17 de septiembre de 2012

0793- LA ATLÁNTIDA DE PLATÓN, ¿EN ESPAÑA?

Platón. Copia romana del original griego.
Platón (427-347 a.C.) era hijo de buena familia, descendiente por vía paterna del último rey de Atenas y por lo tanto de sólida formación, llevada a cabo por Sócrates, el más grande de los filósofos de su tiempo.  Eran momentos convulsos. Guerras continuas, peste, gobiernos terroríficos que con suma facilidad se deshacían de los elementos incómodos... También Sócrates fue asesinado (399 a.C.) bajo la acusación de corromper a la juventud con sus enseñanzas. No era extraño que así sucediera puesto que el maestro y adelantados alumnos solo tenían una visión utópica del mundo y de la vida. Ni el filósofo podía reinar ni los que reinaban podían ser filósofos. A mi modesto entender no merece la pena, en un mundo como el de hoy, analizar una vida y una obra enfocada hacia una variante del comunismo, que en la práctica se ha demostrado catastrófica. Platón está aquí y ahora porque él y no otro fue el culpable de dar vida y relevancia a un mito que muy fácilmente puede ser la "mayor mentira" de su vida: LA ATLÁNTIDA. ¡Pero quien sabe...!


Se trata de las palabras de Critias (escritas por Platón en el año 360 a.C.) y que hacen referencia a un hipotético viaje de Solón a Egipto en días de la fiesta de los clanes jónicos y con el objetivo de encontrar respuesta a los orígenes griegos. Ya en el tercer día de dicha fiesta, se le acercó uno de los sacerdotes de más edad que, intentando dar luz a sus dudas le dijo que... 
"Es imposible encontrar antiguas sabidurías por culpa de la sucesiva desaparición que, por culpa de las guerras y la propia naturaleza, sufría la especie humana. El fuego y el agua, junto a la proximidad de los mares a los lugares habitados arrasaban continuamente a la humanidad. El alma -seguía hablando el viejo- olvida al nacer todo cuanto ya conocía y debe volver a empezar. Eso mismo sucede con las ciudades que tras ser destruidas renacen de nuevo con los años, pero teniendo que empezar de nuevo. Incluso el Diluvio Universal es un hecho mínimo que quiere representar a un todo, ya que antes de ese desastre hubo otros... 


Zona ocupada por los Tartesos.
El sacerdote siguió explicándole que el orden imperante en Egipto tenía una vigencia de 8.000 años y 1.000 años más (9.000) el del Ática primigenia, añadiendo que... 
"En tiempos antiguos, no escritos pero si transmitidos oralmente, el pueblo griego realizó la más grade de las hazañas cual fue el detener la insolente marcha de un gran Imperio que, desde el Atlántico, pretendía invadir Europa y Asia. Estos guerreros habitaban una gran isla, situada a la desembocadura de un gran río muy próximo a las columnas de Hércules. De esta isla se podía pasar fácilmente a otras y de éstas a la tierra firme que se encontraba frente a las mismas, todo ello junto al océano auténtico, puesto que lo que quedaba dentro de la desembocadura parecía una bahía con un estrecho canal de acceso"... 


Recreación de National Geographic.
"En dicha isla, que se llamaba Atlántida, una confederación de reyes había gobernado las islas y parte de la tierra firme. Por el sureste hasta Libia y por el noreste hasta Tirrenia, había invadido territorios queriendo esclavizar también vuestra región y la nuestra, pero surgió entonces la fuerza y excelencia de los soldados griegos que frenaron sus impulsos guerreros. La derrota impidió su avance en Europa y nos liberó también a nosotros (los egipcios) de sus pretensiones invasoras. Al parecer, pocos años después hubo en sus tierras un violento terremoto y un diluvio que oscureció sus cielos. Tras un día y una noche terribles, todos sus habitantes se hundieron bajo la tierra y toda la isla desapareció de igual manera, hundiéndose en el mar. Por ello, aún hoy, el océano es allí intransitable e inescrutable puesto que lo impide la arcilla que produjo la isla al hundirse en ese lugar y que está situada a muy poca profundidad"... 


La Marisma de Hinojos. Foto satélite.
Con este relato, el viejo sacerdote egipcio aclaraba a Sotón la dudas sobre la Atenas primordial y la forma en que los griegos rechazaron la invasión de los Atlántidas salvando así a Europa, Asía y África de una invasión venida de occidente. 
Casi 24 siglos después la cadena de televisión National Geographic ha llevado a cabo interesantes investigaciones que hacen pensar en la ubicación de esa gran ciudad en el término municipal de Hinojos (Huelva) España. La gran sequía que se padece en la zona desde unos años a esta parte, ha permitido ver lo que parecen ruinas de una ciudad circular de características similares a lo que los relatos de Platón dicen que era Atlantis.



Centro territorial ocupado por los Tartesos.
Hay grandes probabilidades de que aquella ciudad que, en base a los relatos de Platón ha dado en llamarse la Atlántida y cuya ubicación nadie conocía, pueda ser la mítica ciudad-imperio capital de los Tartesos de la Edad Antigua, situada a orillas del río Guadalquivir. Demasiados datos encajan con la descripción que el viejo Critias hace a Solón de aquellas gentes que querían invadirles en tiempos pasados. Está claro que esta ciudad de la que no conocemos nombre ni ubicación, fue la primera gran ciudad de la península Ibérica y la más grande de occidente, nombrada por todos los eruditos griegos de épocas posteriores. En el siglo VI a.C. los Tartesos desaparecieron de la historia, se cree que fusionados con fenicios y cartagineses. Cuando llegaron los romanos llamaron a la bahía de Cádiz "Tartessius Sinus" pero su reino ya no estaba allí.


Marisma donde se supone enterrada la Atlántida.
Lo que no sabíamos y puede ser más que probable es que aquellas gentes, que unos creían descendientes de los Pueblos del Mar o incluso de origen Indoeuropeo y otros herederos del Bronce local evolucionado, puedan ser realmente los descendientes de los atlantis, civilización desaparecida -se dice ahora- por culpa de un gran terremoto y consiguiente tsunami. Con el tiempo, supervivientes de aquella catástrofe, bien pudieron haber rehecho aquella civilización maltrecha, y haber dado lugar a la nueva civilización de los tartesos. Este pueblo, ya más reciente, sí dejó un rastro arqueológico de gran importancia en la región y en la Historia. De todas formas todos los países dicen tener en sus aguas los restos de aquella civilización hasta ahora lejendaria. En lo que si todo el mundo coincide es que era una ciudad circular, rodeada de canales navegables. Tres anillos más o menos concéntricos y con canales navegables de entrada y salida al mar pero -de momento- ahí acaba todo. A pesar de la foto y documental de National Geographic, nada nuevo se ha producido al respecto. ¿Será verdad que la Atlántida pueda estar en España?.

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario