16 de julio de 2012

0739- ¡LA ESTÁS JODIENDO, RAJOY!.

A la población española, me refiero. Desde luego agallas no te faltan. Sabes que por muchísimo menos, algunos se dejaron la cabeza en una cesta, tras rodar en una mugrienta guillotina. Ya sabemos que los tiempos eran otros, pero muy seguro tienes que estar para hacer lo que estás haciendo, pues sabes perfectamente que te estás jugando la piel y no solamente el cargo. No sé si sabrás que hace ya algunos días, mucho antes de tu último "atraco" a todos los españoles, que gente que sabe de lo que habla vaticinó que bien justo te irá para llegar a los dos años de mandato, fecha en la que te marcharás o serás "marchado". Que una cosa es arruinar la nación por ser fabricante de golfos y otra muy distinta es hacerlo para salvar ladrones de bancos. Que lo primero recibe el agradecimiento de la mitad de la población y lo segundo solo provoca las críticas de todos. Y cuando digo ladrones de Bancos, no me refiero a la típica película del Oeste en la que cuatro facinerosos entran en el mencionado establecimiento, pistola en mano, para llevarse el dinero de la caja con cuatro tiros al aire y salir cagando leches con unos caballos sedientos y mal comidos, no.

Nos referimos a los ladrones bien trajeados que, con un zapato en cada pie, van a la caja y se sirven todo cuanto les da la gana, previo documento que lo justifique debidamente. Porque algunos, en su ignorancia, creen que cualquiera y sin explicación alguna puede abrir la caja y servirse pero, los que tenemos la cabeza en su sitio sabemos perfectamente que las cosas no son así de fáciles. Robar se roba, sí, pero con justificante. Ese es el método del buen ladrón, el que murió a la derecha de Jesús y con la saca llena. El que estaba a su izquierda cogió, o parecía que cogiera, una col y fue también linchado por ello. ¡Por imbécil!. ¿Por qué crees tú Mariano, que la oposición apenas te hace oposición alguna?. ¿No lo sabes?. Pues yo te lo diré, chico. ¡Porque no la necesitas!. A este paso serás tú solito el que te colgarás del árbol del ahorcado, no necesitarás ayuda de nadie. Es posible que en tu obcecación no te des cuenta de ello, como también es posible que, todos menos tú, estemos equivocados. Nada mejor podría ocurrirnos a todos; a ti el primero y también al resto de los mortales de este país que siempre ha hecho reír a todos y nunca más que ahora. 

Los ladrones a lo Robin Hood siempre están bien vistos, pero robar al pobre para salvarles el culo a los ladrones de Bancos es algo que todavía no se había hecho en este país de pandereta. Si querías pasar a la historia, me temo que lo conseguirás. Te voy a explicar el como y el por qué... Por un lado, en España hay millones de jubilados y pensionistas que, después de trabajar y cotizar toda su vida, vivían con una pensión de 500/600 euros al mes, gracias a malcomer y a una asistencia sanitaria gratuita. Después hay otros millones más, extranjeros y parados, que tienen parecida paga y la misma asistencia sanitaria y medicinas gratis. Gente joven, ellos con dos huevos como melones y pasándose el día en los bares de esa España en la que ya no existe la "Ley de vagos y maleantes", mientras los abuelos de 67 años tienen que trabajar. Tú, Mariano, en tu avidez por salvarles el culo a los ladrones de Bancos, les has quitado parte de esas medicinas a los desgraciados españoles que han trabajado como negros en este país de mierda y que han cotizado a la Seguridad Social desde su infancia y se la mantienes gratuita para los golfos (los de los melones) que siguen sacando las medicinas gratis y, en el caso de los de fuera, después las mandan a sus países y comercian con ellas, vendiéndolas (se dice) incluso por unidades.

Yo solo hablo de oídas pero tú, que lo sabes todo, ¿como es posible que lideres esa injusticia?. A esos desgraciados de los 500/600 euros, que se han dejado la piel trabajando la dura tierra sin otra ayuda que un arado y dos azadas, cotizando todos los meses de su vida desde los tiempos de Franco, no solo les quitas parte de sus medicinas, sino que además les subes el IVA de su mísera compra y los dejas a pan y agua, para que las pocas proteínas que consumían vayan a parar a manos de los carteristas bancarios. Todo eso para atender las demandas de Europa, como contrapartida para poder salvar a los ladrones del Far West.
No Mariano, no. Los que escriben esta carta no son aquellos que salen a manifestarse de buenas a primeras para mantener unos privilegios insostenibles, trabajando el mínimo para acaparar las máximas ayudas posibles. Ahora ya son también los otros, los que han trabajado toda su vida y creyeron ver en tí a la persona ecuánime que cortaría las alas de los listos de turno y velaría por los derechos de toda la gente trabajadora y de bien, aquellos que te votaron y que están empezado a lamentarlo.
Yo soy un pobre ignorante y es posible que esté equivocado, pero no hay error alguno si te digo que hoy por hoy tengo un gasto de medicinas que no tenía, mis ingresos son más bajos que nunca y el IVA de mis compras subirá del 18% al 21%. 


Tu Mariano, ¿puedes comer y llegar a fin de mes?. Hombre, lo digo yo porque miles de españoles ya casi no pueden hacerlo y tienen que escarbar contenedores de basura. Y no hablo de mendigos, no. Hablo de gente corriente, que ha trabajado toda su vida por un triste jornal (sin estar sindicado y en muchos casos sin que se cotizara por ellos) y hasta ahora iba malcomiendo para llegar a fin de mes. A esa gente, Mariano, se lo has puesto muy difícil, insostenible diría yo. Como no te des cuenta pronto de lo que estás haciendo, solo dos cosas podrán ocurrir... Que te cuelgues o que te cuelguen. Al final resultará que el memo de Zapatero es más listo que tu, ya que él arruinó el país a base de regalar un dinero que no tenía, pero los receptores bien agradecidos que estaban, a su generosidad o a su locura. Sin embargo la locura tuya es la de tapar el agujero que Zapatero causó, gastando dinero prestado y permitiendo a los Bancos la locura de aceptar préstamos sin capital que los respaldase. Lo que tu estás haciendo no es popular y no te procurará más amistad que la de los banqueros salvados ¡que no es poco!, pero esos no tienen suficientes votos para mantenerte en el poder. 

Tu errónea solución pasa por rebuscar hasta las más pequeñas monedas de los míseros bolsillos de la gente pobre y honrada, intentando recuperar lo regalado por Robin Hood y lo robado por los magnates bancarios y del escaqueo fiscal. Tu Mariano, cual Capitán Trueno, quieres recuperar para España un botín que hace mucho tiempo que salió de nuestras fronteras. Los forajidos hace mucho tiempo que escaparon.
Lo siento pero llegas tarde y mal. Solo el ridículo más espantoso y la ira de todos los españoles te espera. Tardaste en alcanzar el poder, pero aún lo hiciste demasiado pronto. Una legislatura más y el colgado hubiera sido otro, justamente el culpable. El permisivo repartidor de humo. Ese que aún es invitado a conferencias para que cuente públicamente como se puede destrozar un país en tan corto espacio de tiempo y con un agujero de tamañas proporciones. ¿Puede haber alguien a quien pueda interesarle conocer como se lleva a cabo destrozo semejante?. Pues sí, porque hay gente para todo. Los hay tan raros, ¡que hasta les gusta trabajar...! Con lo bien que se está en el bar con una cerveza fresca en la mano, en animada tertulia. Pues nada, el que se jode a gusto no lo siente tanto.


Lo que ya nadie acepta es ver como el golfo llega a fin de mes y el que trabaja no puede hacerlo. ¡Eso no lo acepta nadie!. En eso si que estamos todos de acuerdo.
Pero claro, los políticos de alto nivel estos temas barriobajeros no los conocen. Ellos van a lo suyo. Datos, objetivos, procedimientos... Les gusta el poder y tienen claro que nada en la vida puede ser más satisfactorio. Hasta para lanzarse al vacío quieren ser los primeros. Tal como estaba la situación ¿quien, en su sano juicio, se hubiera presentado a las pasadas elecciones?. Nadie ¿verdad?. Pues ellos sí. ¡Todos! Desde el primero hasta el último. Y el ganador, en este caso Mariano, más contento que unas pascuas. ¡Desgraciado...!
Yo ya no me acuerdo de rezar. Son muchos los desengaños sufridos y las oraciones del catecismo las tengo prácticamente olvidadas. De todas formas yo estoy seguro que tú, aunque llegues a matarnos de hambre, haces lo que crees más conveniente para el país y para todos nosotros pero, si llego a recordar alguna oración, rezaré por tí.
Me da la impresión que te hará falta... ¡Y pronto!

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario