11 de enero de 2012

0583- CAYO JULIO CESAR.


Se precisa un buen libro, quizás de mil páginas, para plasmar la vida y proezas del más importante general de todos los tiempos. No es pues de recibo sintetizarla en un solo folio y aunque haré cuanto pueda por reflejarla lo mejor posible, sugiero al lector interesado en conocer la historia de Cayo Julio César, que no siga leyendo esta entrada y que busque una biografía más amplia y exacta...

Dicho esto empiezo mi resumen:
-
Fue en la madrugada del día 10 de Julio del año 100 a.C. y en una de las calles del barrio de Subura, una zona de clase media-baja de Roma, cuando nació aquel niño al que impondrían el nombre de Cayo Julio César, el mismo que tenía su padre. Su familia estaba bien considerada puesto que el progenitor, cuñado del famoso general Cayo Mario (157-86a.C.) pertenecía a la pequeña aristocracia de Roma por ser miembro del patriciado romano de los Julios. A la muerte de su padre, cuando Julio César solo cuenta 12 años de edad, éste queda como cabeza de familia, aunque todavía bajo los cuidados de su madre.

En el año 86a.C. y por tanto a la edad de 14 años, es nombrado por su tío Mario sumo sacerdote de Júpiter, aunque para conseguirlo le casa con la hija de su aliado Cannis.
Aquel mismo año 86a.C. muere su tío Mario y toma el poder del ejército el general Lucio Cornelio Sila, que ordena a César que se divorcie. Ante su negativa que considera una afrenta a su autoridad, le condena a muerte y César huye para salvar su vida. Unos años después las súplicas de los amigos de César y de su propia madre consiguen el indulto y éste vuelve a Roma donde inicia su carrera militar a las órdenes de Lúculo que en esos momentos (82a.C.) está asediando Mitilene. Tras algunas campañas de éxito en Asia Menor (81-78a.C.) consigue la Corona cívica, título cuyos poseedores tienen derecho a un escaño en el Senado. Aprovechando la muerte de su gran enemigo Lucio Cornelio Sila, aquel año 78a.C. César vuelve a Roma a ocupar su puesto en el Senado.

En un viaje a Rodas a la edad de 25 años, fue apresado por unos piratas que pidieron por él un rescate que él consideró ridículo, por lo que les convenció para que pidieran más. Abonado el rescate y puesto en libertad, reunió una flota para perseguirles y ejecutó a todos sus raptores. La fama de este episodio le valió el puesto de Pontífice, que ocupó el año 74 a.C.
En el año 69 a.C. es elegido cuestor militar con destino a Hispania, en el 65a.C. edil curul, en el 64a.C. cuestor judicial, en el 63a.C. Sumo Pontífice, en el 62a.C. pretor y en el 61a.C. propretor de la Hispania Ulterior, cargo que desempeñaría durante tres años. De vuelta a Roma se alía con Pompeyo y Craso para oponerse a los optimates que dominaban el Senado hasta entonces y repartirse el poder. Al año siguiente (59a.C.) César es nombrado Cónsul. Es entonces cuando promulga las Leyes Julias, base del derecho romano.

Durante los nueve años siguientes César combate contra Britania y Galia, conquistando esta última. El año 50a.C. se rompe el triunvirato. Craso había muerto en el 53a.C. en un enfrentamiento contra los Partos y un año antes (54a.C) había muerto también la hija de César, casada con Pompeyo, por lo que la eterna rivalidad entre yerno y suegro se acelera al quedar sin ataduras familiares y Pompeyo cambia de bando y es nombrado cónsul único de Roma. Es entonces cuando el Senado le ordena a César que desarme a sus tropas y regrese pero César, temiéndose que sea una trampa, no atiende las órdenes e inicia una guerra civil contra Pompeyo que retrocede hacia Grecia. Allí se dirige César en el 48a.C. y le alcanza en Dirraquio (Albania) pero Pompeyo consigue escapar y es vencido nuevamente en Farsalia (Grecia). Resbaladizo, Pompeyo escapa nuevamente y marcha hacia Egipto.

Tras derrotar a Pharnaces en la Batalla de Zela, César llega a Egipto cuando el país está sumido en una guerra civil por la sucesión faraónica. (47a.C.) Es entonces cuando se le ofrece la cabeza de Pompeyo que había sido asesinado, pero él la entierra con todos los honores y toma partido en favor de Cleopatra VII Filopátor, tercera hija del rey Ptolomeo y con la que tiene un hijo: Ptolomeo XVI Cesarión. Cercado César en Alejandría por fuerzas muy superiores a las suyas, resiste hasta que le llegan refuerzos y consigue romper el cerco. En el transcurso del asedio consigue quemar la flota enemiga anclada en el puerto y es entonces cuando el fuego se propaga a la Gran Biblioteca que es consumida por las llamas. Desde allí pasa a Hispania donde los hijos de Pompeyo han promovido un levantamiento y tras derrotarlos en la Batalla de Munda (Montilla) en el 45a.C. vuelve a Roma para festejar todos los triunfos conseguidos.

Para acallar algunas críticas contra su persona, repartió obsequios y recompensas durante las celebraciones por su victoria. Sin embargo el 14 de Marzo del año 44a.C. Cayo Julio César fue asesinado bajo la estátua de Pompeyo en el Senado por medio de 23 puñaladas asestadas por los presentes, una conjura dirigida por Marco Junio Bruto que impidió completar sus reformas. No hubo reacción alguna contra sus asesinos que se encaminaron hacia el Capitolio llamando a la muchedumbre a la libertad. Marco Antonio, mano derecha de Julio César, aceptó la situación y pidió permiso para rendirle los honores funerarios pertinentes. Cinco días después empujó a las masas a sublevarse contra el Senado y estalló la guerra civil.

Derrotado Bruto en la batalla de Filipos éste se dio muerte al estilo romano, o sea, arrojándose sobre la espada que sostenía uno de sus hombres. Ahí acabó la Roma republicana y se inició la de los emperadores.
Cayo Julio César Octavio Augusto (63a.C.-14d.C.), sobrino nieto de Julio César, tras eliminar a su aliado Marco Antonio se convirtió en el primer emperador de Roma. César Augusto fue un gran estadista promulgador de la PAX ROMANA, la etapa de mayor estabilidad que había conocido el mundo hasta entonces.

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario