24 de abril de 2013

0991- TAIWÁN O REPÚBLICA DE CHINA.

Taiwán fue conocida en el pasado con el nombre de Formosa (Isla hermosa) 
denominación que le dieron los portugueses. La isla tiene unos 36.000 Km2., está situada frente a las costas de la provincia china de Fujián y cuenta en su territorio con otros archipiélagos. La isla principal está separada del continente por el estrecho de Taiwán. Desde 1.945 la isla está bajo la soberanía oficial de la República Popular China por lo que, aunque en la práctica se trata de un estado independiente, da lugar a una complicada situación política y diplomática. Mientras China la considera una más de sus provincias, Taiwán viene a ser un estado aparte que se autodenomina República de China o simplemente Taiwán. Políticamente se trata del régimen capitalista que gobernaba China hasta el final de la guerra civil entre Kuomintang y el Partido Comunista y que se ha mantenido aislado desde que los ganadores de la guerra tomaron el poder en el continente.


Sede presidencial y bandera de la República China.
Taiwán estuvo poblada originalmente por tribus de origen malayo-polinesio. Los primeros europeos en llegar a la isla (s.XVI) fueron los portugueses, aunque casi de inmediato lo hicieron también los españoles. Desde 1.624 fue controlada por holandeses, aunque los españoles seguían estando presentes en la parte norte de la isla hasta 1.642. En 1.662 Koxinga, leal a la Dinastía Ming 
recientemente derrocada, con un ejército de 25.000 hombres expulsó a los holandeses y pobló la isla de colonos. Se crea el Reino de Tungning y se intenta la recuperación del territorio continental, en manos de los Qing, en una operación de desgaste que no sirvió para nada. En 1.949 y tras el final de la guerra civil y victoria comunista de Mao, los nacionalistas de Kuomintang se retiran a la isla de Taiwán con dos millones de seguidores. Esta rama denominada 
República de China, tras la dictadura realiza una transición a la democracia que culminó con las elecciones del año 2.000. Las amenazas de China del uso de la fuerza nunca han cesado, lo que ha impedido la aplicación completa de su Constitución. Ante la oposición de China, la ONU tiene imposibilitada su admisión como país independiente.


La República de China o Taiwán, cuenta con una población próxima a los 24 millones de habitantes, con una densidad de 650 h./Km2. Las amenazas continentales le obligan a mantener unas fuerzas armadas superiores a los 2.000.000 de hombres. Apoyada por EEUU, en las últimas décadas ha conseguido un crecimiento de su industrialización sin precedentes en lo que se ha dado en llamar "el milagro Taiwanés"; uno de los cuatro tigres asiáticos, junto a Hong Kong, Singapur y Corea del Sur. Con una política capitalista dinámica, goza de un superávit comercial importante y sus reservas en el extranjero ocupan el quinto lugar entre las más grandes del mundo. Taiwán tiene su propia moneda, el Dólar Taiwanés, con una equivalencia con el Euro de 1€=38,79TWD. Su capital es Taipei, con 7 millones de habitantes en la ciudad y más de 10 millones contando la metrópolis.


La isla de Taiwán tiene un clima oceánico y varía notablemente cuando se trata del norte montañoso o del sur de carácter tropical. Mayo y Junio son calurosos y de chubascos diarios. A partir de Julio y hasta Septiembre se producen invariablemente algunos tifones con desastrosos derrumbes de casas y barro. Otra circunstancia negativa es que la isla está formada sobre el borde convergente de la Placa Euroasiática y las del Mar de Filipinas. El borde tectónico es tan activo que anualmente se registran más 15.000 terremotos de distinta intensidad, un 10% de los cuales es percibido por la población. El más fuerte de los últimos años (1999) mató a 2.400 personas. Debido a su alta densidad poblacional y fuerte industrialización, Taiwán sufre también  una alta polución medioambiental. Sus aguas se ven seriamente afectadas debido a emisiones industriales y desagües. El masivo empleo de scooters antiguos en las zonas urbanas, contribuye a esta polución que obliga a muchos de sus habitantes a salir a la calle con mascarillas. 

RAFAEL FABREGAT


No hay comentarios:

Publicar un comentario