25 de diciembre de 2013

1216- IGLESIA DE SANTA MARÍA DE SIÓN.

La iglesia de Santa María de Sión está  ubicada en Aksum (Etiopía), capital de la Iglesia Ortodoxa etíope, ubicada en el estado federado de Tigray. Aksum está considerada la ciudad más sagrada de Etiopía y es por tanto importante lugar de peregrinación. Antiguamente era también capital del reino del mismo nombre, un imperio (siglo I al X d.C.) que se extendía desde la región etíope de Tigray hasta el este de Sudán y el Yemen, en la península Arábiga. El Reino de Aksum controlaba el comercio entre África y Asia. Fue justamente el declive de Roma y la expansión del islam lo que dejó aislado a un reino (Aksum) que tenía adoptada la religión cristiana desde varios siglos atrás. La creencia de que este trono era el que ocupó en su día la reina de Saba, ha hecho que los sucesivos emperadores de Etiopía se consideren descendientes del rey Menelik I (su hijo) y por extensión del rey Salomón, hijo de David, rey de Israel. 


Menelik I fué instruído en Jerusalén, bajo la supervisión de su padre Salomón. Sin embargo con 19 años de edad, ya finalizados sus estudios robó con varios amigos el Arca de la Alianza del Templo y escapó al reino materno de Saba y concretamente al Lago Tana, en la actual Etipopía. Fue una gamberrada de muchachos, que jamás pudieron suponer la trascendencia del hecho que llevaban a cabo. En su largo periplo por el continente africano, el Arca fue depositada finalmente en las catacumbas de la Iglesia de Ntra. Sra. de Sión donde es custodiada las 24 horas del día por el monje tutor, descendiente directo de los levitas. Nadie más que él puede acceder al lugar donde reposa esta reliquia y solo él puede, antes de morir, nombrar a su sucesor. Caso de morir sin dejar nombrado sucesor, los monjes deben reunirse para elegir la persona más idónea para ese cargo. 


Relieve egipcio con la imagen del Arca de la Alianza.
Se supone que el Arca de la Alianza puede ser de fabricación egipcia pues este pueblo era en la antigüedad especialista en la fabricación de estas cajas, destinadas a guardar objetos secretos o de gran valor. Se cree fabricada en madera de acacia negra y forrada por una fina lámina de oro. También se le atribuyen características electromagnéticas que impiden tocarla sin las precauciones necesarias. De todas formas, los esfuerzos de toda persona por acceder a este recinto sagrado son infructuosos. Se dice incluso que, aunque se accediera al lugar y se levantaran los paños que cubren el Arca, la falta de FE impediría la visión de la misma, afirmación que resulta bastante sospechosa. Según la tradición, en su interior se guardan las piedras con los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, entregados a Moisés en el monte Sinaí.


Llegada del Arca de la Alianza al Templo de Jerusalén.
Menelik I fue el fundador de la dinastía Salomónida que ha perdurado hasta 1.974 fecha en la que Haile Selassie, el último monarca, fue derrocado. El Reino de Aksum adoptó el cristianismo en el siglo IV gracias a los predicamentos del monje Frumencio que consiguió convertir al rey Ezana. El propio monarca le ordenó marchar a Alejandría para, en su nombre, solicitarle al patriarca copto San Atanasio el nombramiento de un obispo para su reino. San Atanasio, como no, eligió al propio Frumencio que pasó a ser el primer abuna de Etiopía. Desde ese momento, el patriarca copto de Alejandría sería quien designarías a los nuevos abuna de Etiopía. Desde 1.959 la iglesia copta de Etiopía es autocéfala y por tanto ya no depende de Alejandría sino del Abune (Patriarca) residente en Addis Abeba. En el siglo V llegaron a Etiopía nueve monjes que huían de las persecuciones posteriores al Concilio de Calcedonia. 


Kebra Nagast, libro de la Gloria de los Reyes. (s. XIII)
Denominados los Nueve Santos, fundaron numerosos monasterios y tradujeron al idioma del lugar (ge'ez) la Biblia Septuaginta de procedencia hebrea y aramea. Según narra el Kebra Nagast, en la iglesia de Santa María de Sión se custodia el Arca de la Alianza robada por Menelik I del Templo de Jerusalén en vida de su padre, Salomón. Debido a las antiguas tradiciones que rodean esta reliquia, jamás se ha permitido a los arqueólogos estudiar el Arca de la Alianza. De hecho ningún mortal, salvo el monje descendiente de la tribu de Leví, puede entrar en el recinto donde se supone ubicada. Todas las iglesias de Etiopía tienen una réplica del Arca y dentro de ella el Tabot, una copia de las Tablas de la Ley de Diós, entregadas a Moisés, y cuyo original se supone custodiado dentro del Arca de la Alianza de la Iglesia de Santa María de Sión


De todas formas, para los no tan creyentes, resulta bastante sospechoso el hecho de decir que, en caso de acceder a la cámara donde se ubica en Arca, la falta de Fe impide la visión de la misma... En 2008 un equipo de arqueólogos alemanes descubrió lo que parece ser el Palacio de la reina de Saba, en la ciudad de Aksum. La orientación del edificio y un altar encontrado en el mismo, hace pensar que allí pudo haber estado ubicada durante un tiempo el Arca de la Alianza, que contenía las Tablas de la Ley de Dios entregadas a Moisés en el monte Sinaí. Los arqueólogos han llegado a esta conclusión habida cuenta la extraordinaria cantidad de ofrendas encontradas junto al citado altar. Datada en unos 3.000 años, la residencia de la reina Makeda (de Saba) ha sido encontrada bajo los muros de otro rey más reciente, al parecer ya cristiano. Parece ser que este no era el emplazamiento original del palacio de la reina de Saba y que fue su hijo Menelik I el que lo levantó de nuevo orientándolo hacia la estrella Sirius. 

Iglesia antigua y la nueva catedral.
También cuenta la tradición que el Arca de la Alianza traída por Menelik I desde Jerusalén está realizada con madera de acacia negra y forrada de oro. La actual iglesia de Santa María de Sión es relativamente reciente, pero sus raíces son muy antiguas. La primera iglesia data del año 300 d.C. fecha aproximada en la que el rey Ezana fue convertido al cristianismo. Esta iglesia permaneció en pie durante muchos siglos, tantos que el fraile portugués Francisco Álvarez, en un viaje realizado en el siglo XVI, todavía pudo verla y así lo hizo constar en su diario. Sin embargo lo que no sabía el fraile es que la iglesia original la había destruido la reina Gudit (pagana) en el siglo X. Es esta iglesia reconstruida la que visitó Fray Francisco Álvarez y que poco después de su visita (1535) sería destruida de nuevo por el imán somalí Ahmad Ibn Ibrahim al Ghazi tras derrotar al emperador etíope Lebna Dengel. 

Sin embargo antes de morir Lebna Dengel había pedido ayuda militar a Portugal.  Finalmente Ibrahim fue derrotado por el emperador Gelawdewos junto al lago Tana en 1543 y los musulmanes nunca volvieron a amenazar a Etiopía. Por segunda vez, ahora con los auspicios del emperador Gelawdewos, la Iglesia de Santa María de Sión fue nuevamente reconstruida y ampliada un siglo despues (XVII) por el emperador Fasimides. Hay que tener en cuenta que esta iglesia era históricamente lugar de coronación de todos los reyes etíopes de la Dinastía Salomónida y único lugar que les otorgaba el título de "Atse" (emperador). En la década de 1.950, el emperador Haile Selassie mandó construir una nueva catedral junto a la antigua iglesia para que también pudieran orar las mujeres ya que, al estar depositada el Arca de la Alianza, en la Iglesia antigua solo podían entrar los hombres y así sigue siendo en la actualidad. 


Solo la Virgen María que preside el templo puede estar en el mismo recinto que el Arca de la Alianza puesto que, por ser la madre de Jesucristo, está dispensada de la prohibición a las mujeres. Sin embargo ya dentro del siglo XXI todo es demasiado mundano para guardar de forma tan celosa secretos y misterios de un pasado incierto. Tal es el caso que la capilla donde se supone que se custodia el Arca de la Alianza y los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, esculpidos en la roca del Monte Sinaí y entregados a Moisés, tiene importantes goteras que amenazan no solo el Arca, sino la ruina total de la inaccesible capilla que la oculta a los ojos del mundo. De momento una lona de la Cruz Roja protege el tejado mientras una capilla provisional está construyéndose a escasos metros para acoger la reliquia mientras duren las obras de restauración pero, ¿podrá ser cambiada de lugar con el mismo misterio y secretismo que ha sido ocultada hasta ahora...?

RAFAEL FABREGAT

No hay comentarios:

Publicar un comentario