30 de enero de 2013

0911- CLEOPATRA, MUJER Y FARAONA.

Busto de Cleopatra VII. (69-30 a.C.)
Cleopatra (VII) nació en Alejandría el año 69 a.C. Parece ser que no era tan bella como se nos ha hecho creer en el celuloide, al ser encarnada con la belleza de la actriz Elizabeth Taylor. Para ser exactos hay que decir que Cleopatra era todo un tipazo, pero fea, de nariz prominente y rasgos duros heredados de su padre, aunque tan inteligente que fue faraona de Egipto y muy respetada. Parece ser que tampoco le temblaba la mano cuando se trataba de atajar conspiraciones y aplicar las penas correspondientes. Hablaba nueve idiomas. El final, como correspondía a la mayor parte de estos mandatarios, no fue feliz pero su nombre quedó grabado en letras de oro en la Historia de Egipto debido principalmente a sus relaciones con Julio César y Marco Antonio. 


Construido junto al mar Mediterráneo, más de veinte siglos después todavía hay en Alejandría restos visibles del bello palacio erigido en su honor. El problema es que fue destruido en el terremoto del año 1100 y arrasado completamente en el del siglo XIV, quedando todo él bajo las aguas del mar. En el siglo I a.C. Alejandría era la capital de Egipto. Cleopatra era hija del faraón reinante Ptolomeo XII, más conocido como "Auletes" (el flautista) miembro de la dinastía Ptolemaica del Antiguo Egipto, descendiente por tanto de una larga dinastía de soberanos macedonios, reinantes en Egipto desde la conquista de Alejandro Magno en el 332 a.C. Ptolomeo I fue por lo tanto un general de Alejandro, que quedó gobernando las tierras egipcias conquistadas por el rey macedonio mientras él marchaba a Asia. 


El padre de Cleopatra fue un pésimo gobernante que no gozaba del respeto de sus súbditos, hasta el punto de llamarle "el flautista" pues dedicaba más tiempo a la música que a gobernar. Atemorizado por la presencia romana, en los muchos banquetes que organizaba solía emborracharse y acababa tocando el citado instrumento para complacer a sus invitados de Roma. Cleopatra tenía dos hermanas mayores (Berenice IV y Cleopatra VI) pero la mayor mató a la segunda y su padre ordenó decapitar a la primera y a su marido, también cómplice del asesinato. Cleopatra VII quedaba como hija mayor y primera en su derecho al trono. 
Denario plata. (Ptolomeo XII)
Poco antes de morir Ptolomeo XII (51 a.C.) nombró corregentes a sus hijos Cleopatra VII, de 18 años y a su hermano Ptolomeo XIII que aún no había cumplido los 10 años. Ambos fueron designados herederos del reino, bajo la custodia del general romano Pompeyo, aunque para poder reinar conjuntamente hubieron de casarse como autorizaba y tenía previsto la ley de los Lágidas. El matrimonio solo fue un trámite de conveniencia, siendo Cleopatra la que tenía todo el poder y autoridad. Finalmente los consejeros de su hermano, resentidos por la independencia de Cleopatra, conspiraron contra ella y en el año 48 a.C. la despojaron del poder y la desterraron a Siria, siendo acompañada por su hermana menor Arsinoe a la que Cleopatra había prometido compensaciones si la apoyaba. Decidida a recuperar el poder y conociendo la rivalidad entre Julio César y Pompeyo, Cleopatra reunió un importante ejército y se presentó en la frontera egipcia. 


Cayo Julio César
Tras perder en la batalla de Parsalos frente a Julio César, Pompeyo se dirigió a Alejandría para buscar el apoyo de Ptolomeo. Sin embargo los consejeros de éste creyeron que era más seguro apoyar a Julio César por lo que, cuando éste llegó a la ciudad, los cortesanos le presentaron la cabeza de Pompeyo en una bandeja de plata. Este hecho contrarió a Julio César puesto que, antes de sus rivalidades por el control de Roma, ambos habían sido grandes amigos y no creyó que Pompeyo fuera merecedor de ese final. Julio César tomó el control de la ciudad y del reino, siendo sus primeras órdenes que Ptolomeo y Cleopatra habían de despedir a sus ejércitos y entrevistarse con él para dirimir sus disputas. Cleopatra no esperó tanto y temiendo que los secuaces de su hermano la mataran, entró en la ciudad escondida dentro de una alfombra oriental enrollada y de lo que ya era conocedor el romano. Tras desenrollar la alfombra Julio Cesar quedó prendado de la joven, hasta tal punto de convertirse esa misma noche en amantes. Cuando Ptolomeo XIII los vio juntos al día siguiente, creyéndose engañado entró en cólera y les atacó. Ptolomeo fue arrestado pero su ejército, dirigido por el eunuco Potinos y la hermana de Cleopatra Arsinoe, que también se consideraba engañada por su hermana, sitiaron el palacio. Intentando calmar los ánimos, César soltó a Ptolomeo que lejos de calmarse presentó batalla durante más de seis meses. 


Julio César y Cleopatra.
Todos estos incidentes finalizaron al morir el eunuco Potinos en una de esas batallas, al tiempo que Ptolomeo XIII se ahogaba en el Nilo al intentar una precipitada huida. César perdonó a Arsinoe, pero finalmente la mató a petición de Cleopatra que la consideraba una intrigante. Alejandría se rindió a César que restauró a Cleopatra en el trono, compartido también con su hermano menor Ptolomeo XIV, doce años menor que Cleopatra.  Puro trámite también pues tras los esponsales, Cleopatra y Julio César se fueron "de crucero" por el Nilo durante dos meses. De tan feliz viaje nació Ptolomeo XV, llamado Cesarión. Debido a la gran promiscuidad de Cleopatra, algunos historiadores dudan de la paternidad de César para con ese hijo, pero parece ser que éste le reconoció como tal. César volvió después a Roma, pero dejó tres legiones en Egipto para proteger a su amada y al hijo de ambos. 
Recibimiento a Cleopatra en Roma.
Al año siguiente Cesar invitó a Cleopatra a visitarle en Roma, llegando en el otoño del año 46 a.C. acompañada de su hijo Cesarión y de su joven esposo y hermano Ptolomeo XIV. Cleopatra vivió en Roma durante más de dos años, siendo colmada de títulos y regalos por César hasta el punto de erigirle una estátua en el Templo de Venus Genetrix. Estos actos fueron considerados escandalosos por el senado puesto que César ya estaba anteriormente casado con Calpurni, pero más aún porque el senado temía un segundo matrimonio con Cleopatra que hiciera heredero al hijo de ambos. 


Muerte de Julio César.
El día 15 de Marzo del año 44 a.C., estando reunido el Senado, un grupo de senadores rodeó a César y le apuñaló hasta la muerte. Sabiendo que también ella estaba en peligro, Cleopatra escapó rápidamente. Aquellos días anteriores o posteriores a su regreso a Egipto murió también su hermano y esposo Ptolomeo XIV, seguramente envenenado por orden de Cleopatra. El asesinato de César causó una guerra civil en Roma y el Imperio fue dividido en tres partes. Una de ellas la recibió Marco Antonio que el año 42 a.C. convocó a Cleopatra a Tarsus, donde llegó la faraona con una barcaza de gran pompa y a cuya borda asomó la reina vestida con ricas telas y aspecto de diosa, bajo dosel dorado y jóvenes cupidos abanicándola. 
Marco Antonio accedió a la nave y quedó impresionado por el entretenimiento y agasajos recibidos aprovechando para invitar a Cleopatra a cenar la noche siguiente. Como antes hiciera con César, subyugó a Marco Antonio que quedó esclavizado a sus pies descuidando sus obligaciones. El 41 a.C. Marco Antonio acompañó a Cleopatra de regreso a Alejandría y pasó el invierno con ella. Despertado de los efluvios amorosos, el año 40 a.C. Marco Antonio volvió a Roma. Seis meses más tarde Cleopatra dio a luz gemelos, pasando cuatro años hasta que volviera a verle. Durante ese tiempo Marco Antonio se había casado con Octavia, hermanastra del emperador Octaviano (César Augusto). El año 37 a.C. y antes de la invasión de Parthia, Marco Antonio se vió con Cleopatra y ya no pudo separarse de ella pues a partir de ese momento Alejandría se convirtió en su casa. 


Marco Antonio.
Según el ritual egipcio la poligamia estaba permitida, por lo que el año 36 a.C. ambos se casaron y tuvieron otro hijo, Ptolomeo XVI. Con Marco Antonio a su lado Egipto amplía y refuerza sus fronteras ganándose el odio de los romanos y especialmente el de César Augusto por la afrenta hecha a su hermanastra Octavia. El año 30 a.C. César Augusto llegó a Alejandría con sus tropas. Informado Marco Antonio de la presencia de la flota romana, fue con sus generales a un altozano desde donde observar la supuesta batalla naval, encontrándose con la sorpresa de que sus hombres saludaban con los remos a los romanos y se unían a ellos. También la caballería le abandonó y la infantería se rendiría prontamente, por lo que Marco Antonio se refugió en la ciudad acusando a Cleopatra de haberle traicionado. 


Muerte de Marco Antonio.
Temiendo que la hiriera huyó ella al mausoleo que mandara construir tiempo atrás y se cerró con llave pidiendo a sus sirvientes que si llegaba Marco Antonio le dijeran que había muerto. Cuando él llegó al mausoleo creyó la palabra de los sirvientes y con el fin de reunirse con ella, se apuñaló en el estómago y malherido quedó inconsciente. Despertó todavía con la alegría de ver a Cleopatra abrazándole, pero murió prontamente desangrado. 


Cleopatra acercándose el áspid a su cuerpo.
Cuando Cesar Augusto y sus hombres llegaron al mausoleo ella no les abrió la puerta pero mientras unos la entretenían otros subieron con escaleras de mano por una ventana. 
Al verse rodeada, Cleopatra intentó matarse con una daga, pero se lo impidieron y la hicieron prisionera. También sus hijos fueron apresados pero tratados muy bien. Cesar Augusto permitió que se enterrara a Marco Antonio con todo el esplendor real. Después del funeral Cleopatra volvió al mausoleo, tomó un baño y pidió que se organizara una fiesta. Mientras la preparaban un hombre llegó con un cesto de higos. Después de comerlos escribió una carta al Cesar Augusto suplicándole ser enterrada junto a Marco Antonio. Estas palabras alertaron al emperador de su intento de suicidio y mandó mensajeros para que doblaran su vigilancia. 


Muerte de Cleopatra.
Cuando llegaron encontraron a la reina de 39 años muerta sobre la cama y a sus dos sirvientas moribundas a sus pies. 
En el brazo de Cleopatra dos punzadas indicaban la mordedura de un áspid que por lo visto le habían llevado con los higos. Murió el 12 de Agosto del año 30 a.C. y tal como deseaba, fue enterrada junto a Marco Antonio. Cleopatra fue el último faraón de Egipto, pues tras su muerte este país se convirtió en una provincia romana. Siendo una futura amenaza para Roma, Cesar Augusto ordenó que Cesarión fuera estrangulado por su tutor. Los otros hijos de Cleopatra fueron enviados a Roma donde fueron criados por su hermanastra Octavia. 

RAFAEL FABREGAT
El último Condill, español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario