26 de enero de 2013

0909. HISTORIA DEL IMPERIO JEMER.

El Imperio Jemer dominaba dos mil años atrás, entre otros, los territorios que corresponden al actual Reino de Camboya. Buena parte de la historia de este gran imperio asiático es fruto de la leyenda, pero ahí quedaron sus obras como prueba feaciente de su poder y de su gloria.
La leyenda nos dice que sus ascendientes habitaban la India del siglo V a.C., pero no sería hasta el siglo I de nuestra era cuando uno de los reyes de este gran pueblo (Kambu Swayambhuva) huyendo de las constantes guerras civiles, marchó un buen día hacia el sureste en busca de nuevas tierras y se internó con sus hombres en el selvático territorio del rey Naga. La encarnizada lucha dio la victoria a Kambu que para legitimar su victoria se casó con Mera, la hija del derrotado rey Naga. El nombre de aquel nuevo reino (Khmer o Jemer) nacía pues de la fusión de los nombres de los dos jóvenes mandatarios. Este reino se extendería siglos después a buena parte de los países de Tailandia, Camboya, Laos, Birmania, Vietnam y Malasia. La historia china nombra a este conquistador como Hùntián y sus descendientes serían probablemente los funaneses.


El primer reino registrado feacientemente en esa área fue el Reino de Funán, localizado en el delta del río Mekong, al sur de la península de Indochina, hoy territorio vietnamita y que, al parecer, eran descendientes de los Jemer puesto que hablaban su lengua. Los momentos de mayor gloria del Reino Funan se vivieron entre los siglos V y VI pero la escisión producida al separarse la rama de los Chenla mermó la capacidad de ambos mandatarios. Sería en el siglo VII cuando la invasión de Indonesia sobre estos territorios unió de nuevo a estas dos familias, de las que nacería el poderoso Imperio Jemer. El Imperio alcanzaría su máximo esplendor entre los siglos IX y XIII y cuando, tomando el nombre de Kambuya, gobernaría desde Angkor los vastos territorios de Vietnam, Camboya, Laos y Tailandia con un total de más de 5 millones de Km2. Este imperio nacería profesando la religión hindú y con ella toda la cosmología, costumbres y concepción de lo sagrado que se vería reflejada en la arquitectura del brahmanismo. 

Los templos de Angkor son el principal legado de este Imperio a la posteridad. Estos templos dan testimonio del inmenso poder y riqueza acumulados por el Imperio Jemer, así como de su variedad a lo largo de los siglos. Todos ellos vieron la luz desde el siglo VIII hasta el XIV ya que, siguiendo la concepción del dios-rey, cada uno de sus reyes erigió su propio templo constituyéndose de esta forma el complejo religioso más grande del mundo. La variedad vino dada por la llegada de una nueva religión de Sri Lanka denominada el Budismo Theravada, con la que Jayavarman VII quedó cautivado. El pueblo siguió en buena medida la nueva religión de su rey, pero el hinduismo no desaparecería tampoco. Con la llegada del siglo XIII el reino había llegado a su cénit y ante el inicio de la decadencia la agresividad de los pueblos vecinos aumentó. Los reinos de Champa y Siam iniciaron ataques sistemáticos que poco a poco fueron minando el Imperio. 

Entre las ruinas más importantes cabe destacar el rostro del rey Jayavarman VII y Angkor Wat, complejo religioso de la Ciudad Sagrada que fue descubierto en 1.861 por el francés Henr Mouhot. Dicho complejo está formado por una serie de palacios-templos en los que los reyes a partir de Suryavarnan II (1113) vivían y posteriormente eran enterrados, sirviendo el templo de capilla funeraria. Por tal motivo, el nuevo rey debía construirse un nuevo palacio con el mismo fin. La monarquía Angkoriana sobreviviría hasta el año 1.431 cuando los tailandeses capturaron la ciudad y el rey jemer hubo de escapar hacia el sur. A partir de ese momento la decadencia del Imperio continua imparable y las pérdidas de territorio son constantes. Si bien es cierto que Camboya disfrutó de un breve periodo de prosperidad hacia el siglo XVI, al construir sus reyes la capital del reino en las orillas del lago Tonlé Sap, el reinicio de las conquistas tailandesas en 1.594 marcaría la definitiva caída del Imperio Jemer. A finales del siglo XVII Vietnam anexionó a su territorio el delta del Mekong, con lo cual Camboya perdió sus mejores tierras y su salida al mar. 


Las mermas continuaron pues los vietnamitas pretendían apoderarse de todo el territorio jemer obligando a sus habitantes a integrarse en la cultura de Vietnam. Tras siglos de decadencia Camboya se convirtió en protectorado en 1.863, al formar parte de la Indochina Francesa junto con Laos y Vietnam, aunque las provincias de Battanbang y Angkor quedaron propiedad de Tailandia, a cambio de su reconocimiento como protectorado francés del resto del territorio. Millones de turistas visitan Camboya cada año, especialmente por sus templos y su historia, pero pocos se fijan en los complejos sistemas hidráulicos que los jemeres idearon y construyeron mil años atrás, para desecar aquellas tierras y poder fundar su Ciudad Imperial. Dicha red hidráulica, de más de 1.000 Km. de longitud, servía para llevar el agua sobrante de los monzones a los "barays", inmensas balsas naturales o artificiales cuyas aguas se aprovechaban en épocas de sequía para irrigar los campos. Podría decirse que los jemers fueron los inventores de las modernas presas o pantanos.

RAFAEL FABREGAT
El último Condill, español.

2 comentarios:

  1. si pones un mapa con colorines, pon la leyenda. ah ah ah ah, cortar y pegar, cortar y pegar, ah ah ah ah cortar y pegaaaaaaaaar aaaaa a a aaaa

    ResponderEliminar
  2. Si pones un comentario, demuestra tu hombría firmándolo con nombre y apellidos. Lanzar la piedra y esconderse tras la pared, lanzar la piedra y esconderse tras la pared. Ah ah aaaaaaaah :-)

    ResponderEliminar