20 de abril de 2011

0337- LÁGRIMAS SIN DOLOR.

A mi modesto entender, las creencias religiosas son personales, nacidas del alma de cada cual y como tales, no hay porqué exteriorizarlas, sino más bien son cuestión interna, particular. En cuanto a la Semana Santa, la entiendo como una fiesta espiritual que conmemora la pasión y muerte de Jesús y por lo tanto del más absoluto recogimiento. En ciertas ciudades españolas y muy especialmente en las andaluzas, la Semana Santa se ha convertido en una especie de carnaval que los turistas extranjeros miran extasiados, siendo incapaces de comprender lo que ven. Realmente no ven tanto, tan solo un carnaval donde lo prioritario es la fiesta como tal. Y cuando se llora porque la lluvia impide la salida del trono en cuestión, no siempre es por una cuestión sentimental, sino por el esfuerzo que muchos de ellos han realizado para exteriorizar un sentimiento que la lluvia impide. Si Dios existiera llovería siempre, porque Él no aprobaría todo cuanto gira alrededor de su nombre.
- Los pobres heredarán la tierra...
Para demostrarle a Dios nuestro amor, apenas es necesario salir de casa.
- Dadle pan al hambriento, agua al sediento y seguid mis mandamientos, nada más.

Ya está bien de cachondeo y de tanta parafernalia. Somos el hazmerreir de Europa y del mundo. ¡y razón no les falta, además!.
Lo tradicional es que las charlotadas se hagan en las plazas de toros y no por la televisión, pero en este país, a falta de noticias de más interesante contenido o porque las de contenido no son prioritarias, nos muestran como en algunas ciudades andaluzas hombres y mujeres se rasgan las vestiduras y rompen a llorar, por el solo hecho de llover.
Desesperados muestran su llanto más desgarrador frente a las cámaras porque el Cielo, ajeno a sus fantasías, deja caer el celestial maná del agua que personas y campos necesitan. Todo eso mientras se sabe que algunas procesiones han cambiado los horarios de las celebraciones, por imposición de cofrades y costaleros que, ante todo, quieren ver la final de la Copa del Rey.

El motivo de tanto desconsuelo es porque la lluvia hace acto de presencia e impide la salida de la procesión de su bien amada Cofradía y del Cristo o de la Virgen que les representa. ¡Cuanto dolor y sufrimiento!. ¡El Cielo les abandona!. Difícil será sobrellevar tanta desventura. ¿Qué hacer?, se preguntan muchos. De pronto...
- ¡Eureka! -dice el listo del grupo- ¡Retrasemos la procesión!.
- Ah no, ¡ni hablar! -le increpan sus compadres- ¿Y la Final?
- No lo había pensado. Mmmm, ¿Y con auriculares?
- ¡Es que todos no tenemos! Con un transistor camuflado...
- ¿Y por qué no una TV portátil? -propone el descarado del grupo- aunque claro, se vería la antena y la gente...
- Además... ¿Que pasaría con el trono si los nuestros marcaran gol?

- Pues nada. -dice el cofrade mayor- Anulamos la procesión y a esperar el próximo año...
Tras el anuncio de suspensión, el llanto general de los cofrades baña el suelo santificado. Los costaleros lloran desconsolados. Músicos y plañideras se abrazan desesperados ante el infortunio. Aún se oye una propuesta de última hora...

- ¡Llamemos al rey, llamemos al rey! -exclama alguien.
- ¿Al rey? -inquieren extrañados los demás.
- ¿Por qué no? ¡Que adelante el partido!. Sería una solución...
Sin embargo la opinión de los más cuerdos se impone.
- No podemos parar la lluvia, ni perdernos la final Barça-Madrid. Vámonos pa casa y arriba los ánimos. ¡El próximo año Dios dirá!
- ¡Dios dirá ! -responden todos a una. Y ya con el ánimo sereno cada cual marcha hacia el bar.

- Yo pago el primer vino. -dice uno.
- Y yo un rebujito o más. -responde otro.
- Pues nosotros pagamos los pinchos. -dicen otros.
- Bien hablao Rafaé, que no nos farte de ná...
Y con el ánimo recuperado unos grupos marchan hacia "la peña", mientras otros se van al bar. Todavía alguno exclama pensativo...
- Vaya mierda, ¡todos los años igual!
- Y de que te quejas ¿Estamos mal? -le reprenden los camaradas pensando que se refiere a la lluvia que les ha impedido dos años consecutivos la salida de la procesión.
- Hombre no es eso, yo lo decía porque nunca Sevilla y Betis jugaron la final...

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario