14 de febrero de 2013

0925- RÍO OBI, EL SEXTO MÁS LARGO.

Pues si amigos. Para los profanos en la materia el río Obi no es demasiado conocido pero, con 5.410 Km. de longitud, es efectivamente el sexto río más largo del mundo. Nace en los montes rusos de Altai (Asia Central) y desemboca en el golfo de Ob (océano Ártico). Su cuenca abarca más de 3 millones de Km2. llegando a Kazajistán, Mongolia e incluso a China. Como puede verse en el mapa adjunto, en esa extensión colabora en gran medida su afluente el Irtish, un río siberiano que constituye una de las arterias fluviales más largas del mundo. De todas formas el Obi es el titular y el que aporta el caudal madre. Se trata pues del segundo río más largo de Asia (el primero es el Yang Tse) y el sexto más largo del mundo.
Cuando las condiciones estacionales lo permiten, el Obi es un río navegable en gran medida. Se trata de una importante vía de comunicación que une zonas rusas de gran desarrollo económico y social en este momento. Es también principal comunicador entre las importantes ciudades industriales de Omsk, Ekaterimburgo y Novosibirsk. 


En las últimas décadas se descubrieron en su cuenca importantes yacimientos de hidrocarburos que han significado gran riqueza para los habitantes de la zona y también la alta contaminación de sus aguas y territorios, pero así son las cosas. La longitud de este río, como sucede en todos los casos, depende en gran manera del punto en que se tomen las medidas. Como hemos dicho antes, el río Obi en sí, nace en Altai y solo tiene una longitud de 3.650 Km. a los que hay que añadir los 650 Km. de su estuario. Es el afluente Irtish el que propicia su longitud extraordinaria de 5.410 Km. pero así están medidos otros ríos del mundo, en los que se ha determinado el nacimiento de su afluente más alejado para dar su longitud final. 

El nacimiento del río Obi se produce al unirse el río Katún con el Biya. Estos ríos son de aguas permanentes que corresponden al deshielo de las nieves de las altas cumbres de los montes Altai. Nacen a 688 y 301 Km. respectivamente y son de un caudal constante, que en su punto de unión y nacimiento del Obi suponen algo más de 1.100 m3 por segundo. En su recorrido no para nunca de recibir afluentes, mayormente de corta longitud pero de aguas constantes. Su desnivel es del 2,4x1000 lo que no impide que se formen numerosos bancos de arena y pequeñas islas que entorpecen y ralentizan su descenso. Este primer tramo que los geógrafos llaman el Obi superior acaba cuando llega a su confluencia con el río Tom. A partir de ese momento y hasta su encuentro con el principal afluente (Irtish) se denomina Obi medio. Nuestro río sigue recibiendo afluentes de longitudes variables y empieza a cruzar zonas boscosas inmensas y deshabitadas allí denominadas "taigas siberianas". Valles de más de 50 Km. de anchura con bosques boreales de coníferas. Lugares que no superan los 18º en verano y sí los -30º en invierno, con una media anual de entre 0 y 5º. 


Finalmente el Obi se encuentra con el Irtish. A partir de ese momento constituye el Obi inferior que le llevará a su destino final: el océano Ártico. El río llega a la ciudad de Peregrióbnoye y cruzando el límite septentrional de la taiga empieza a adentrarse en la tundra, una llanura sin vegetación arbórea, propiciada por los fríos glaciares que azotan la zona. Apenas los musgos y los líquenes habitan en ese punto. Posteriormente el río entra en el delta, un amplio valle de más de 30 Km. de anchura y donde el agua empieza a dividirse en dos grandes brazos. Todavía en ese momento, cada uno de los ramales recibe diferentes afluentes. 


Cuando el Obi llega a la ciudad de Shuryshkary su lecho tiene 19 Km. de anchura y 40 metros de profundidad. Poco después sus aguas llegan al Golfo de Obi. Un espacio que unos llaman estuario aunque otros muchos discrepan de tal denominación justamente por sus dimensiones ya que, para llegar al mar de Kara, todavía le faltan 800 km. con anchuras de entre 30 y 100 Km. y un total de 105.000 Km2 de extensión. A pesar de constituir una vía de comunicación esencial para la Siberia Occidental, el río solo es navegable seis meses al año en el curso superior y cuatro en el inferior.- Todo muy interesante, pero ¿qué quieren que les diga?. A un servidor solo de ver esta última foto ya le ha entrado frío. Y eso que está hecha en plena primavera. Nada, nada. Que a pesar de la crisis y de los chorizos que nos gobiernan y de los que nos han gobernado... ¡yo me quedo en España!.

RAFAEL FABREGAT
El último Condill, español.

4 comentarios: