28 de mayo de 2010

0084- CABANENSES POR EL MUNDO.

¡Porque recorrer el término municipal de Cabanes, también es ver mundo! ¿O no?
Rebasados ya los sesenta años son muchas las cosas que empiezan a cambiar, pero hoy toca hablar de los viajes. El tema es fascinante pero la cosa ya no es lo que era debido a las limitaciones que, la edad y mi fobia a volar, me están imponiendo.
Gustándome viajar y especialmente conocer nuevas culturas, a pesar de los recortes, el hecho de no querer subirme a un avión no ha representado para mí ningún problema hasta ahora.
Siguiendo lo que considero debe ser orden inexcusable, empecé conociendo cada una de las piedras dispersadas por todos los rincones del término municipal de Cabanes.

Con la compañía de mi mujer y con mis hijas todavía pequeñas, naturalmente a pié, recorrimos todos sus caminos y escudriñamos cada uno de sus recovecos.
-Torreblanca per Saura, Aeroport i Camí de Subarra.
-Torreblanca per Bassa Blanca, d'en Olivé, Mas d'Enqueixa i Cuartico.

-Torre la Sal per Pou de la Bota, Costa del Quarteró, Font del Campello i Aljub d'Orpesa.
-Castell d'Albalat per Mas del Coc, Bassa la Quila i Sernavives. -El Bartolo per Senda Balaguera i Baseta de Ferrara, tornant per Racó dels Pardos i Collet de Carlos.

-Cova del Bisbe, entrada a la Cova de Venancio y ermita de les Santes.
-Font del Perelló, Font de Roc, putjada al Castell de Sufera i Font Tallà.
-Ullals, Barranc Negre y putjada al Castell de Miravet.
-Les Santes per Gaidó, Marmudella, Mas de Santamaría i Corral de París.
-Castell de Montornés i Desert de les Palmes, per la pista de La Pobla.
-Grilla, Carrascal, Ampletes, Saura, Bassa Blanca, Clauet i Comes.-Toll de Cabrera, Serretes, Alvenc de Soria i Puntal.
-Serretes, Mas de la Ferradura, Mines del Morral y poblat iberic de Mortorum.-Les Santes per La Pobla, Collet de Carlos i carasol dels Ameles hasta llegar a la ermita.
Realizado lo anterior tocó el turno a los pueblos de la provincia que, también con mi mujer pero esta vez sin las hijas, tenemos visitados uno por uno a la vez que disfrutados sus rincones más emblemáticos: Iglesias, castillos, fuentes, ermitas, grutas, ruinas, etc.

También las capitales de provincia de toda España y los lugares de mayor interés de cada una de ellas han pasado por delante de nuestros ojos y por debajo de nuestros pies, algunas de ellas de forma repetitiva por nuestro interés personal hacia determinados destinos, que siempre son la Historia, Costumbres, Monumentos y Paisajes.
En base a estas preferencias, nuestra primera visita es siempre la Catedral, el Mercado y las Iglesias antiguas (especialmente románico) de cada capital visitada, junto a los castillos espectaculares que la provincia contenga, amén de pequeñas iglesias o ermitas románicas, dólmenes y ruinas prehistóricas, etc. Se suma a lo anterior la visita de pinturas rupestres y a grutas sin más interés que el de la propia cavidad, así como los paisajes que nos han hecho recorrer todos los valles pirenáicos en cuatro etapas: Pirineo Navarro, Pirineo Aragonés, Comarca del Valle de Arán y el Ripollés o Pirineo oriental.

Hace ya muchos años que, en plan totalmente hippy y pernoctando bajo las estrellas, pasamos una estupenda semana en Ibiza, impregnados del ambiente espectacular de la década de los 70, playas nudistas incluidas pero tocó después conocer otras tierras y otras culturas y con este ánimo visitamos...
FRANCIA,
PORTUGAL,
ANDORRA,
MONACO,
ITALIA y
MARRUECOS.
Poca cosa, lo sé, pero es que sin avión ¡uf!... las distancias son muy largas.

Además los años pasan y la vida, tal como ya nos decían nuestros mayores, es mucho más corta de lo que piensas cuando eres joven. Sin darte cuenta llegas a los sesenta y aquellos viajes de hasta tres o cuatro mil kilómetros han dejado de ser difíciles, para convertirse en imposibles. O nos hacemos a la idea de volar o, muy pronto, salir del país será poco menos que imposible.
No quisiera decirlo, pero creo que será lo segundo para suerte de nuestras hijas que, gracias a eso, podrán heredar algún dinero que si voláramos sin duda no tendrían. Porque volar es barato, dicen algunos, pero no los gastos que todo viaje conlleva. Los gastos del viaje siempre son elevados ya que, para viajar mirando la economía, mejor quedarse en casa.
En fin... ¡Siempre nos quedará el IMSERSO!

EL ÚLTIMO CONDILL

27 de mayo de 2010

0083- NOTICIAS DE CABANES.

A pesar de los malos tiempos que estamos atravesando, para bien o para mal (creo que para bien), Cabanes tiene pocas noticias que dar. A lo sumo alguna reseña en el periódico que, deseoso de llenar páginas y a falta de noticias importantes, nos remacha una y otra vez sobre temas tan reiterativos como el PAI de Marina d'Or Golf, la pronta puesta en marcha del Aeropuerto, la paralización de las obras de la autovía y la interminable crisis.
Cabanes es un pueblo tranquilo, habitado por gente tranquila. Solo cuatro "ovejas negras" lo habitan, una ya murió y las tres que quedan, aunque su órgano más sano sigue siendo la lengua (quizás por la mucha gimnasia realizada) ya empiezan a hacerse viejas a la vez que se han dado cuenta que nadie les escucha.

Con la tranquilidad que da la gente de bien, el pueblo vive una etapa que si no es de prosperidad por el problema mundial que a todos nos afecta, sí lo es de paz y sosiego. Acabaron las aspiraciones de unos y las pretensiones de otros. Supongo que a determinada edad también este tipo de personajes se dan cuenta que, para los cuatro días que estamos en este mundo, no son necesarias tantas ambiciones y maldades.
Para llegar a una meta no es imprescindible pisar la cabeza de nadie, entre otras cosas porque la meta no merece tanto la pena, para el daño que has de causar a los demás. Y si después de toda una vida no se da uno cuenta de ello, es porque realmente es tan mala persona como a lo largo de su vida ha demostrado ser. Los que entonces no aspiraban ni pretendían, en este momento menos todavía lo hacen, cosa que aumenta más si cabe la paz del espíritu y la tranquilidad de los ánimos.
Lo que cada cual somos, no es menester pregonarlo ni que lo hagan los demás. A nadie vamos a engañar a estas alturas. La vida pone a cada cual en su sitio, puesto que nadie es tan buen actor como para representar toda la vida una comedia y resultar creíble. Nos parece corta, pero es lo suficientemente larga como para que todos se den cuenta de lo que realmente somos cada uno de nosotros.

