5 de noviembre de 2012

0835- MISTERIO EN LA ROTONDA DE MONTESIEPI.

Abadía de San Galgano.
En el municipio de Chiusdino (Italia) a pocos kilómetros de la ciudad de Siena, se encuentra la Abadía de San Galgano edificio cisterniense del siglo XIII repleto de historia y misticismo. El lugar está constituido por La Rotonda o Eremitorio de Montesiepi y la Abadía de Galgano, a escasa distancia y actualmente en ruinas.
Tras una juventud bastante desordenada Galgano Guidotti se retiró, con más de 30 años de edad, a una vida eremítica y en busca de la penitencia a sus muchos pecados. No se sabe cual fue el motivo que le llevó a tomar tal decisión pero, la Navidad de 1.180 el tal Galgano clavó su espada en una roca y con esta decisión renunciaba a los placeres terrenales convirtiendo la espada en una cruz que le apartaba de la vida mundana para siempre. Se cree probable que cambio tan brusco de actitudes se debiera a motivos de salud puesto que, el posteriormente santificado, moriría a finales del año siguiente 1.181. 


Sobre la tumba del santo, instalada en el mismo lugar que ocupara su choza en su único año como ermitaño, se erigió en 1.185 una capilla que diera cobijo a los fieles que habían convertido su tumba en objeto de culto y oración. Con el tiempo aquella pequeña capilla inicial se convirtió en una iglesia que denominaron "La Rotonda". En su interior hay en efecto una piedra de la que sobresale una empuñadura y parte de la espada clavada a la piedra casi en su totalidad. La espada, a pesar de estar actualmente protegida por una cúpula de metacrilato, está corroída por los muchos años y las inclemencias meteorológicas sufridas a lo largo de los años en los que estuvo desprotegida. En todos esos siglos muchos fueron los que probaron pero nadie consiguió arrancarla de la piedra. En el último siglo el hecho ha despertado especialmente la curiosidad de las gentes por su similitud con la leyenda del rey Arturo, con la salvedad que aquel mítico episodio se ubica en Inglaterra y el de San Galgano lo hace en Italia y por tanto a miles de kilómetros de distancia.


Interior de la Abadía.
En cuanto a la Abadía de Galgano, inició su construcción allá por el año 1.220 y no pudo ser terminada y consagrada hasta el año 1.268. Se construyó en planta de cruz latina de tres naves. El ábside está rematado con un rosetón y toda la construcción marca el inicio del gótico en la Toscana. Aunque en la actualidad está sin techo y estado ruinoso, se aprecia claramente su grandiosidad y por tanto da claro testimonio del culto que se le rindió al santo durante siglos. Su máxima atracción la alcanzó durante el siglo XIV, por las donaciones y privilegios concedidos y por las inmunidades que su visita suponía.


Iglesia de Montesiepi
La Abadía fue tan generosamente protegida que varios reyes confirmaron siempre los privilegios otorgados por sus antecesores y añadiendo otros, hasta el punto de que incluso fueron autorizados a acuñar moneda propia. Incluso el papa Inocencio III eximió a la Abadía de pagar los diezmos. Con la llegada del siglo XVI acabaron sus años de esplendor y se inició su lenta decadencia. Finalmente se convirtió en cantera de construcción y tan altamente depredada que incluso se arrancaron las planchas de plomo que cubrían el techo, exponiendo el interior a las inclemencias del tiempo. A principios del siglo XX se procedió a una restauración parcial, a fin de detener su deterioro. A pesar de lo ruinoso del conjunto se conserva el pequeño eremitorio de La Rotonda, adjunta al complejo de la Abadía, con la espada de San Galgano clavada en la roca y la capilla inicial pintada al fresco por Ambrogio Lorenzetti el año 1.340.  


Montesiepi, visto desde la Abadía.
La primitiva iglesia, hoy denominada "La Rotonda de Montesiepi", fue ampliada en el siglo XIV construyendo el atrio y capilla laterales así como el tambor externo y el campanario. Ya en el siglo XVII se añadió sobre el techo la linterna ciega y en el XVIII la casa canonical y otras dependencias para uso agrícola. En la fachada un arco de medio punto da acceso al pronao y encima el escudo de los Médici. El interior es de base circular en piedra y la cubierta (con tholos) recuerda las tumbas etruscas. También la capilla anexa es circular y en el centro, la célebre roca con la espada de San Galgamo incrustada. Según la leyenda Galgano Guidotti, hijo de Guido y de Dionisia, nació el año 1.148 en el mismo pueblo de Chiusdino. Caballero de vida alegre hizo de las suyas hasta bien cumplidos los 30 años, cuando recibió en sueños la visita del arcángel Gabriel. A partir de ese momento se dedicó a predicar la palabra de Dios por la región de Siena hasta que finalmente se retiró en una cabaña del monte Siepi. Murió el día 3 de Diciembre de 1.181, a la edad de 33 años.

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario