24 de noviembre de 2013

1191- REPÚBLICA DE NAURU.

Como pueden ver en el mapa adjunto, la República de Nauru está situada en el océano Pacífico central. Se trata de una de las islas de Micronesia, ubicada justamente al sur de la linea ecuatorial. Es un simple atolón de forma oval que apenas sobresale unos 65 metros sobre el nivel del mar y de tan solo 21,3 Km2. de superficie, pero que acoge a casi 10.000 habitantes. La isla está situada a 4.000 Km. del noreste de Australia. Linda al norte con los Estados Federados de Micronesia, al sur con las Islas Salomón, al este con Kiribati y al oeste con Papúa Nueva Guinea.
La prosperidad de esta isla-estado ha venido dada por los grandes depósitos de fosfato que había en la isla. Se ignora si el guano es de procedencia animal, acumulado durante miles de años, o si es de origen marino. Lo cierto es que en este momento las minas están prácticamente agotadas y el futuro de sus habitantes es bastante incierto.


Preveyendo el final de su riqueza minera el gobierno colocó buena parte de esta riqueza en fideicomiso. Llegaron a acumular más de 2.000 millones de dólares USA pero las malas inversiones escogidas dejaron a cero las arcas del estado. Los presupuestos, año tras año deficitarios, obligaron en 2004 a vender las escasas reservas que les quedaban. El fosfato, extraído de forma intensiva por parte de compañías inglesas durante un siglo, ha destrozado el ecosistema de la isla convirtiendo el 90% de la superficie en una planicie no cultivable. El 80% de la isla ha sido devastada y convertida en un terreno estéril salpicado de rocas calizas de hasta 15 metros de altura. Este intenso movimiento de tierras ha afectado también a la pesca de los alrededores que ha mermado en un 40%.


1945. Bombardeo de los aliados. 
Apenas hay datos de acontecimientos anteriores a su colonización. La Isla de Nauru fue descubierta por el británico John Fearn el 8 de Noviembre de 1.798 mientras navegaba con su ballenero "Hunter" de Nueva Zelanda a China. Debido al gran atractivo de la isla y a la cordialidad de los nauruanos la llamó "Isla Agradable". El gobierno de Nauru conmemoró el segundo centenario de su descubrimiento (1.998) con una moneda de 10 dólares en la que figura su descubridor (Fearn) en el anverso. 
Ocupada la isla por los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial, el aeropuerto construido por ellos fue bombardeado por los aliados que impidieron el abastecimiento de la isla. Finalmente se rindieron en Septiembre de 1.945.


Tras la Segunda Guerra Mundial pasó a estar bajo la soberanía de Australia, de la que se independizó en 1.968 entrando en la ONU en 1.999. El agotamiento de las minas de fosfato y la miseria consiguiente abocó a sus autoridades a buscar recursos en el blanqueo de capitales, venta de pasaportes y hasta en la venta de votos en sus relaciones internacionales. La miseria reinante provocó también una inestabilidad política imparable. Prueba de ello es que en 14 años (desde 1.989 hasta 2.003) hubo 17 gobiernos diferentes. Desde 2.004 la llegada de un nuevo gobierno con políticas de mayor transparencia, trajo al parecer nuevas medidas económicas que parecen dar sus frutos. 


De todas formas la estabilidad es difícil de conseguir en un país que lo ha tenido todo y que actualmente está sumido en la miseria más absoluta. La mayor parte de la población vive en una estrecha franja costera. Más de la mitad de la isla la constituye esa planicie central donde se asentaban las explotaciones mineras de fosfato, convertidas en un inmenso erial, si bien es cierto que el pleito entablado contra Australia la obligó a rehabilitar las zonas dañadas y a llevarse los residuos extraídos y a regenerar la zona. En la actualidad casi el 70% de la superficie destruida por la actividad minera empieza a estar regenerada y con una vegetación arbustiva y arbórea que promete cambiar en unas décadas la fisonomía de la isla. 


Su clima es naturalmente tropical, con lluvias constantes y monzones entre los meses de Noviembre y Febrero. La mayor parte de esta vegetación tropical se asienta sobre el litoral y alrededor de la Laguna de Buada, estando ausente en el resto de la isla debido a las actividades mineras desarrolladas durante décadas, pero con tesón y trabajo todo es regenerable. La disponibilidad de agua dulce es muy limitada pues no hay ríos ni fuentes importantes. Sus pobladores dependen pues de tanques de almacenamiento de agua de lluvia, aunque la isla cuenta también con una planta desalinizadora. 


No se descarta que, con los consiguientes cuidados del entorno, Nauru pueda ser a medio plazo un excelente destino turístico y fuente de prosperidad porque, por extraño que nos parezca, este país lo tiene todo. Pequeño, escaso, pero todo. Para convertirse en un destino turístico de primer orden solo le hacen falta políticas estables y condiciones favorables que solo sus gobernantes pueden aportar. No es tanto. Lo más importante es que todos sus habitantes se mentalicen de que hay que aparcar rencillas que a nada conducen y luchar. Para conseguirlo hay que luchar unidos y aportar ese empujoncito que les falta. ¡Ánimo pues!. Tenéis la tierra, las playas, el clima... ¡Lo tenéis todo!.

RAFAEL FABREGAT


No hay comentarios:

Publicar un comentario