16 de noviembre de 2014

1575- ROXELANA, DE ESCLAVA A FAVORITA.

ROXELANA. Retrato de Tiziano.
El año 1504 nacía, hija de un sacerdote de la Iglesia ortodoxa de Rohatyn (Ucrania) una niña a la que pusieron el nombre de Alexandra-Anastasia Lisovska. Esa tierra que la vio nacer pertenecía en aquellos tiempos a Polonia. Por su hermosa cabellera pelirroja la niña prontamente fue apodada Roxelana. En una de las frecuentes incursiones de los tártaros por aquellas tierras, Alexandra-Anastasia fue raptada cuando apenas había cumplido los 16 años de edad y vendida al centro de esclavos de Kaffa. Posteriormente fue llevada al mercado de Estambul donde, tras comprobar el mercader que era virgen, fue vendida al sultán Selim I y destinada al harén como sirvienta de sus concubinas. Bajo la supervisión de la madre del sultán y tal como era costumbre a la entrada de una nueva sirvienta, Roxelana fue colocada en la más baja posición del harén. Sin embargo su belleza y buena disposición no pasaron desapercibidos a Hafise, la primera mujer del sultán y madre de Solimán el Magnífico, que la alfabetizó rápidamente al tiempo que fue enseñada en las artes del canto, bordados, danza y artes amorosas. También aprendió el turco, el persa, el griego y hasta incluso algo de hebreo.


Entrada al harén del Palacio Topkapi.
Su inteligencia y saber estar le valieron pronto la envidia y enemistad de las otras mujeres del harén, la mayoría esclavas cristianas regaladas al sultán o capturadas en las guerras otomanas. Por su buen humor y gracia en la narración de los cuentos, recibió de su protectora el apodo de Hürrem (risueña) nombre con la que la conoce el pueblo otomano. En el momento de llegar al poder Solimán estaba casado con una princesa extranjera, llamada Mahidevran Gülbahar, que no congeniaba en absoluto con su suegra Hafise. Sin embargo, puesto que le había dado un hijo (Mustafá) era la favorita del joven sultán. El odio entre suegra y nuera hizo que Hafise le presentara a Roxelana a su hijo Solimán. 


Su extraordinaria belleza y más aún su dulzura, hizo que Solimán se volviera loco de amor hacia la joven. Bien instruida por su suegra, Roxelana no desaprovechó ninguno de sus muchos encantos para enamorarlo locamente. 
Perdidamente enamorado Solimán la llamaba "ojos de gacela" y le escribió más de cuatrocientos poemas de amor. Roxelana tuvo cinco de los catorce hijos del sultán y finalmente, en una ruptura de la tradición sin precedentes, fue liberada. Sus hijos fueron llamados Mehmed, Addulláh, Selim, Beyecid y Cihangir. También tuvo una hija, la princesa Mirhrimah, con la misma belleza y encantos de su madre, muy querida entre el pueblo otomano. La relación de la favorita Maidevran y de Roxelana se volvió extremadamente tormentosa. 

En uno de sus frecuentes enfrentamientos Maidevran atacó a Roxelana y le arañó completamente la cara provocando la intervención de los eunucos y la propia madre del sultán. Enterado Solimán se sintió avergonzado pero era tal su amor por Roxelana que aunque Maidevran era la esposa legal, fue expulsada a la provincia de Manisa con su hijo Mustafá Ante el asombro de las gentes palaciegas y de la propia ciudad, rompiendo con siglos de tradición otomana, la madre del heredero era repudiada y una mujer de categoría inferior ocupaba su lugar. Roxelana era dulce amante, pero de carácter autoritario, por lo que prontamente se hizo con el control total dentro y fuera del harén. Tanto fue así que, rompiendo otra tradición, Solimán le permitió estar presente en la corte con él en todos los actos que se celebraron a partir de ese día. También se la considera responsable de las intrigas en el nombramiento de sucesor. Con el fin de evitar disturbios y rebeliones futuras era costumbre que, excepto el heredero al trono, a la muerte del sultán los otros hijos fueran estrangulados. 


Roxelana era consciente por tanto de que sus hijos serían ejecutados por lo que, para evitarlo, utilizó su influencia para eliminar los apoyos que el primogénito Mustafá tenía en la corte. Conseguidos estos apoyos acusó a Mustafá de organizar un complot para acabar con la vida de Solimán lo que provocó la ira del sultán y lo hizo estrangular. Fiel apoyo de la causa de Mustafá, el gran visir Ibrahim Pashá, fue también objeto de las intrigas de Roxelana y muy pronto fue acusado de participar en la trama y murió ajusticiado. Por aquellas fechas los dos hijos mayores de Roxelana ya habían muerto por lo que Selím, el tercero de sus hijos, pasó a ser el primero en la línea sucesoria. Roxelana asesoró a Solimán e influyó en las relaciones exteriores del Imperio y en las decisiones de Estado. Se conservan incluso cartas de su puño y letra al rey Segismundo II de Polonia. 

Destacó con su apoyo a la cultura y obras sociales. Llevó a cabo obras públicas en Jerusalén y en la Meca, mandó construir mezquitas, hospitales, baños públicos y comedores para los necesitados.


Roxelana murió en 1558 de muerte natural. Sin medicinas de ningún tipo, la vida era entonces para muchos más corta que ahora, siendo pocos los que llegaban a la vejez.  El Gran Sultán quedó abatido por el dolor de la pérdida de su esposa y mandó construir un mausoleo propio para ella, junto al suyo, en la nueva Mezquita (de Solimán), terminada unos meses antes. Solimán el Magnífico tenía entonces 64 años y aunque vivió ocho años más, no volvió a casarse ni a mantener relaciones con ninguna otra mujer. A la muerte de éste en 1566 Selim, el hijo de ambos, fue proclamado nuevo sultán del Imperio Otomano. Los dos descansan en una capilla de la parte trasera de la llamada Mezquita de Solimán, en Estambul.

RAFAEL FABREGAT


7 comentarios:

  1. Tipeja conspiradora y asesina. Y suleiman el "magnifico" pisado, que le fallo a quienes si eran leales con el.

    ResponderEliminar
  2. Es difícil involucrarte, opinando sobre temas antiguos. La Historia siempre está escrita por gente partidaria de una de las partes y por consiguiente nunca es neutral. De todas formas, como verás, en este Blog se responde a todos. A los que se esconden detrás del anonimato también. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Una mujer fuerte que soporto humillaciones, solo hizo lo que tuvo que hacer por sobrevivir

    ResponderEliminar
  4. Creo que tu comentario es bastante acertado, al menos para lo que sería la primera parte de su vida. Después... el poder y el dinero todo lo corrompen.
    Un abrazo Sara y hasta siempre.

    ResponderEliminar
  5. Tal vez no solo en los inicios,ya que toda su vida fue una guerra permanente y si es que no me equivoco, tambien tubo problemas en su matrimonio con suleiman,aunque con su astucia siempre lo lograba conquistar

    ResponderEliminar
  6. Y otros dicen que era una bruja rusa, siempre tubo problemas

    ResponderEliminar
  7. Pues sí, anónimo. Las mujeres son muy listas, mucho más que nosotros...
    Saludos

    ResponderEliminar