Aunque cada uno es diferente a los demás, en realidad solo hay tres clases de personas: Los buenos, los malos y los demás. Yo, perdón por la petulancia, creo ser de la tercera clase.
Si tuve algún gen despistado de nacimiento, la vida me enseñó prontamente que ni era bueno ni servía para malo, lo cual me facilitó mucho las cosas. Cada uno tiene que ser consecuente consigo mismo y, visto lo visto, yo solo servía para ser de "los demás". Pero ¡ojo!, serlo no implica ser mudo ni ciego. Se trata simplemente de vivir para ti y para los tuyos, sin protagonismos. Una opción que, para el grupo tercero, es sin duda la mejor.
Vista la luz y para más rabia de quienes mal te quieren, en más de una ocasión, lejos de empujarte al precipicio que es lo que pretenden lo hacen hacia la cima de montañas que jamás pensaste escalar. Simples dunas claro, pero suficientes cuando hay escasa ambición. A esta clase de "personajillos", a quienes ningún mal es necesario hacerles para que ellos vilmente te traten, no vamos naturalmente a agradecerles las metas conseguidas. Llegar a ellas es fruto del esfuerzo personal de cada cual y de la notable ayuda de quienes hay alrededor.

Como en el periódico, a falta de noticias con las que llenar las habituales páginas del ejemplar, se inserta una editorial. El director, el amiguete de turno, el lameculos de rigor y todo aquel que tenga algo que criticar ya que, las cosas buenas no son noticia.
Tampoco yo tengo noticias de Cabanes que dar. Si acaso que la jornada festiva de la Romería a Les Santes fue normal, aunque con la caída de Tony al bancal que hay bajo la explanada y que le ha supuesto la rotura de tibia y peroné. Esta mala noticia de lo ocurrido y la buena de su normal recuperación, nada más. ¡Ánimo!
Lo dicho, la mejor noticia de Cabanes es que no hay noticias, porque... ya no es noticia que uno cualquiera (por no decir un cualquiera), a pesar de los "remozamientos de fachada" que haga su mujer, se busque una querida, más delgada pero con las pieles colgando; tampoco es noticia que una joven se quede embarazada sin tener novio; ni lo es que una pareja se vayan a vivir juntos sin casarse y menos todavía que algunos rompan su matrimonio para irse con una rumana. Esas noticias, antes comidilla durante semanas de toda la concurrencia en lavaderos públicos y perpetuos corrillos de mujeres desocupadas y de hombres ruines y deslenguados, ya no lo son.
Nos hemos modernizado y actualmente es mayor el número de parejas que se ponen a vivir juntas sin más, que aquellas que se casan; y más los casamientos civiles que los que se hacen por la Iglesia; también son más cada día los que se quedan solteros ya que, visto el número de separaciones, lo de casarse para estabilizar la vida ya ha dejado de ser efectivo. En fin, que no sé yo si esta forma de tomarse la vida es la mejor. Mi opinión personal es que se han perdido los valores y que sin ellos el camino no será precisamente más fácil. Como en todas las cosas de la vida, libertad si, pero no libertinaje.

Todos hemos tenido nuestros más y nuestros menos con la parienta, acompañados de unas horas o días de morros que, al final terminan haciéndote ver que (normalmente) con nadie estás mejor que con tu pareja. Es lamentable que, muchas veces por tonterías, se rompan parejas o matrimonios (muchas veces con hijos de por medio) por una falta de paciencia y comprensión. Vuelvo a repetir que la vida son cuatro días y no ese el mejor camino para aprovecharla al máximo.

Comparo este proceder al del agricultor que, tras varios años criando un huerto de naranjos, se da cuenta que ha salido una variedad con mejor precio y procede a injertarlo con ésta, cortando sus ramas y quedando sin producción. Aparte los años de cosecha perdida, cuando la nueva variedad empieza a producir de forma generalizada, baja su precio al tiempo que otra nueva sale al mercado... ¡y vuelta a empezar!
Quien sigue esa dinámica no tiene nunca cosecha, ni precio...

EL ÚLTIMO CONDILL

26 de mayo de 2010

0082- CABANES - ROMERIA A LA ERMITA DE LES SANTES

Como manda la tradición a las ocho de la mañana del lunes, segundo día de la Pascua de Pentecostés, los vecinos de Cabanes inician el camino hacia la Ermita de Les Santes, esta vez por el camino de "les Arenes", acompañando a su Patrona la Virgen del Buensuceso que vuelve allá donde tiene su cobijo a lo largo del año. Siendo como es un día de esparcimiento general, en el que cada "colla" o pandilla de amigos y familiares se suelen guisar y comer en plena montaña su propia paella, el camino a pie lo hacen mayoritariamente las mujeres mientras que los hombres bajan con los vehículos todos los pertrechos necesarios.
El toldo que ampara del sol o de un inoportuno chubasco, paelleras, leña, alimentos y bebidas, etc. se colocan en coches y tractores que adelantan a la procesión enfilando por el camino del "Pedriset" al objeto de no molestar lo más mínimo a quienes van en romería.

Llegados a la explanada de la Ermita, ya se sabe... Lo primero es descargar los vehículos en el lugar que, año tras año, nos es habitual y como mucho colocar el toldo de rigor. Después se impone el acercamiento al bar ambulante de La Tahona a efectuar la primera "ronda". Puede ser un cortado para los más "delicados" o una "Barretxa" para los más valientes.
Esta la pago yo y la otra la pagas tú se hacen las nueve y media o las diez de la mañana que es cuando la Virgen del Buensuceso llega a la ermita acompañada de los romeros.
Ya dependiendo de las costumbres y creencias, unos se van a misa y otros a almorzar, siendo los segundos mayoría. Es entonces cuando los componentes de cada grupo se van hacia la zona elegida, donde las mujeres esperan haciendo no muy buena cara y es entonces cuando las más diversas viandas hacen su aparición: queso, fiambres, buen jamón y una extraordinaria ensalada es lo acostumbrado, por su sencillez; después es típico partir una sandía que es fruta que siempre liga bien con la fiesta.

Las diferentes pandillas que acuden al ermitorio a pasar este día especial, suelen llevar comida y bebida suficiente y sobrada para pasar el día y otro más si fuera necesario, sin embargo ello no impide múltiples visitas al bar de La Tahona que es, entre otras cosas, lugar de encuentro social entre los vecinos y visitantes. Pocos son los que piden comida, que sin duda también llevan, ya que lo que habitualmente se pide son "los cubatas", cervezas y algún que otro "carajillo". La procesión de gente, mayoritariamente masculina, que se acerca a este improvisado Bar durante todo el santo día es infinita.
Desde hace unos años, alguna de las empresas locales o el propio Ayuntamiento, contratan una paella monumental que se guisa en la propia replaza y hacia las dos de la tarde se da un plato de excelente paella a todos cuantos se acercan a recogerla.
A lo largo del día y muy especialmente por la tarde, los ánimos empiezan a caldearse y se disparan las risas al tiempo que las lenguas empiezan a fallar. Los dueños de La Tahona se frotan las manos viendo que la cola para acceder a sus bebidas se hace interminable. Un negocio sacrificado pero indudablemente próspero habida cuenta que en este momento es el único en que todos los clientes, billete en mano, discuten por pagar.

A media tarde las primeras notas de "Bertín" invitan a unos bailes que no todos pueden realizar, por un problema de verticalidad, siendo habitual que alguno de los presentes quiera también hacer notar al respetable lo escaso de su voz y la falta de entonación. Pero si esta particularidad levanta las risas del público y garantiza la fiesta, no es nada comparado con lo que se hacía 30-40 años atrás cuando, sin ni siquiera tarima montada al efecto, el conjunto musical "La Katanga", situados en la parte más alta de la explanada, amenizaba la tarde en un variopinto conglomerado musical de antiguas jotas y modernas piezas de Mambos y Cha-cha-chás.
Franquet el del carrer Nou, José el de Venancio, el tío Julio el Ferré (pare d'Octavio), el tío Cantares, Carmencita la coixa de Capsanes y algunos más que se quedan en el tintero, unos con guitarras y laudes, otros golpeando un improvisado "Bongo" fabricado con una piel de conejo y un bote de sardinas en aceite, otro raspando una vacía botella de anís. Como vocalistas "el tío Cantares" para las jotas y fandangos y "Carmencita la Coixa de Capsanes" a la que una botella pequeña de Gaseosas SIURANA/BELTRAN, atada por el tapón a un largo cordel, le hacía las veces de micrófono se ocupaba de las Rumbas, Mambos y Cha-cha-chas.

Hay que decir que lo hacían bastante bien pero, ante el contínuo desternillamiento del respetable, se hacía difícil apreciar sus indudables cualidades musicales. Solo con las jotas y fandangos del tío Cantares el público se ponía serio y escuchaba con atención, aplaudiendo a rabiar al finalizar la pieza. Acto seguido Carmencita la coixa cogía el micrófono (gaseosa) y la gente ya se desternillaba antes de empezar a cantar. En las canciones con más ritmo, o cuando los músicos perdían el compás, la "vocalista" cogía un bote vacío de tomate en conserva, chafado por la parte abierta y con piedrecitas dentro (no podía coger dos puesto que con la otra tenía que sujetarse a la muleta) y "trocotroc, trocotroc, trocotroc", a modo de maraca, los instrumentos se acoplaban de inmediato al ritmo correcto ante los aplausos y las risas de los presentes.

El silencio y sonoridad del barranco no precisaba de amplificación para el instrumental y la voz sensual de la cantante, junto a las "refinadas" notas de los músicos (sumados a las carcajadas del público) se esparcían por todos los rincones del barranco invitando a sumarse a la fiesta. La actuación era largamente esperada año tras año y el éxito asegurado por el desparpajo de los "artistas" que aseguraban la risa desternillante de toda la concurrencia. Después, como ahora y como siempre, copa va, copa viene, más de cuatro se pasaban de la raya y el final de fiesta siempre era incierto. Antiguamente eran frecuentes algunas riñas sin maldad ni otra justificación que el exceso de alcohol, después se puso de moda el empujarse unos a otros tirándose dentro de las balsas que hay junto a la fuente, después cortar el camino cruzando un tractor durante tiempo indefinido, impidiendo a la vuelta al pueblo de los tempraneros. Después... ¡alguna otra cosa inventarán!
La fiesta, como siempre, empieza simpática y jovial sacando todos lo mejor de nosotros mismos pero, indefectiblemente, al final de la jornada no hay año en que alguien no dé la nota y siempre ha de escucharse alguna palabra fuera de tono. ¡Cosas de la bebida!

Este año la nota triste y en carne propia, la ha protagonizado Tony el copropietario del Bar local del mismo nombre que, cantando y bailando sobre un contenedor de basura, acabó cayendo al vacio en el bancal bajo la replaza de la ermita, aproximadamente cinco o seis metros de altura, a consecuencia de lo cual se ha roto tibia y peroné. Una nimiedad para lo duro de la caída que hubiera podido, muy fácilmente, convertirlo en un perpétuo lisiado e incluso costarle la vida.
Es la nota negativa correspondiente al presente año 2.010.
El próximo año veremos qué pasa.

EL ÚLTIMO CONDILL

23 de mayo de 2010

0081- LA FELICIDAD, EXTRAÑA CUESTION QUIMICA.

Cada día que pasa estoy más convencido de que la felicidad es una cuestión puramente química que nadie puede todavía controlar. Sin embargo, caso de que así fuera, es más que probable que algún día pudiera darse una dosis de felicidad a un paciente determinado, como una más de las terapias aplicables a determinadas problemáticas psíquicas.
Incluso podrían vender "caramelos de felicidad" que, sin contraindicaciones, podríamos tomarnos en esos instantes en los que, por diferentes circunstancias, lo vemos todo negro. Ese estado de bienestar al que podríamos llamar felicidad, viene dado en determinados momentos de éxtasis provocado por causas o circunstancias externas, favorables para el indivíduo que las disfruta. Visto así, ¿por qué no puede llegar algún día en el que dosis de felicidad puedan tomarse como hoy se toma un café?

No tengo estudios ni fundamento alguno para apoyar estos razonamientos que no son otra cosa más que pensamientos que pasan por mi cabeza. De todas formas creo que, en algunas ocasiones, también los que carecemos de preparación podemos tener ideas. Solo hay que estar vivo y ser sensible a los hechos y circunstancias que nos envuelven día tras día. Solo hay que relajarse y observar la vida que, desde todos los puntos, nos invita a su examen.
Como he dicho en otras ocasiones, un nido en la rama de un árbol o una simple florecilla al borde del camino nos invitan a disfrutar de la vida y a pensar en su grandiosidad. La felicidad y la vida, están en cada uno de los rincones del universo y ante nuestra insignificancia, cabe buscarlas y disfrutarlas en lo más pequeño.
La felicidad ante la consecución de un sueño, como puede ser la compra de una nueva casa, la de un apartamento en la playa, o el cambio del viejo coche por uno nuevo y más grande, etc. dura poco. Ese tipo de felicidad es tan caro como efímero ya que a los pocos dias su disfrute se convierte en pura rutina y salen a la luz los sacrificios que su desembolso conlleva. Hasta para los más ricos, el hecho de serlo se convierte en algo cotidiano, haciéndoles también inviable esa felicidad que nosotros, los más humildes, pensamos que ellos disfrutan de forma permanente.

Estoy convencido de que algo hay en el interior de nuestro cerebro que, en determinadas ocasiones y circunstancias, éste libera haciendo que nos invada ese estado de éxtasis llamado felicidad. Lamentablemente son breves momentos, pero éstos podrían prolongarse en el tiempo y en su frecuencia si todos fuéramos un poco mejores. Sin embargo serlo no siempre es una opción, puesto que nuestra forma de ser nos viene dada al nacer. Aún así quiero creer que esos genes que nos vienen dados por nuestros antecesores, tienen la posibilidad de ser "educados". Es ahí cuando padres, familiares, amigos y entorno general, ejercen aún sin pretenderlo, su influencia en la formación final del indivíduo.

Determinadas drogas dan, al parecer, un estado de agradable inconsciencia y anulan la timidez que la mayor parte de las personas sufrimos. Sus efectos dicen transportarte a otro mundo donde puedes, durante un tiempo, ser el rey de la reunión, pero todos sabemos lo efímero de ese bienestar y los resultados posteriores que conlleva. Aparte la multiplicada sensación de mediocridad que te invade al ser consciente de que el momento vivido no es más que un artificial modo de escape y que la realidad de tu vida es la que es, se suma también la destrucción de tu salud y la dependencia que la propia droga crea.
A partir de ese momento, ya no puedes ser feliz por tus propios medios. El cerebro ya no crea de forma natural esa sustancia que anteriormente te daba momentos satisfactorios. Eres un dependiente y cuando los efectos del producto, cada vez más débiles, pasan y eres consciente de tu realidad, te sientes mil veces más desgraciado que antes de probarlos.

Pero hablemos de cosas más alegres. Hoy me he levantado feliz, sin droga de ninguna clase. Tras la ducha y aseo de rigor, me he tomado un plátano y un yoghourt sin más. No ha llegado el acostumbrado almuerzo en el bar, ni el café cortado que lo adorna al finalizar éste, sin embargo me siento bien sin especial razón para ello.
Bueno... Ahora que lo pienso mejor, si que puede haber una razón para estar un poco más feliz que otro día cualquiera. Una de mis nietas, Inés, cumplió antes de ayer tres añitos y sus padres nos han invitado a comer para celebrarlo. ¿Será eso?
Seguramente porque, como he dicho anteriormente, la felicidad está en lo pequeño ¡no en lo grande! y es viviendo como se aprenden este tipo de cosas.

EL ÚLTIMO CONDILL

22 de mayo de 2010

0080- EL FAMOSO "NIÑO DE LA ESTRELLA".

Supongo que a muchos nada les dirá el nombre de este torero, ni tampoco del poblado que le vió nacer. Pero si el torero fué importante, majestuoso es el enclave donde nació, a pesar de haber llegado a estar prácticamente deshabitado.
Silvino Zafón, "El Niño de la Estrella" nació un 12 de Septiembre de 1.908 en el poblado de La Estrella, término municipal del muy noble pueblo de Mosqueruella (Teruel).
Esa importante aldea turolense, situada entre Vilafranca del Cid y Vistabella del Maestrazgo y a 15 Km de Mosqueruela (por pista de tierra) solo tiene en este momento dos habitantes (Juan-Martín y Sinforosa), dos ancianos que custodian el lugar y que, con una amabilidad y paciencia sin límites, acompañan a cuantos están interesados mostrándoles el Santuario y hospederías a la vez que les cuentan su historia y leyendas. Casa Vieja u Hospital de Peregrinos del s.XVII, junto a la iglesia y Casa Nueva o Noble del s.XVIII con portada de sillería y escudo que alberga a los romeros en fiestas. Cerrando la plaza edificio barroco del s.XVIII con piedra vista, portada fechada en 1.709 y alero de madera. Ubicado el poblado en el fondo de tan impresionante barranco y consiguientemente sin agua corriente, ni luz, ni teléfono, ni televisión, ellos dicen estar a gusto y no echar de menos ninguna de las comodidades que para el resto de los mortales son irrenunciables.

En los tiempos de Silvino Zafón la aldea de La Estrella reunía a más de cuarenta familias y alrededor de unas 160 personas, muchas de ellas niños que tenían allí mismo su correspondiente escuela. Parece ser que los vecinos se dedicaban principalmente al cultivo de la vid por lo que antiguamente se hacía una segunda romería hacia principios de Noviembre, también compartida por los "Chinchirinos", o Mosqueruelanos, que festejaba el fin de la recogida de la uva y fiesta patronal a San Martín. Como era costumbre entonces, más de una de aquellas masías ejercía también de taberna en la que los aldeanos alternaban con algún vaso de vino con el que reconfortarse de las interminables jornadas de duro trabajo. Y siempre presente, para orgullo de todos los vecinos, el Santuario que alberga a la Santísima Virgen de la Estrella y que preside todo el conjunto, aledaño al río Montlleó.

Pobres de solemnidad, los padres de Silvino decidieron probar fortuna en otras latitudes motivo por el cual en 1.920 se trasladaron a Barcelona.
Con apenas doce años de edad, Silvino aprendió el oficio de panadero en esta importante ciudad y se impregnó rápidamente de la afición taurina, aprendiendo a usar capa y muleta. En el año 1.928 debutó como novillero en la Plaza de Toros de Vinaroz, con el nombre artístico de Silvino Rodríguez. Después de algunos años toreando en las ferias de pueblos y ciudades, debutó en la Plaza de las Ventas de Madrid el día 28 de Junio de 1.930, alternando con Eliseo Capilla, en un ascenso imparable que le llevó por las más importantes plazas españolas. A petición de todos los vecinos de Vilafranca del Cid, el año 1.933 inauguró la plaza de toros de esta población vecina de su aldea natal, en un acto muy emotivo para él y para toda su familia.
Ya en plena Guerra Civil, tomó la alternativa en Barcelona, el día 16 de Mayo de 1.937 de manos de Pedro Basauri con toros de Pellón. Solo toreó dos corridas más, ambas en Barcelona, incorporándose de inmediato a la 96 Brigada Mixta y entrando en combate en el frente de Teruel bajo las órdenes del bando republicano.


Acabada la guerra, en represalia a su conocida ideología y fuerte implicación republicana, las nuevas autoridades no le reconocieron la alternativa tomada en 1.937 y tuvo que volver al escalafón de novilleros, reapareciendo en la Plaza de las Arenas de Barcelona el 8 de Junio de 1.939, pero ya marginado por público y empresarios que le reconocían como consumado enemigo del Régimen.
Con posteridad a la Guerra Civíl, la aldea de La estrella y todo el barranco en general fué territorio "maqui" y lugar de paso de éstos hacia Valencia. En 1.945 Silvino fué detenido, acusado de pertenecer a los maquis de Teruel y Zaragoza, saliendo en libertad en 1.947 lo que aprovechó de inmediato para torear una última corrida en Linares.
Presionado por los servicios secretos españoles, decidió emigrar a Francia donde siguió vinculado al mundo taurino. Murió por accidente de moto el 14 de Marzo de 1.963 en Orange, a los 54 años de edad.
El 7 de Septiembre de 2.008 las autoridades de Vilafranca, conmemorando el 75 aniversario de la inauguración de la plaza de toros, han rendido homenaje a este insigne torero y vecino colocando su estatua, a tamaño natural, en la entrada principal de la misma.
Esta es (muy resumida) la historia de un gran torero, que pudo ser larga y gloriosa y no lo fué por las cosas de la política y del momento que le tocó vivir.

Los pormenores de su vida artística, están recogidos más ampliamente en la Enciclopedia taurina "Los Toros", una iniciativa de José Ortega y Gasset, sugerida por la editorial Espasa-Calpe y encargada a José María Cossío que ha sido considerada la obra más importante realizada sobre esta actividad.
Eran tantas las leyendas sobre el poblado de la Estrella, que en todo el Maestrazgo se tenía por un pueblo maldito. Construído el santuario por los templarios, se dice que la hospedería anexa fué lugar de acogida de amantes de los nobles de la Corte y de hijas ilegítimas, conociéndose entre los lugareños como "La paridera del rey". Dice la leyenda que una de esas mujeres dió a luz un niño que le fué inmediatamente arrebatado. Acudió ésta a la virgen a quien pidió la desgracia de quien le quitó a su hijo, pero la Virgen no le escuchó. Desesperada subió a lo alto de la montaña y, a cambio de su alma, pactó con el diablo la destrucción del poblado que se llevó a cabo al siguiente día por medio de una fuerte tormenta. Ésta leyenda hace referencia a la gran riada del 9 de Octubre de 1.883 que en solo una hora (7 a 8 de la tarde) destruyó una gran parte de las sencillas viviendas y en la que hubo 22 muertos y 5 desaparecidos. De las 45 casas, 16 desaparecieron completamente y la mitad de las restantes quedaron en ruínas.

Apartado de cualquier carretera y como único camino el que accede al poblado, un silencio sepulcral invade el lugar, solo roto por el corretear del río Montlleó en caso de lluvia reciente. Todos cuantos conocen el paraje lo califican de extraño y endiabladamente desolado.
Llamado por las gentes de Mosqueruela "La Villeta" es un lugar misterioso donde en la noche de San Lorenzo los meteoritos caen en cantidad espectacular, muchos de ellos sobre la propia ermita. En la parte alta del poblado están las ruinas del "Castillo del Mallo", antiguo poblado prehistórico y lugar donde se dice que se llevó a cabo el pacto satánico para su destrucción. El puente romano que permite cruzar el Montlleó, se dice que forma parte de la antigua calzada que comunicaba Tarraco con Mérida.

Prácticamente despoblada la aldea de La Estrella era, hasta hace bien poco, un fantasmagórico conglomerado de masías ruinosas. Aunque las cosas poco han cambiado,
estas pasadas décadas de explosión construcctiva se ha arreglado alguna casa y se ha evitado que caigan otras evitando su total desaparición. Aunque solo sea algún esporádico fin de semana, especialmente en época veraniega, la aldea de La Estrella vuelve a revivir parte de aquellos tiempos de antaño y su plaza, frente a la gloriosa Ermita, es cita obligada de caminantes y curiosos así como de alguno de los descendientes de aquellos que nacieron y murieron aquí.
El "Niño de la Estrella" ya no volverá y tampoco los protagonistas de tan interesantes leyendas, pero su recuerdo permanecerá vivo y presente en esta aldea que no morirá nunca, gracias a su ilustre moradora la Virgen de la Estrella que cada año recibe a sus hijos, los vecinos de Mosqueruela que, en romería, la visitan cada año el último domingo del mes de Mayo.

Este año de 2.010, la Romería sale desde Mosqueruela el día 30 de Mayo, a las 14,00h para llegar a La Estrella hacia las 20,00h. Siguiendo la tradición se obsequiará a todos los presentes con una cena de "olla de judías con morro", buen pan y mejor vino. Después baile hasta altas horas de la madrugada y descanso en el albergue, un descanso en el que solo los viejos caen puesto que la fiesta se convierte en interminable.
Y es que allí, el lunes 31 la fiesta sigue...

EL ÚLTIMO CONDILL

19 de mayo de 2010

0079- CABANES Y EL AUTOBUS DE LA RIBERA.

Todos conocen el actual autobús de Cabanes-La Ribera-Oropesa, pero hay que tener cumplidos un mínimo de 50 años para saber lo que era el "Cotxe de Línea de la Ribera", su funcionamiento y las prestaciones que desempeñaba a diario unas décadas atrás.
Especialmente en las de los 50 y 60 del pasado siglo XX, cuando ya la economía empezaba a salir del hondo pozo de la posguerra española, el "Cotxe de Línea de la Ribera" era en Cabanes pieza fundamental para ricos y pobres. Todavía en ausencia, prácticamente total, de coches y tractores que llevaran a los campos costeros a dueños de las fincas y trabajadores, "el Cotxe de Línea" era imprescindible para hacer llegar rápidamente la mano de obra.

Trabajándose todavía la tierra con mulos y arado manual, dueño o encargado empezaban el viaje de 12 Km. hacia las cinco de la mañana con los carros y "matxo" del ronzal, mientras que mujeres o empleados lo hacían a las siete y media, que era la hora en la que el citado Cotxe de Línea salía del "Garatxe", ubicado en lo que actualmente es Ruralcaja y que venía a llegar a su destino más o menos al mismo tiempo que los carros.
Aprovecho el momento para recordar a la juventud, que pueda desconocer el asunto, que al construirse el edificio de la Cooperativa y Caja Rural, la familia Cuevas (Autos Mediterráneo) pusieron como condición para el desalojo del Garage de la compañía, que dicho edificio siguiera albergando la Parada Oficial motivo por el cual, aunque sea de forma testimonial, sigue habiendo un banco para los posibles viajeros que puedan "esperar" a un autobús que actualmente ya no pasa por esa plaza.
Aparte del tradicional cultivo del naranjo, mayormente instalado en fincas de gente pudiente, era común y más habitual entre la gente humilde la viña de moscatel o almendros y algarrobos que, en un deseo de aprovechar al máximo las escasas tierras de labor disponibles, se veían doblados por algunos surcos de guisantes entonces una siembra muy popular.

Todo manual, la mano de obra empleada para sacar adelante el cultivo y su recolección era tan masiva que, especialmente en las fechas de recolección, se hacía imprescindible reforzar la Línea con otro autobús más.
Por la tarde, a su salida del "Garatge" que había en el propio Empalme de la Ribera, el autobús ya iba casi completo y quedaban pendientes de recoger las personas que esperaban en las paradas de "El Pintxo", "Revolta de Montoliu" y "Camí del Borseral" en las que esperaban al menos ocho o diez personas más por parada, siendo frecuente que también en el "Plà de Perol" esperaran algunos más. Los autobuses repletos hasta los topes, el pasillo central repleto de gente de pie y con más de una docena de personas instaladas en la baca del vehículo, colgado alguno en la escalera de acceso al techo, iniciaba la marcha hacia el pueblo en un viaje que actualmente apenas si es posible ver en los documentales de los paises más atrasados del mundo.

España también lo era en ese momento por diversas causas, especialmente por haber salido recientemente de una Guerra Civil que de todos es sabido es la más dura de las guerras, así como del bloqueo internacional a que la dictadura de Franco fue sometida por parte de los paises europeos.
Creo que no es difícil imaginar, para la juventud que no ha conocido esta realidad, un autobús antiquísimo con los asientos ocupados por gente mayor, muchos de ellos con niños en el regazo, el pasillo a rebosar como sardinas en lata y el techo del vehículo o baca, completo hasta los topes con hombres y sacos con las herramientas y algún puñado de patatas, naranjas, etc. para la casa. En la cuesta, con tantos pasajeros y la dificultad de adelantar, con solo cuatro coches que había en el pueblo ya había retenciones. Eso sin contar la posibilidad de incluir la compañía de algún perro que, aunque no autorizado a subir, siempre era camuflado por su dueño, aumentando la carga.

Las 25/30 plazas se veían diariamente convertidas en 50/60, para alegría de los dueños de los autobuses, la cabanense familia Cuevas, que se frotaba las manos viendo la recaudación. No tanto cuando el vehículo rompía una rueda o se salía de la estrecha calzada de tierra al intentar apartarse de algún otro vehículo, mayormente carros, o al querer esquivar alguno de los muchos baches que permanentemente había, a pesar del esfuerzo que el suegro de "Pepe el Valent", peón-caminero oficial de esta carretera, le dedicaba todos los días del año. Hacia los años 60 ya se asfaltó pero de forma bastante rudimentaria, por lo que prontamente los baches volvieron esta vez más duros si cabe y de solución imposible para el peón, que se limitaba a limpiar las cunetas. Evitarlos se hacía tarea imposible para el sufrido conductor "el tío Adolfo", suegro de Carmen y abuelo por tanto de "Adolfo" y de "Migue", a pesar de ser todo un veterano en estas lides. La única solución era la fuerza de los mismos pasajeros o esperar que otro vehículo de la compañía sacara al anterior del atolladero, lo cual podía retrasarse dos horas o más en una época sin móviles.

Aquellos vehículos, de no más de 30/40 cv de potencia y con una suspensión no preparada para tan excesiva carga, subía las empinadas cuestas a menos de 20 Km./hora, bramando el motor que apenas podía con los pasajeros y en medio de una humareda que hacía presagiar la rotura del motor o de cualquiera de sus piezas.
Los cristales de las ventanillas, todas bajadas aún en medio del más crudo invierno, no impedían que los usuarios sudaran la gota gorda en aquellos desplazamientos, a excepción de los que iban sobre el techo del vehículo que tenían garantizado el incurable resfriado durante todo el invierno. Los 12 Km. se hacían largos por la incomodidad del viaje que era, además, final de una jornada siempre dura pero, aún así, significaba para los sufridos pasajeros una especie de fiesta; por la consiguiente tertulia y especialmente porque subir en el autobús implicaba el abandono del trabajo una hora antes de lo que era habitual. Por aquel entonces la jornada, en verano, solía ser hasta las seis o siete de la tarde pero, saliendo el "Cotxe" desde el garage a las seis, había que parar el trabajo a las cinco y media como mucho, a fin de poder llegar a su parada más próxima.

En el autobús, si la asfixia lo permitía, la tertulia derivaba sobre el trabajo realizado, la cosecha y los precios que la acompañaban, cuando no del tiempo o de la política, esto último mirando siempre quien había cerca a fin de no llamar la atención de viajeros del bando contrario.
Así eran las cosas entonces. Trabajo no faltaba y tampoco el pan en aquellos tiempos, pero apenas podía ahorrarse una sola peseta y se comía lo que el campo ofrecía según la temporada. En la tienda de ultramarinos la caja era escasa pues las compras eran las mínimas imprecindibles; unas sardinas (de bota o en aceite), unas "gañas" o recortes de bacalao o un trozo de tocino (seco o fresco para poner en las brasas) era lo que comunmente se comía los días de campo, que eran prácticamente todos. Por la noche, un puñado de arroz caldoso, sin carne, unas gachas o unas patatas hervidas con verdura eran el primero y único plato. Fruta cuando la tenías de tu propia cosecha. Si te quejabas...
Mai menos! -era la respuesta de los mayores.

EL ÚLTIMO CONDILL

17 de mayo de 2010

0078- LA TEMPORADA MICOLÓGICA 2.010 CONTINÚA.

A primeros de Abril de este mismo año de 2.010 me ví gratamente sorprendido al encontrar, por primera vez en mi ya larga vida (voy a por los 62) más de media cesta de Colmenillas en mi pueblo (Cabanes) situado a unos 8 Km. (en línea recta) de la costa y a menos de 300 m. de altitud. Hubiera apostado mi vida (tanto no) que era ésta una seta de alta montaña ya que jamás había visto aquí un solo ejemplar.

Hoy, después de cuatro o cinco viajes infructuosos y cuando ya empezaba a desesperar, ha llegado una nueva sorpresa en forma de Marzuelos esta vez en el lugar que corresponde, o sea, a 1.500 m. de altitud. Sin embargo, hasta ahora siempre había empezado a encontrar el Hygrophorus Marzuolus a finales de Marzo o primeros de Abril y este año es hoy, a mediados de Mayo, cuando encuentro los primeros ejemplares.

Como podeis ver en la foto recogí algo menos de dos kilos en total con la particularidad de que, al retrasarse tanto su salida, los Marzuelos se están uniendo este año a la Senderuela; la famosa Marasmius Oreades que, aunque poco carnosa, se considera una de las mejores setas de primavera. Una seta fragil, extremadamente perfumada y catalogada como "excelente" que muy especialmente lo es, al menos para tortillas y revueltos, con la ventaja añadida de poder secarlas perfectamente si hay suerte y recoges cantidad.
Naturalmente se hace obligada la búsqueda de nuevos ejemplares el próximo fin de semana. Ya contaré lo que acontezca.

De todas formas el viaje creo que no será en ningún caso perdido puesto que he localizado parte de la historia del famoso torero "El Niño de la Estrella" e, independientemente a la localización o no de triunfos fúngicos, espero hacerme con alguna pincelada de la vida de este histórico torero nacido y criado en el poblado de La Estrella, frontera entre Teruel y Castellón. Esta aldea, hoy prácticamente abandonada puesto que solo quedan dos vecinos, está en el término municipal de Mosqueruela y es lugar de peregrinación y romería, por estar allí ubicada la Ermita de la Virgen de la Estrella, Patrona de la citada localidad de Mosqueruela.
De dimensiones importantes, esta aldea llegó a albergar a más de cuarenta familias y tuvo su propia escuela hasta la segunda mitad del siglo XX, pero de todo ello ya se hablará en su momento.
Hasta entonces, un saludo.

EL ÚLTIMO CONDILL

13 de mayo de 2010

0077- LA ALEACION Y SUS CONSECUENCIAS.

Como todos sabemos la aleación no es otra cosa que la fundición y mezcla de diferentes metales, que tiene como resultado un metal diferente. La dureza de uno y la bondad de otro se unen dando como resultado un metal nuevo de resultado incierto, siempre que las cualidades de uno u otro sean desconocidas. Cuando se conocen pueden establecerse las proporciones exactas para obtener el resultado que se pretende. Lo anterior es válido cuando se trata de metalúrgica, pero también y muy especialmente en el caso de la química. La unión de dos productos crea un tercero que, en gran parte de los casos, nada tiene que ver con aquellos de los que proviene. Así ocurre con buena parte de la naturaleza, que cada día crea nuevas especies y destruye otras, no siempre para bien.

Nuestro planeta es un mundo cambiante, donde la fuerza y la inteligencia dominan y destruyen la bondad de las especies débiles. Es más, por extraño que nos parezca, cuando la fuerza y la inteligencia se enfrentan entre sí, rara vez es la inteligencia la que triunfa. La inteligencia sopesa pros y contras antes de actuar, mientras que la fuerza empuja directamente arrollando normalmente al contrario. Esto indica una debilidad de la inteligencia frente a la fuerza y tratándose, como se trata, de vencer al adversario en la mayor parte de las ocasiones es la fuerza la que generalmente triunfa en todas las lides.
El inteligente se rebela, incluso consigo mismo, al pensar: ¿Como es posible que este descerebrado me domine? Pero para entonces... ¡la batalla ya está perdida!
En un nido, cuando los padres no acarrean al nido la comida suficiente para satisfacer el hambre de todos los polluelos, el débil muere y poco importa a quienes sobreviven que su hermano haya muerto de hambre por culpa de su egoismo. No debería de ser así. Este mundo sería mucho mejor si la naturaleza se dejara guiar por la inteligencia y la bondad, pero todos sabemos que eso es una utopía que no ha visto ni verá jamás la luz.

Analizado en profundidad y desde una perspectiva inteligente, está el dicho popular que dice que... "Cuando no puedas vencer a tu enemigo, únete a él". Este planteamiento es válido en las relaciones profesionales e incluso en las personales y hasta en las sentimentales.
Naturalmente es mucho mejor, entre la pareja, el entendimiento y la entrega absoluta del uno al otro sin la existencia de roles, pero cuando esto no ocurre que es en la mayor parte de los casos, es cuando hay que poner en marcha el mecanismo de la inteligencia. Cuando el inteligente lucha contra el fuerte, saber jugar la partida es lo único que tiene el primero para decantar la balanza a su favor. Si el amor, la bondad y la inteligencia (en ese orden) dominaran el mundo, ninguna estrategia sería necesaria. Nuestra única preocupación sería vivir, sin más... Una situación parecida a esa idílica forma de pensar, es lo que ocurría antaño cuando, por absoluta falta de todo, no había intereses en los que pensar...

Por tanto doy cierre a esta entrada refiriéndome al enfoque, tan diferente respecto al actual, que dábamos a una relación de pareja unas décadas atrás, cuando nos dejábamos llevar por el amor y la ilusión, sin planeamientos de ningún tipo y cuando los hijos llegaban en número y fecha sin determinar. Una locura, lo sé, pero así era las cosas entonces...
Un día ya muy lejano dando un paseo con mi novia Montse, ambos a bordo de mi flamante SEAT-600, miré hacia atrás y le dije:
- Hemos de llenar ese asiento de niños...
Ella me miró enamorada y dijo que sí, que haríamos lo posible por conseguirlo. ¡Vaya si lo conseguimos! Hubo que cambiar de coche porque, el "600" era un coche ciertamente pequeño...
La vida es, sobre todo, ilusión. Amor e ilusión. Y quien no sabe verla de este modo tiene pocas posibilidades de alcanzar esa mínima felicidad, tan necesaria para soportar las muchas problemáticas que la vida cotidiana lleva consigo.
Los padres, en este caso abuelos ya, no tenemos otra ilusión que la de ver consolidada la vida de nuestros hijos y que los nietos vivan y crezcan con salud y alegría. Nada podemos hacer, más que desearlo con todas nuestras fuerzas y apoyarles en lo que buenamente podamos para que todo llegue a buen término.
Sin embargo no podemos ni queremos influir en el desarrollo de la vida de nuestros hijos. Los jóvenes y los viejos pueden vivir juntos, incluso en la misma casa, pero cada cual tiene que vivir su vida y a su manera.

En las ideas y decisiones de unos no tienen cabida las de los demás. Menos aún las de los viejos. Los aciertos y los fracasos de los jóvenes han de ser suyos.
Los padres podemos (como mucho) opinar, pero mejor si no lo hacemos. Intentar influir en sus decisiones es un riesgo demasiado alto que no debemos asumir. Todo en esta vida es cambiante y para nosotros, que venimos de una generación anterior, el presente es muy diferente a la época que nos tocó vivir.
Queramos o no, estamos anclados en el pasado y nuestra opinión no cuenta ni debe contar. Los hijos y los nietos son el presente y el futuro y mirarles a ellos es hacerlo a nosotros mismos unas décadas atrás.
Nuestra oportunidad ya pasó. Es historia, nuestra insignificante historia... Una historia de sombras, pero también de momentos felices. Se trata simplemente de recordar los mejores y de olvidar, en lo posible, aquellos que nos hicieron sufrir.
No es fácil, pero hay que intentarlo...

EL ÚLTIMO CONDILL

11 de mayo de 2010

0076- CABANES, EL ASUNTO TIENE TELA.

Como es lógico y natural empiezo mi relato en la "década de los 50" ya que, nacido yo en 1.949, es la primera que puedo recordar.
Como dice el título de la entrada, "el asunto tiene tela", puesto que hago un breve recorrido por los negocios de Cabanes dedicados a la venta de tejidos y prendas de vestir, desde el momento de finalizar la Guerra Civil española hasta nuestros días.
Cuestión importante, a la hora de realizar balance sobre negocios dedicados a este menester, es hacer constar que al hablar de Cabanes lo hacemos de un pueblo de apenas 2.400 habitantes y con el hándicap de estar situado a 25 Km. de la capital de la provincia, lo que dificulta todavía más el éxito de este tipo de comercios, con una oferta extraordinaria en las grandes ciudades y en permanente cambio de modas y costumbres.
Dicho esto, vengo a recordar que la primera tienda de ropa o "botiga" que se ilumina en mi memoria es Tejidos Paco, un establecimiento situado en la calle de San Vicente, esquina calle de la Morera (hoy Obispo Gavaldá). El dueño se llamaba "Paco el Botiguer" y, según tengo entendido tuvo abierta la tienda de Tejidos y Confecciones durante más de veinte años, traspasándola después a Castellón. El hijo, que le ayudaba en el negocio, marcharía también a Francia, donde montó una Residencia de Ancianos.

Coetáneo del anterior y con bastante más importancia y duración en el tiempo, estaba también "Tejidos Cuevas" situada en el número 2 de la calle de San Vicente, esquina a Plaza del Generalísimo (hoy "dels Hostals") y que actualmente ocupa la farmacia de Josefa Gilabert (Fefa).
A mi modesto entender y rogando que nadie se enfade por el comentario, creo que Tejidos Cuevas ha sido el comercio de telas más importante que ha habido en Cabanes.
Ya en sus inicios Tejidos Cuevas era una "tienda de capital"; amplios anaqueles de madera repletos de rollos de telas de todos los dibujos y colores, tanto para trajes de caballero como para vestidos de señora y para todas las estaciones del año, así como mantas, colchas, toallas y prendas confeccionadas.
Tanto era así que sus clientes no lo eran en exclusiva de la localidad sino que, la mayor parte de las gentes del Plà de l'Arc y algunos de pueblos limítrofes como Benlloch, Vilanova, La Serra, etc. bajaban también a comprar en Cabanes telas y vestidos que en su pueblo no encontraban. La falta de competencia en su categoría y la ausencia de los mercadillos, actualmente tan populares, convirtieron a Tejidos Cuevas en un referente comarcal y negocio interesante que se mantuvo activo durante más de treinta años.

De posición social acomodada, la familia Cuevas era propietaria también de un gran patrimonio en fincas rústicas, especialmente en la Ribera de Cabanes, amén del establecimiento de Tejidos y un floreciente negocio de Transporte de viajeros (Autos Mediterráneo) por lo que, al detectar las primeras dificultades, el negocio de telas fué cerrado.
Siendo posiblemente la familia más rica de la localidad, en el bautizo de sus hijos, aparte de lanzar los tradicionales caramelos, en una cantidad nunca vista en nuestro pueblo, también se tiraron gran cantidad de monedas de todos los valores en circulación, principalmente pesetas "rubias" y monedas de 50 cts (dos quinsets foradats) así como de 5 y 10 cts. (del cavallet).
El gentío era espectacular; desde la "tenda de Oviedo" hasta la de "Erondina la Vulgaua" y desde el "molí de Borrás" al "Café dels Frares" y "Garatge". Una multitud de gente de todas las edades y condición competía por acaparar el mayor número posible de dinero y golosinas, aplastando manos y dedos en una lucha sin cuartel.

Situados en las terrazas superiores y en los grandes balcones de su enorme casa, padres de la criatura, padrinos y familiares más cercanos hacían lo posible por hacer llegar sus "lanzamientos" a todos los rincones de la inmensa mole pero ello no era siempre posible y el griterío era ensordecedor. El momento culminante y final del lanzamiento fué un puñado de pesetas de papel. Los pequeños billetes empezaron a bajar lentamente, frenados por el aire caliente que emanaba de la multitud enfervorizada. Grandes empujones y caídas se sucedieron haciendo imposible la permanencia de los niños en el lugar. Habiendo personas que ponían su pié encima de tu mano para poder asegurar un simple caramelo, podemos imaginar perfectamente lo que ocurriría con el dinero...

A todo esto una de las chicas de la localidad (Pilar Amer) había empezado relación con un chico de Benicarló (Elías Nager Millán) cuyos padres tenían negocio de telas y confección, por lo que vieron la posibilidad de montar ese mismo negocio en Cabanes para el futuro matrimonio. Aunque digo que Elías era de Benicarló su familia, al menos su madre, tengo entendido que era de Cinctorres. De todas formas no lo tengo confirmado puesto que las personas localizadas en esa población son de apellido Milian y no Millán. En fin...(?)Volviendo al hilo de la cuestión, así se realizó lo proyectado y tras la boda de la pareja "Tejidos Nager" abrió sus puertas en Cabanes, aunque poniendo más énfasis en la rama de la confección que en la de telas y siempre con gran aceptación de los vecinos que nunca han dejado de comprar sus productos hasta el día de su cierre.

Elías se integró perfectamente y desde el primer momento con las gentes de Cabanes y, al contar con los estudios suficientes, unos años después entró a trabajar en la Caja Rural de la localidad siendo durante un largo periodo Director de la misma, por lo que el negocio de Tejidos supongo que tendría como titular a su esposa "Pilarín", diminutivo con el que se conoce popularmente a su mujer.
El escaparate de su establecimiento ha sido, desde siempre, anuncio de todos los eventos de la localidad y ubicación de Trofeos de cuantas competiciones se han celebrado en el municipio ya que sus propietarios siempre han tenido a bien participar en todo aquello que las diferentes asociaciones locales les han propuesto.
El matrimonio cerró por jubilación hace un par de años. De todas formas el popular mercado semanal, los vehículos que tienen todas la familias y la cercanía de Castellón, ya habían mermado notablemente un negocio de modas tan efímeras, haciéndolo inviable para sus hijos que han decantado sus vidas al estudio y ejercicio de otras profesiones.


Durante los casi setenta años de vigencia, cubiertos por los comentados negocios de Paco "el Botiguer", Tejidos Cuevas y Tejidos Nager, ocurrió de todo...
1.- Carmen "la Xata" abrió este mismo negocio unos años después en la entonces Plaza del Generalísimo (hoy dels Hostals) aunque ya prácticamente en la confluencia con la calle del Capitán Cortés (hoy de la Font). Tienda con buen escaparate y gran profusión de telas y tejidos que compaginaba con el negocio fotográfico.
2.- El local de la familia Cuevas, primeramente alquilado a Electrodomésticos Avenida, lo fué después a "Teresita la de Bonet" que, aprovechando su oficio de modista, abrió nuevamente este local como comercio de Tejidos.
3.- Para disgusto de aquellos que pagaban religiosamente todos los impuestos que el gobierno estipulaba, durante algunos años, la "tía Cursaca" en su casa de la "Bassa d'Amunt" vendía toda clase de telas y confecciones que traía de Barcelona, sin abrir negocio al público y por lo tanto en competencia desleal.
4.- Hacia los años 80 también Elena, la hija de "Losar la Gitana", aprovechando el oficio de modista de su madre, abrió al público en la calle Delegado Valera una amplia tienda de ropa confeccionada, que cerraría unos años después.
5.- También por aquella época abrió tienda de Confecciones, en la calle de Ramón y Cajal, María Consuelo "la de Germanet", negocio que también duró pocos años.

Capítulo importante, al efecto de restar clientes y rentabilidad a las tiendas de tejidos y confección, estaba el hecho (algunas veces legal) de que sastres y modistas brindaban a sus clientes la posibilidad de venderles las telas de los trajes y vestidos que éstos confeccionarían después.
Demasiadas cosas estaban en contra del negocio del tejido, impidiendo las ventas mínimas necesarias para poder sobrevivir. Cierto es que, unido a las telas para trajes y vestidos, uno encontraba en estos establecimientos mantas ropa interior y cualquier otro artículo de mercería, pero el aumento de impuestos y las mermadas ventas impidieron el esplendor que sin duda sus dueños merecían, en base a la inversión realizada.
Es curioso que en tiempos de miseria general pudieran sobrevivir y que, sin embargo, no pudieran hacerlo cuando ya todos los problemas económicos empezaban a solucionarse. Sin embargo así era y poco a poco todos los negocios de este tipo fueron cerrando. El problema era justamente la modernidad.


El "prêt à porter" tuvo la culpa, una palabra francesa que acabó con la profesión. Una palabreja que significa que todo cuanto uno pueda necesitar en materia de vestir, está ya confeccionado de antemano sea cual sea tu talla. Así nos queda a más de cuatro lo que compramos, si no fuera por los talleres del propio comercio, por los llamados "Retocs", o por personajes tan populares en Cabanes como "Teresita la de Bonet", "Ortensia la del secretari" o "Maruja, la Pitarca", etc. que, con sus sabios puntazos, sacan de aquí y meten de allá lo que se tercie, para satisfacción de sus clientes que dejan de parecer payasos de circo, para convertirse en verdaderos "Dandys".
Debido a lo relatado anteriormente, desaparecieron los sastres y las modistas y también las tiendas de Tejidos. Pero no solo en los pueblos, también en las ciudades.
Como en tantas cosas de la vida... ¡Nada es para siempre!

EL ÚLTIMO CONDILL