6 de octubre de 2012

0812- ESPAÑA NO ACEPTARÁ SEPARATISMOS.

En un despiste, intentando corregir una frase que no acababa de gustarme, he apretado incorrectamente una tecla y se ha borrado toda la entrada. Lo siento, pero yo escribo de forma visceral y lo bueno o malo que sale en ese momento queda plasmado en el Blog de forma irrepetible. Tan irrepetible que si por cualquier causa se borra, como es el caso, soy totalmente incapaz de volverlo a escribir tal como estaba. Lo mío es escribir cualquier cosa que me bulle por el cerebro y tengo que hacerlo en ese momento. Retrasarlo pierde parte de la chispa y fuerza inicial. Quienes ya tenían leído este título y quieren repasarlo, se encontrarán con la sorpresa de que todo aquello ha desaparecido y otras frases ocupan su lugar. Además tengo pereza de intentar recomponerla pues me temo que el resultado sería funesto y como el tema está ahí, bien presente y fresquito, no creo que sea difícil volver a escribir unas líneas sobre este ridículo asunto.


Decía en la entrada anterior que "a perro flaco todo son pulgas" y eso es lo que a España le ocurre en este momento. Sin embargo que nadie crea que toda esta barbarie de la independencia de los catalanes es algo que éstos venían meditando desde tiempo atrás. Nada de eso. Sabemos que siempre ha existido una minoría separatista, gente de corte tan fascista y radical como lo son quienes todavía salen a la calle con banderas franquistas. Unos cantan el cara al sol y los otros cantan otras cosas pero los dos grupos tienen el mismo talante antidemocrático y represor. Sin embargo la gente de bien, cuyo único interés estriba en formar una familia y criarla en libertad, que no se preocupe de nada. En occidente y en las fechas en las que nos encontramos, los radicales no tienen cabida y eso los catalanes de a pie lo saben. Esa gente que solo quiere trabajo y criar una familia en las mejores condiciones posibles, no tienen ningún interés en separarse del resto de España por dos razones fundamentales: La primera es que no le ven utilidad práctica o económica al hecho en sí y la segunda es que la mayoría de ellos ni siquiera son catalanes y no quieren vivir en país diferente al de sus padres, familiares y amigos. 


Aquí el problema es que la Cataluña de Mas ha estado gobernada de forma tan desastrosa que se ha llegado al bochornoso momento de ruina absoluta. Despilfarrado el dinero en tonterías encumbrantes de su persona, ha dejado al pueblo sin Asistencia Social, sin Atención Sanitaria, sin Educación adecuada y con miles de millones de deudas, una de ellas el pago farmaceútico. Sin saber qué responder ante tan mala gestión, se le ha ocurrido que reactivar el independentismo, puede ser la solución que desvíe la atención de los catalanes. A cuatro días de las elecciones Mas tenía que buscar una tapadera lo suficientemente grande como para que la gente olvidase por un tiempo la ruinosa gestión realizada. Desde luego hay que felicitarle por ello. Hasta el día 10 de Septiembre los catalanes, como el resto de españoles, solo hablaban de la miseria que había traído la crisis. Rabiosos por el paro, la mala gestión de los políticos, la falta de atención sanitaria, el pago de parte de las medicinas, las tasas de los estudiantes, las familias sin un euro y viendo que el horizonte lejano incluso empeoraba.


El señor Mas, a la vista está, de economía no sabe ni papa pero lee el periódico todos los días en el WC y en lo de desviar la atención de la ciudadanía sabe una barbaridad. Solo Dios sabe cuantos asesores tendrá su gabinete de crisis electoral. El calendario se echaba encima y los catalanes seguían enloquecidos por los recortes sanitarios, la enseñanza, residencias de ancianos que no cobraban, funcionarios que tampoco, la falta de trabajo, recorte en las subvenciones. Mas ya no sabía por donde tirar y de pronto... ¡¡¡ EUREKA !!!, grita uno del gabinete de crisis, al que por cierto le han triplicado el sueldo y con razón. ¡LO TENGO!. ¡AVISAD A MAS!.
- Es que siempre pasa lo mismo, cojones -dice Mas-  toda la mañana dale que te pego buscando una solución para que los votantes no nos cuelguen a todos del pino más alto y... ¡Un momento que te vas a cagar...!  En fin, los gritos indican que hay una posible solución. Vamos a ver que nueva tontería se les ha ocurrido...
Con el puro medio dentro y medio fuera, Mas se pasa un papel por el culo y con los pantalones a medio abrochar sale disparado hacia el gabinete de prensa y propaganda. 


- ¿Qué pasa?. Hablad coño. ¿Tenemos solución? -pregunta a todas aquellas caras sonrientes en las que se intuye que ya tienen el milagro que buscaban.
- Tenemos la solución. No solo para el éxito grandioso de la Diada, sino que la idea que tenemos dará jugo suficiente para que la gente olvide la nefasta gestión llevada a cabo, le aplauda todas sus intervenciones y le lleve en volandas a las proximas elecciones catalanas, con grandes posibilidades de que pueda ganarlas, incluso por mayoría absoluta.
- Pero, pero... ¿Ayer era un cadáver político y hoy soy el rey?. -exclama feliz y temeroso al mismo tiempo Mas- ¿Como es eso posible?. ¿Que ha pasado para que todo haya cambiado de repente?. -pregunta confuso, con la mente en blanco.

- No ha pasado nada -le dice el jefe de gabinete- pero hemos encontrado una jugada que puede cambiarlo todo. Tanto que de perdedor pasa usted a ser el número uno del escalafón... (!)
Mas se pasa la mano por los ojos, confundido, como queriendo eliminar una legaña que no existe.
- Habla, por favor... aclárame la jugada pues no entiendo nada.
- Muy fácil señor Mas. Un clavo ardiendo, solo puede sacarse con unas complicadas y grandes tenazas, pero las tenemos y ellas harán todo el trabajo sucio. 
- ¡Usted no tiene que hacer nada! -dice otro- Otros le salvarán el culo y le situarán en la cumbre, sin que tenga que levantar un dedo. Solo, de vez en cuando, tendrá de decir que opina como ellos. Nada más.
- Y bien. ¿Quien es ese poderoso ejército de salvación y donde está?, pregunta Mas ya con cierto sarcasmo, creyendo que todo aquello no es más que una broma siniestra.

- Los independentistas catalanes lo harán todo por usted. Una llamada para entrevistarse con ellos y planificar la estrategia a seguir, unas declaraciones de su parte en lugares estratégicos y ya está. Será muy poco más lo que usted tenga que hacer. Serán ellos los que se encargarán de enardecer a las masas y organizar las algaradas.
- Al menos habrá usted salvado la Diada, pero nosotros creemos que declaraciones de corte independentista en su boca, tendrán un mayor efecto a largo plazo, tanto que pueden llevarle en volandas hasta las elecciones y con un resultado que puede girar en torno a la mayoría absoluta.
- ¿Así de fácil? -pregunta Más, perplejo por su simpleza y convencido de que efectivamente la actuación puede producir los frutos deseados.
- Pues si amigo, así de fácil. El día 11 de Septiembre verá los primeros resultados. Después solo tendrá que mantenerse en esa aparente actitud triste (tipo Ronaldo) hasta las elecciones. Pasadas éstas y a la vista de los resultados, ya estudiaremos el camino a tomar. Con toda probabilidad ganaremos con mayoría absoluta y solo faltará despegar...


Así era todo de sencillo para iniciar el camino del engaño. ¿Tan fácil es alterar a las masas y convertir a un embustero en el ideal político del momento?. Pues, según los feriantes, parece que sí. Como buen charlatán solo hay que saber vender el producto. Tenemos los ingredientes:
- Familias enteras sin trabajo.
- Gente sin protección social.
- Casas embargadas.
- Recortes en atención sanitaria.
- Recortes en educación...
HAY UN PROBLEMA: Los catalanes siempre se han caracterizado por ser gente con mucho "SENY" (gente que medita las cosas y no le gusta lanzarse por los precipicios) así que Mas tiene las elecciones ganadas, pero no el referéndum. ¿Como haremos para hacer comulgar a las masas?. 


PASOS A SEGUIR:
1º).- Habrá que convencer a la multitud que la crisis es consecuencia de pertenecer a un Estado que se queda el fruto de nuestro trabajo y recorta nuestro bienestar, gastándoselo en el resto de comunidades/basura.
2º).- Habrá que convencer a las gentes de que si Cataluña fuera estado propio, todo lo producido en ese territorio sería para los catalanes y por lo tanto saldríamos a más.
3º).- Habrá que convencer a los catalanes que eso es perfectamente posible siempre que fueran mayoría los que votaran por esa solución de separarse de España. Solo había de hacer un referéndum y ya está. Ganado el referéndum e independientemente de lo que digan los españoles, se pone una cadena a todas las carreteras y caminos y el que quiera ir a Barcelona, que pague. Todo lo demás que se quede como está, con el euro como moneda y dentro de la Comunidad Europea. Un verdadero chollo...


Algunos parecen haber olvidado que se está hablando de una parte del territorio español, que hay una Constitución aprobada en referéndum por todos los españoles y por todos los Partidos e Instituciones del Estado y que esto no es una dictadura. Por lo tanto los dictadores son ellos y aquellos que quieran seguirles. Pero, ¿qué pasaría si el resultado de la separación no fuera el esperado?. Bueno, para ellos si, porque "el jefe" sueña con ser Conde de Catalunya, algo tan grandioso que apenas le deja dormir por las noches. Si el pueblo pasa estrecheces es igual. Lo primero son las 48 embajadas y los 7 canales TV. La Sanidad, la Educación y el Desempleo o las Pensiones de los Jubilados, van después. Eso a ellos no les da de comer. Todos quienes conocemos al pueblo catalán, sabemos que son gente con dos dedos de frente, que sabe lo que que está arriesgando con las pretensiones de estos oportunistas. Por lo tanto que voten el 25 de Noviembre lo que consideren adecuado. Sin duda alguna, lo que ellos hagan será lo mejor para Cataluña y para España.


Claro que el resto de españoles también queremos votar (en referéndum) y sin duda votaremos que a los que estén locos que los internen en el manicomio y a los que gastan el dinero de la caja como si fuera propio y dejan sin pagar las facturas de Sanidad, Educación, etc., que investiguen en qué y (si corresponde) que les metan en la cárcel. La Constitución Española no recoge la posibilidad de que una determinada región pueda escindirse del resto de España para contentar a cuatro golfos así que, para que esa minoría puedan hacer lo que quieren hacer, habrá que cambiar la Constitución y eso se hace en el Congreso de Diputados, donde también ellos tienen mullido sillón.
Que vayan, que vayan al Congreso que allí les están esperando. 

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario