17 de julio de 2012

0740- LOS MONASTERIOS DE METEORA.

Gran Meteoro
En Grecia y concretamente en la región de Tesalia, está la Gran Meteora. Una llanura que no lo es tanto puesto que de la tierra emergen grandiosas columnas de piedra oscura, en cuyas cúspides se ubican numerosos monasterios bizantinos que fueron construidos entre los siglos XIV y XVI, tras el final del Imperio.
Justamente por estas construcciones inconcebibles se llamó a estos monjes "Los Estilitas", nombre derivado de la palabra stylos (columna). En sus mejores tiempos llegó a haber hasta 24 monasterios, de los que han llegado a nuestros días los restos ruinosos de 17 de ellos. Uno, bombardeado, desapareció por completo y solo tres de los seis que quedan en perfectas condiciones aceptan visitas.
Para quien no tenga tiempo o interés en profundizar sobre el tema, cabe decir que el más importante de todos ellos es el llamado "Gran Meteoro". Hasta no muchos años atrás su único acceso consistía en un gran cesto de mimbre que atado a una larga cuerda se usaba por los lugareños para hacerles llegar algunas provisiones. Con la modernidad de estas últimas décadas, se han construido escaleras y puentes que facilitan la visita y los donativos de los curiosos foráneos.

Agios Nicolaos
La visita a cada uno de los monasterios que la admite cuesta 3 euros pero, tan importante como el pagar es llevar la vestimenta adecuada. Los hombres no pueden entrar con pantalón corto o camiseta de tirantes, mientras que las mujeres deben llevar los hombros cubiertos y falda por debajo de la rodilla, no admitiéndose minifaldas ni pantalones.
Para saborear la esencia de este lugar incomparable, el recorrido puede hacerse a la forma antigua, es decir, dejando el vehículo en los pueblos más cercanos (Kalambaka o Kastraki) y recorriendo a pie los 17 Km. de cuestas y escaleras interminables que transcurren entre enormes moles rocosas. La opción más aconsejable es contratar los servicios que, en su hotel o en alguno de los pueblos citados, ofrecen su acercamiento en autobús hasta la base de estas moles gigantescas. También desde la propia Atenas se ofrecen excursiones en autocar a este paraje incomparable. 


Moni Varlaam
Kalambaka tiene incluso estación de ferrocarril, aunque el acceso es mediante algunos rodeos y el viaje se hace bastante largo. (4 h.15')
En 1.988 la UNESCO declaró a todos estos monasterios Patrimonio de la Humanidad.
Los que permanecen activos y en perfectas condiciones son:
ÁGIOS NICÓLAOS. (San Nicolás Anapafsas)
MONI ROSSANU o AGIA BARBARA. (Santa Bárbara)
MONI VARLAAM.
GRAN METEOROM o METAMORFESEON. (Transfiguración)
AGIA TRIADA. (Santísima Trinidad)
AGIOS STÉFANOS. (San Esteban)
Todos ellos están concentrados en este singular paisaje de bosque animado donde las gigantes formaciones pétreas se funden en combinación con los colores cambiantes del bosque en el que se encuentran integradas.
Aunque las construcciones de estos monasterios llegaron mucho después, ya en el siglo X se llevaron a cabo los primeros brotes de eremitismo en este lugar formidable. 


Agia Triada
Desde luego el entorno era idóneo para facilitar el aislamiento y la meditación. Aquellos primeros ascetas vivían en las innumerables cuevas que las paredes pétreas propician y en pequeñas chozas situadas al pie de los peñascos, acudiendo los domingos y festivos a una iglesia común (Santa María de la Fuente de la Vida) que desde el siglo XI aún se mantiene en pie. Esta forma de vida desapareció en el siglo XIV con la llegada al lugar del prelado San Atanasio (Meteorito) que da nombre al lugar y funda la primera orden monástica.
A la llegada de los turcos a Tesalia (1.390) la guerra sacudió la vida monástica y durante dos siglos de ocupación otomana los monasterios hubieron de pagar impuestos al invasor. En 1.609 llegaron las primeras revoluciones en contra de los ocupantes. La más significativa tenía como comandante en jefe a San Dionisio, el Filósofo por lo que, al saber los turcos que su enemigo era representante de la Iglesia, atacaron los monasterios y otros edificios eclesiásticos de la comarca. 


Santa Bárbara
En el "Gran Meteoro" los monjes fueron pasados a cuchillo en 1.609 y en 1.616, quemando la sacristía y las celdas de los eremitas.
Sin embargo el ataque más importante a estos centros se llevaría a cabo a principios del siglo XIX por parte del padre Efthimios Vlajavas, un rebelde local que hizo del monasterio de San Demetrio, hoy en ruinas, su cuartel general. Sin embargo Vlajavas fue traicionado y secuestrado por el sultán de Ioánina (Alí Pashá) y el monasterio bombardeado y reducido a cenizas. Los monjes fueron encarcelados y Vlajavas, mártir y héroe nacional, cortado en cuatro trozos para evitar rebeliones futuras.


Agios Stéphanos
Los monjes de Meteora no se limitaban a la meditación, sino a la lucha contra los invasores de Grecia y lo demostraron una vez más con la llegada de los Macedonios de inicios del siglo XX o contra la ocupación italiana de la II Guerra Mundial. El museo del Gran Meteoro recoge en grabados y tapices imágenes de estos acontecimientos. Este monasterio también llamado de la Metamorfosis, o de la Transfiguración de Jesús, es centro administrativo de todos los monasterios de Meteora y es el situado a mayor altura. Son 415 metros sobre el río Peneo, que atraviesa la región y a 613 sobre el nivel del mar. Al margen de la iglesia tiene otros muchos puntos de interés, como el antiguo reflectorio, el osario, las viejas cocinas, dos museos y las celdas de los monjes. Las vistas, para qué decirlo, impresionantes.
Meteora bien merece un día de los que tengamos destinados a Grecia.


EL ÚLTIMO CONDILL


No hay comentarios:

Publicar un comentario