31 de marzo de 2010

0051- LA PRIMAVERA... ¿LA SANGRE ALTERA?

Mucho ha llovido desde que este refrán fue inventado.
Empiezo a estar viejo y son ya muchas las veces que he repetido lo de la lluvia, pero mi costumbre de hablar de aquello que pasó tantos años atrás me obliga a emplear repetidamente la coletilla.
La cuestión que nos ocupa en el día de hoy es analizar lo que pensaba el autor de la frase en cuestión y si tiene aplicación en el mundo actual.
Personalmente pienso que no.

Que "la primavera la sangre altera" no es una frase manida, sino que está médicamente confirmado. Pero no en el sentido que la mayoría pensamos; el nombre que la medicina da a este trastorno se llama astenia primaveral. Lo sufre un 10% de la población y los síntomas son cansancio, agotamiento y decaimiento general que, además, no tiene tratamiento.
Pero no vamos a hablar de cosas tristes, sino de las alegres.
Está claro que el ser humano no tiene época de celo, sino que está en celo permanente. El resto de los animales y para decirlo de forma general, que no exacta, entran en celo una vez al año y es normalmente en primavera. De ahí, con toda probabilidad, viene el refrán.

Pero... ¿que ocurre allá donde la temperatura es alta y permanente a lo largo de todo el año? Pues bien, al parecer, en estas latitudes los animales tienen una especie de reloj biológico que también suele sonar en primavera. En cuanto al corazón del ser humano, supongo que en esas latitudes no aumentará en primavera de pulsaciones porque... ¡los excesos nunca fueron buenos! y si en invierno están a treinta grados y trabajando a marchas forzadas día sí y otro también... ¿qué pasará en la primavera?
Naturalmente podríamos hablar en serio y decir que la Primavera es la estación del año en la que la vida, contenida durante los meses invernales, explota en todos los sentidos. La que hace brotar las flores de árboles y plantas y la que obliga a todos los animalitos del mundo a ejercer el obligado cumplimiento de la ley natural de la procreación, de la continuación de la especie; pero eso ya lo sabemos todos.
Resulta más ameno decir que "a fuerza de ayuno, llega la Pascua" y que con ella llega la primavera, las flores por doquier, el calorcillo de la brisa marina, los pantalones ajustados y las faldas cortas de las chicas jóvenes y la alegría general. Las terrazas se llenan de gente y se respira otro ambiente, otra forma de ver el día a día y el mundo en general.

Un 80% de la gente opina, que prefiere tener sexo sin amor que amor sin sexo. Esa misma encuesta nos aclara que las mujeres luchan más por mantener encendida la llama del amor. Sin embargo el hombre pone más de su parte en que el interés por el sexo no desaparezca.
La pregunta es obligada, si la primavera despierta el interés sexual, ¿qué se podría hacer para que su efecto pudiera prolongarse a lo largo de todo el año y cual podría ser el remedio para que la apatía no se instalara en la pareja?
Ahí las respuestas ya se complican. Romper la rutina, juguetes sexuales y hasta la entrada de participantes externos, son respuestas dadas por los participantes, pero eso ya está fuera de un criterio ético y natural de pareja, en el que no quiero entrar. Incluso hay un porcentaje bastante elevado que piensa que la infidelidad ocasional puede ayudar a que la pareja no se desmorone (?)

La verdad es que las libertades que ahora disfrutamos y que pocos dudan que son lo mejor del tiempo actual que nos ha tocado vivir, están empezando a semejarse a la "Sodoma y Gomorra" de la que nos habla el Antiguo Testamento... ¿Habrá de arrepentirse algún día la juventud actual de los "excesos" que, según la opinión de algunas personas, está disfrutando?
También podríamos hablar de los esfuerzos que, especialmente las mujeres (no todas, claro) hacen por arreglar un poco la redondeada silueta conseguida a base de chuletas y patatas fritas a lo largo del invierno.

Para ello podríamos empezar por un chiste que realmente es una...
ORACIÓN PARA ANTES DE COMER.
¡Señor...! Si no puedes
hacerme adelgazar,
haz que engorden
todas mis amigas. Amén.
En primavera todos en general, pero especialmente si eres mujer, o tienes que acudir al gimnasio o ponerte a dieta, no sea que cuando pasees por la playa con tu biquini recién estrenado, alguien te diga que estás como un tanque.
Y no se te ocurra responderle, ya que puede añadir:
¡Y además de guerra!

EL ÚLTIMO CONDIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario