9 de abril de 2017

2390- LA III GUERRA MUNDIAL.

¿Se la espera o ya está en marcha?. Porque en Oriente Próximo rusos y americanos ya han desplegado su armamento en trincheras diferentes lo que indica que luchan en bandos distintos y por lo tanto entre sí. Eso sin contar el número de naciones que intervienen de una forma más o menos directa en este conflicto. Lo que pasa es que esto de las guerras ya no es como antes... Ya no hay ejércitos sobre el terreno, ni generales sobre un otero viendo el despliegue de las tropas. Ahora las guerras se dirigen desde los despachos, acompañados de un buen asado, una buena paella o una fabada con panceta, chorizo y morcilla. Sobre todo chorizos... pero de eso antes también había. La paz no interesa. El armamento es uno de los negocios más lucrativos que existen. El caso es que nos llamamos inteligentes y civilizados...

¿Qué ingrediente le falta al conflicto de Oriente Medio para poder afirmar que estamos en medio de una III Guerra Mundial?. Pues los ejércitos, porque lo demás está todo. Están los aviones, los misiles, la artillería, la destrucción de los pueblos y la muerte de niños y ancianos indefensos. En cuanto a los contraataques, y esto es lo más curioso, se producen a miles de kilómetros por medio de una mochila bomba o con la carga de un camión contra la muchedumbre tranquila que está haciendo sus compras en una calle peatonal de cualquier ciudad europea. Claro que ningún país del mundo está a salvo de estos misiles motorizados y conducidos por un loco asesino que no pudiendo cargarse a sus verdaderos enemigos, se dedica a atropellar a indefensos peatones. Eso actualmente sucede en Europa, pero mañana podrá ser en Norteamérica u otro lugar del mundo.

Lo que pasa en Siria, no tiene nada de guerra convencional pues son varias las guerras que allí están desarrollándose a la vez. Quien más quien menos ya no sabe quien es su enemigo, así que disparan a diestro y siniestro sin preguntar contraseña. Rusia con el presidente de Siria; éste en guerra civil contra los revolucionarios; el Daesh contra todos y EEUU pone la guinda al pastel al bombardear con misiles al ejército del presidente. O sea, un todos contra todos, pero en tierras de Siria. Si no fuera por la sangre derramada y la destrucción que allí se ha llevado a cabo, cabría reírse pero, con tantos muertos, no podemos hacerlo. ¿Guerra o negocio?. Nadie puede entenderlo. Estados Unidos dos o tres años lanzando bombas contra el Califato, pero ahora bombardea al ejército sirio. ¡Y ya van siete años de matanzas...!

Es un verdadero cachondeo. Los rusos a favor del gobierno sirio y en contra de los kurdos que ahora defiende EEUU. Decenas de naciones implicadas en una guerra que, prácticamente, solo se disputa en las ciudades. Todos contra el Daesh, mientras Irán y Arabia Saudí se disputa el control de Damasco... ¿Duelo por la hegemonía de la región o entre suníes y chiíes?. Y esperen, que esto no se acaba. Ahora el lío se extiende hacia Yemen. Todo comenzó como un alzamiento popular contra Bashar Al Assad, pero nadie sabe cómo acabará todo esto. Las milicias libanesas o las llegadas de Afganistán todavía echaron más leña al fuego. Primero apoyó Jordanía, después Turquía. Moscú y Teheran lo tuvieron claro apoyar a Al Assad desde el principio. Mejor un mal presidente que controla al pueblo, que un Daesh o Al Qaida con los que no se puede parlamentar. Esto no es una guerra, sino una matanza indiscriminada.

Beirut es también una amenaza permanente junto a la frontera con Israel. ¿En qué acabará todo esto?. El presidente Obama apostó por el diálogo pero el pasado martes el actual presidente Trump respondió al ataque del ejército sirio con armas biológicas con el lanzamiento de 59 misiles Tomahawk, un gesto de fuerza que advierte a unos y otros que hay líneas rojas que Estados Unidos no permitirá que se traspasen. Mientras todo esto ocurre, sumando miles de muertos y millones de desplazados, el mundo mira hacia otro lado pretendiendo ignorar lo que allí pasa. Nos acordamos de esa guerra y de los asesinos que la provocaron cuando, de la forma más inesperada y sin defensa posible, en una de nuestra ciudades explota una bomba o un vehículo atropella indiscriminadamente a la gente. Esas son las guerras de hoy, extraños sucesos de los que cuando te enteras ya estás muerto.

RAFAEL FABREGAT

2 comentarios:

  1. Así es amiga canaria. La cosa no pinta bien. Tarde o temprano la armarán y no quedará piedra sobre piedra. Si no fuera porque no creo en la infantería de la Iglesia, te diría que ojalá nos pille confesados. No importa, si hay Dios a todos nos amará de igual manera. Si acaso, a esa 'infantería' menos todavía...

    ResponderEliminar