15 de marzo de 2011

0298- VIAJE A LA CORNISA CANTÁBRICA Y ALGO MÁS.

Visitar la Cornisa cantábrica, siendo valenciano y haciendo la ruta en automóvil, implica la visita obligada de otras provincias y monumentos de indudable interés. Es del conocimiento general la riqueza del patrimonio español y la imposibilidad de cruzar la península sin efectuar importantes paradas que enriquecen el cuerpo y el espíritu. El viaje, ojo al dato, era de nada menos que doce días.
La primera parada, 3 de Mayo, fue en Segovia. La ciudad no es grande en tamaño, pero sí en las cosas que en ella puedes encontrar. La catedral, el Acueducto, el Alcázar, la Iglesia y torre de San Esteban, Iglesia de San Millán... En cuanto a la gastronomía, el famoso Cochinillo asado, el Lechazo y los Judiones de la Granja, son lo más típico y contundente.

Dos días y salida hacia Valladolid pero el camino, por la Ruta de los Castillos, estaba plagado de visitas a cual más espectacular. Grutas de Prádena, Pedraza de la Sierra, Turégano, Fuentepelayo y Coca es un simple ejemplo de los muchos puntos de interés.
A última hora del tercer día llegamos a Valladolid. Allí todo es interesante. El mercado del Val, la Iglesia de Santa María la Antigua, el Monasterio de San Benito, el Colegio de San Gregorio, el Campo Grande, el Museo Oriental y la misma Plaza Mayor son motivos suficientes para visitar Valladolid.

En cuanto a la gastronomía... el pan Lechuguino, el lechazo de Peñafiel y el Tostón de Medina, acompañados de un buen Ribera del Duero, son suficientemente contundentes. Dos días después salida hacia Oviedo, con breve parada y comida en la ciudad de León. Visita de la Catedral, Casa Botines (Gaudí) y comida típica en la calle Ancha.
Seguimos viaje hacia Oviedo, entrando en Asturias por el puerto de Pajares.

Coincidimos con la Fiesta de la Ascensión y no hay tiempo que perder... Desfile de más de 30 grupos de Gaiteiros, Mercado medieval y Feria comarcal y allí, en la misma plaza, Catedral, Cámara Santa y Cripta de Santa Leocadia, Barrio Viejo y zona de Sidrerías y Mesones típicos. La Fabada, el Pote, la Carne Gobernada y los "culines" se suceden en un desenfreno a prueba de sanos estómagos. Después largo paseo y mejor una sesión de discoteca.
Excursiones a Luarca y Cudilleros, con sus excelentes mariscos, así como la obligada visita al Santuario de Covadonga y a los lagos Enol y la Ercina.

Dos días después abandonamos Asturias, no sin antes girar visita a Ribadesella y a San Vicente de la Barquera. Continuamos hacia Santander, con parada en Comillas para visitar el Capricho de Gaudí. Y ya en Santander, Península de la Magdalena y su Palacio Real, visita a la Catedral y Cripta del Cristo y desplazamiento a Santillana del Mar para visitar las Cuevas de Altamira y Colegiata de Santa Juliana. Regreso y estancia en la Playa del Sardinero, junto al Gran Casino.
Al tercer día seguimos viaje hacia Burgos, con paradas en Castro Urdiales (Iglesia de Santa María) y Bilbao (Museo Guggenheim).

También en Burgos es todo breve pero grandioso, muy especialmente la Iglesia de San Gil, el Arco de San Esteban, el Castillo y su magnífica Catedral. En cuanto a sus platos típicos, la Olla podrida, el Lechazo, las alubias de Ibea y las Lentejas medievales. También famoso el tapeo en bares como La Mejillonera, la Cabaña, el Mesón de Burgos y El Morito.

A la mañana siguiente seguimos viaje, ya de regreso, hacia Soria y Calatayud. Comida en Calamocha y pernoctación en Teruel, tras la visita de su Catedral y Torres Mudéjares.
El siguiente y último día del viaje es Domingo, día 15 de Mayo. Tras el desayuno volveremos a nuestro querido Cabanes. Sin embargo el descanso no será largo, ya que el lunes es la Romería donde acompañaremos a nuestra Patrona la Virgen del Buen Suceso a su ermita del Barranc de Les Santes. La fiesta continúa...

CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario