6 de diciembre de 2012

0866- LOS GITANOS - Europeos primitivos vigentes.

Los pueblos primitivos siempre están relacionados con la naturaleza y su estructura social nos recuerda la importante relación entre ésta y el ser humano. Es verdad que todo va evolucionando, pero siempre hay grupos que logran mantener muchas de sus tradiciones básicas. Los Zíngaros (o Gitanos) son uno de esos escasos pueblos nómadas que quedan en Europa.  Se dice que el vocablo "gitano" procede de la palabra egiptano motivo por el cual, hasta bien entrado el siglo XV, se creía que este pueblo era originario de ese país norteafricano. En sus primeras incursiones a occidente, ellos mismos se presentaban como nobles egipcianos. El año 1.425 dos jefes de un grupo romaní pidieron un salvoconducto al rey de Aragón Fernando II en el que se hacían llamar "condes de Egipto Menor"


Los gitanos han llevado desde siempre un estilo de vida prácticamente nómada. Inicialmente eran considerados pícaros de escaso trabajo que vivían siempre de la caridad ajena y de lo que pillaban por el campo. Este tipo de vida influyó en su cultura y también en su música. Actualmente, a medida que han ido integrándose en la sociedad, esta opinión fue cambiando.  Sin embargo buena parte de ellos siguieron celosamente sus costumbres allí donde fueren, sin importarles el posible desprecio que su especial forma de vida pudiera despertar entre los autóctonos de las diferentes regiones que visitaban. 


De gran personalidad, ellos siempre fueron ajenos al sentimiento que despertaban en los demás. Finalmente, con la llegada de la modernidad, muchos de ellos arraigaron en los países visitados y concretamente en España tenemos prueba de ello, especialmente en la región de Andalucía donde se asentaron miles de indivíduos, unos adaptándose y modernizándose y otros siguiendo su particular forma de vida.


En esas tierras los gitanos hicieron suyo el cante y el baile flamenco andaluz, llevándolo a las más altas cotas de popularidad, enriqueciéndolo y aportando a la cultura andaluza y española multitud de notables "cantaores y bailaores" de élite. El actual gitano es sencillo, elemental, básico, pero también es lo más aristocrático de su raza y el lado más representativo de la evolución de un pueblo. El que guarda el ascua del fuego primitivo de su raza, la sangre, el alfabeto... Las profundas raíces del nómada del este de Europa, del aventurero que rompe con todo y solo sirve a los suyos y a sí mismo. Muchas fueron sus penurias a lo largo del camino, pero nadie se aprovechó de su esfuerzo. Esa es su verdad universal. Un pueblo de arraigada personalidad. 


El idioma básico del pueblo romaní (gitano) es el indoeuropeo y aunque muy desconocida, tienen su propia bandera presentada en el primer congreso gitano (Londres 1.971) junto a su himno. (Gelem Gelem). La bandera se compone de dos bandas horizontales (azul y verde) con una rueda roja de carreta en el centro. No es difícil pensar que es símbolo de una vida nómada que discurre en permanente rodar por las verdes praderas y con el cielo como único techo. Buena parte del pueblo romaní sigue deambulando por el mundo, principalmente en países del este de Europa y Asia. En Europa occidental, la desaparición de muchas de las antiguas rutas y caminos, unos abandonados y otros convertidos en importantes carreteras y autovías, impiden la circulación de aquellas viejas carretas tiradas por mulos. 


Buena parte del pueblo romaní está actualmente establecido en Rumanía y en el sur de España (Andalucía) donde el tipismo de la antigua carreta permanece. Muchas de esas gentes han evolucionado y se han adaptado a la forma de vida occidental, ocupados en diferentes trabajos y viviendo en apartamentos como cualquier ciudadano normal. Sin embargo muchos de ellos no consiguen despegarse de sus antiguas costumbres de vida sin ataduras y malviven en barrios de chabolas a las afueras de las grandes ciudades, y con la recogida y clasificación de basura como único medio de vida. La evolución de un pueblo de tan arraigadas costumbres es forzosamente lenta pero nadie, de los que consiguen acoplarse a las nuevas formas de vida, vuelve atrás. Los primitivos zíngaros acabarán desapareciendo, evolucionando, como antes lo hicieron otros. Solo hay que saber esperar...

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario