2 de noviembre de 2011

0533- COMPRA DE MODA POR INTERNET.

Las modas cambian y casi siempre es para bien, veremos esta vez. Nuevos materiales, nuevos diseños y nuevas formas de comprar.
Está claro que actualmente, con la crisis, las compras han bajado mucho pero ese no es el tema. Lo que ha dejado perplejos y desorientados a más de cuatro, ha sido el cambio radical que han experimentado las compras en la última década. Establecimientos de ropa y zapaterías han cerrado establecimientos centenarios, al tiempo que cualquier producto -y estos también- abrían nuevos locales en las "Grandes Superficies". Sin embargo, que no piensen los dueños de estos nuevos locales que la cosa acaba ahí...

Este tiempo de cambios no ha hecho más que empezar. Apenas unos años atrás, disponer de Telefax era un adelanto de tal envergadura que amigos y vecinos te pedían en multitud de ocasiones enviar o recibir determinado documento y todos quedábamos embobados al ver que en el mismo instante en que la página era enviada por el remitente, era recibida por el destinatario.
Aquello, hoy considerado un atraso propio de la época cavernaria, Internet lo cambia por un simple e-mail que es recibido de forma inmediata, e incluso en el mismo instante en que se escribe si es un SMS.

El teléfono móvil sustituyó al fijo y también a éste lo ha sustituido ya prácticamente el iPhone, una familia tecnológica que ya va por el cuarto o quinto hijo y que, básicamente, trata de reunir en un mismo aparato el teléfono, cámara, reproductor de música e Internet, al tiempo que con su pantalla táctil elimina el teclado físico. Su "nacimiento" se produjo en 2.007 gracias al "parto" de Aple , aunque aún tardó un año en comercializarse.
Aquella tecnología inimaginable (EDGE) que obtuvo el premio de "invento del año" en la revista Times, apenas tardó en ser mejorada un año escaso. Al año siguiente llegó la segunda generación de iPhon (UMTS y HSDPA) que transmitía datos por 3G con tecnología AGPS y a doble velocidad. Décadas atrás, con más hambre que dinero, las tabletas eran de chocolate pero escasas. Hoy son otra cosa distinta y, a pesar de la crisis, más abundantes.

¿Acabó ahí todo?. Pues no, nada muere, solo se transforma. Para el evento de WWDG de 2.009 se presentó el iPhone 3GS, el doble rápido que su predecesor pero, como no podía ser de otra manera, en 2.010 Aple presentó en iPhone4 estética y técnicamente mejorado. Ahora los iPad. En fin, un cachondeo para unos y una auténtica desesperación para otros -los jóvenes- que como es natural quieren estar a la última.

Pero, en fin, de esto ya hablaremos con más detalle en otra ocasión porque el motivo de esta entrada no eran los adelantos electrónicos, sino el cambio de tendencias en cuanto a las compras se refiere... No tenemos un euro, pero nos resistimos a actuar en base a esta realidad. Nos cuesta hacernos a la idea de que la crisis que padecemos, puede enquistarse y convertirse en algo permanente.

Está claro que volver a tiempos pasados será de todo punto imposible, pero esto no implica que modas y cambio de tendencias no puedan seguir siendo una realidad en lo que al comportamiento se refiere. Compraremos menos, pero nos gusta salir a comprar. Gastaremos menos pero queremos seguir saliendo a tomar algo con los amigos. Pero el cambio más importante de tendencias es la comodidad con la que ejercemos
el tiempo destinado a las compras.
Nos gusta todo y queremos comprarlo gastando la menor cantidad posible de calorías. Lo de "salir de compras", pateándote media ciudad, está pasado de moda. Hoy se acude a las Grandes Superficies por la concentración de oferta que ofrecen y por si esto fuera poco, aún indagamos por Internet para encontrar determinado artículo no localizado, o para buscar un precio o una calidad determinada. Aunque no acabo de comprenderlo, comprar por Internet está de moda. Esto, señores, es la modernidad...

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario