22 de junio de 2012

0718- EL ORIGEN DEL FÚTBOL NO ES INGLÉS.

Una más de las mentiras que durante decenas de años se nos ha hecho creer. Toda la vida hemos oído decir que el fútbol era invento británico y nosotros (inocentes mortales) lo creímos. ¿Por qué no?. Alguien tenía que ser el primero en darle patadas a algo redondo, procurando que no fuera una piedra...
La propia Wikipedia nos dice que el origen del fútbol es británico y nos remite a la época medieval, aunque señala que la palabra "futbol" inicia su andadura en 1.863 con la fundación de la The Football Association. Aún así, Wikipedia no se pisa los dedos y añade que hay conocimientos de juegos parecidos desde el siglo III a.C.

Pues si señor. El palabro "fútbol" podrá ser británico, pero la práctica de un juego de pelota similar, lógicamente rudimentario, viene de muy lejos. En la antigua China, la Dinastía Han ya practicaba este juego de pelota como una forma más de mantenerse en forma, dentro de sus practicas militares. Claro que entonces no se le llamaba fútbol, sino tsu chu y también luju. También los egipcios jugaban a la pelota como parte del Rito de la fertilidad. En Japón tenían una variante a la que llamaban kemari cuyo objetivo era mantenerla en el aire, sin tocar suelo, puesto que quien no impidiera la caída era penalizado. También Griegos y romanos tenían su particular juego de pelota. Era el epislcyros y el harpastum, respectivamente. Aunque estos juegos fueron introducidos con toda seguridad en Francia y en las islas británicas por los romanos, no hay seguridad ninguna de que fueran el origen del fútbol.

En los siglos XV y XVI, durante la llamada Era de los descubrimientos, se encontraron también prácticas de juego de pelota en la cultura Maya (pok ta pok) que tenían tres mil años de antigüedad. En el territorio actualmente ocupado por los Estados Unidos los aborígenes practicaban el asqactuq en el nordeste (Alaska) y el pasuckuakohowog en el resto del continente. También en Groenlandia se jugaba algo totalmente parecido al fútbol actual. Sin embargo las reglas de todos aquellos juegos poco o nada tienen que ver con el deporte actualmente llamado Fútbol y cuya invención reclaman los británicos por mucho que, con toda probabilidad, éstos lo sacaran en base a los diferentes juegos de pelota conocidos. 

En todas partes la pelota solía ser una vejiga de cerdo rellena de paja o heno, una bola realizada con tiras de cuero e incluso una bola de madera. Quien escribe todavía ha jugado a fútbol con una vejiga de cerdo. El día de la matanza del animal, esa pieza era materia reservada que invariablemente se entregaba a los niños que había en la fiesta. Con el canuto de una pequeña caña, clavado en el conducto de la uretra, se hinchaba a voluntad y se ataba posteriormente un cordón para evitar la salida del aire. Resultará extraño a los jóvenes de ahora pero, cincuenta años atrás, las pelotas no eran un juguete habitual ni barato...

Queda claro pues que este deporte, tal y como lo conocemos actualmente, vio sus inicios en tiempos de la Edad Media y practicado principalmente en las islas británicas y otros países próximos a ellas. El registro más antiguo que se conoce es de un tal William Fitz Stephen, está fechado en 1.170 y describe un juego de pelota practicado por los jóvenes londinenses, aunque la palabra fútbol no debía estar inventada todavía, puesto que no la emplea en su texto. Los soldados de Eduardo II de Inglaterra tenían tanta pasión por el juego que descuidaban incluso las prácticas de arquería, por lo que en 1.314 este juego quedó prohibido y solo se practicaba de forma ilegal. Los franceses llamaban al juego de la pelota soulé. El rey Carlos V de Francia también prohibió su práctica como forma de ejercicio militar y en 1.440 el obispo Tréiguer amenaza de excomunión a los practicantes del soulé, añadiendo una multa de 100 sueldos.


En el siglo XVII el juego no estaba todavía regulado y la cantidad de jugadores era ilimitada, llegando a practicarlo pueblos enteros en las inmensas praderas británicas y sin regla alguna. Cualquier cosa que permitiera llevar el balón a campo contrario era válida y permitida, lo que provocaba gran cantidad de lesiones graves. Se dice que este juego, llamado de carnaval y origen del fútbol actual, provenía del norte de Francia y se jugaba unas semanas antes de la Semana Santa. Todavía se sigue practicando a día de hoy (2012) en el pueblo inglés de Ashbouerne, donde se enfrentan los vecinos nacidos a uno y otro lado del río Henmore y con aquellas mismas reglas (ninguna) de entonces.
Durante los siglos XVIII y XIX los diferentes colegios que practicaban el llamado Fútbol de Carnaval decidieron regularizar aquella "práctica violenta" y fueron elaborando normativas que legislaran la práctica civilizada de aquellos juegos.



En 1.848 varios de estos colegios se dieron cita en la Universidad de Cambridge y unificaron normas comunes para la práctica de este deporte. Esta reglas fueron utilizadas como base para la creación de la primera asociación futbolística conocida (Football Association 1863) y posteriormente fueron incorporándose detalles como el fuera de juego, saque de banda o de meta, corner, etc. hasta llegar al fútbol que hoy en día conocemos.
Con todo lo citado y muy especialmente con lo señalado en estos últimos párrafos, bien podría decirse que el fútbol (tal y como actualmente lo conocemos) es de origen británico, pero también ha quedado patente y demostrado que también ellos copiaron el juego de pelota de otros pueblos muy anteriores, con lo cual el origen del fútbol no es británico, sino ¡casi, casi, inmemorial...!

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario