
Unos días después en la oficina de Correos se recibió otra carta de Manolito que decía:
- Queridos Reyes Magos. Muchas gracias por el dinero pero, por favor, la próxima vez no me lo manden por correo, porque algún cartero hijoputa se ha quedado con 200 euros. 
-------

¡Muchas gracias a todos y Feliz Año Nuevo 2019!.
                                                                                    RAFAEL FABREGAT
                                                                                                            (El último Condill)