15 de marzo de 2017

2370- PENSIONES VERGONZOSAS.

A la mayoría de españoles poco nos importa quien manda o quien quiera mandar. Una vez llegados a la edad de jubilación, a los jubilados solo nos importa la justicia y el poder llegar a final de mes, cosa que con el Partido Popular en el poder y Ciudadanos apoyando sus criterios, parece bastante improbable que suceda. Vista la debacle de los partidos en la oposición, el PP se ha crecido y para él todo el monte es orégano pero, a menos que se descuide, el tiro le puede salir por la culata. Estamos de acuerdo en que las pensiones no pueden ser todas iguales porque todos no hemos cotizado igual, pero de justicia es el no perder poder adquisitivo. Cuando uno se jubila ya sabe el dinero que va a cobrar y por lo tanto sabe también cuantos días serán de carne o pescado, cuantos de patatas con verdura y cuantas comidas podrán acabar con la tan necesaria fruta, pero de ahí no se puede bajar. 

El "Pacto de Toledo" era para que esa miseria no fuera a más. A lo largo de nuestra vida laboral, algunas veces se puede elegir lo que uno cotiza y cada cual obra en consecuencia. No valen pues quejas cuando uno ha cotizado el mínimo y sabe la paga que cobra aquel que cotizó el máximo. Esa es una cuestión de justicia y por lo tanto no hay queja al respecto. Sin embargo sí hay queja en cuanto a las actualizaciones anuales de dichas pagas. El "Pacto de Toledo" aprobó actualizaciones según el IPC, pero el Partido Popular lo ha eliminado, dejándolo en un generalizado 0,25%. La Oposición, como había congelado las pagas cuando estaba en el Gobierno, ha callado ante semejante atropello. Pues bien, los culpables de tal desatino habrán de pagar lo que deben o perder el voto de los jubilados españoles. No pueden subir el 0,25%, si el IPC es del 3%, y quedarse tan anchos.

Aquellos que cobran más de 2.500 euros cada mes todavía no se han enterado de la injusticia que representa este miserable incremento de las pensiones pero, ¿qué pasa con aquellos que cobran menos de 600 euros?. A estos desgraciados, entre los que me cuento, les han subido la paga mensual en poco más de un euro. De 575,-€ a 576,-€ y se quedan satisfechos como si hubieran hecho una proeza. Es más, todavía se vanaglorian de ser los primeros que han garantizado por Ley esa subida burlesca. Pero señores, ¿es que ya no hay vergüenza?. ¿Acaso se han olvidado de los millones de votos que representa el colectivo de pensionistas y jubilados?. Pues si lo han olvidado ya se les recordará. Las próximas elecciones están lejos, pero el tiempo corre rápido y más de cuatro no pensamos olvidar esta situación. El déficit de la S.S. no es por la crisis, sino por el dinero que se "regala" a quien no corresponde cobrarlo.

Yo, para mi que nos toman por tontos, pero cuando este colectivo salga a la calle puede que corra hasta el gato. No estamos tontos y cada uno de nosotros tenemos un voto que ofrecer a quien tenga sentido de la justicia y del deber para quienes se han dejado la piel trabajando como mulas durante toda su vida útil. A quien más y a quien menos, la política nos importa una mierda y los políticos menos aún. No se trata de política ni de políticos, se trata de justicia. Y que no nos cuenten milongas con los problemas financieros de la "caja de la Seguridad Social". Para ellos sí que tienen dinero y para lo que les interesa también. El país se financia de muy diversas fuentes y el Gobierno tiene la obligación de repartir ese dinero en las diferentes partidas a las que está obligado, más aún en aquellos colectivos que no pueden valerse por sí mismos. 

Los jubilados son una de esas partidas, en justicia quizás la más importante y poco importa de donde tenga que salir el dinero que financie la subsistencia de sus últimos años. En todas las cosas de la vida y también en las de los gobernantes, hay una serie de prioridades y justamente la de atender a los jubilados no parece que esté en la mente del gobierno actual. Hay dinero para armamento y para pagar casa y pensiones sociales a quienes nada han aportado a nuestro país, provocando la miseria y hasta incluso el hambre de españoles que han cotizado toda su vida. ¿Dónde está la justicia?. ¿Cómo tienen coraje Partido Popular y Ciudadanos de permitir que pensiones (de hambre) de 576 euros al mes no se revaloricen de acuerdo al IPC?. ¿Acaso piensan que con eso tenemos sobras?. Está claro que hay cosas que claman al Cielo y esta es una de ellas. 

Que no digan que es una cuestión económica. Desde luego piensan que somos tontos y lo piensan con razón. ¡Les matamos de hambre y todavía nos votan...! Vamos a apretar una rosca más, ¡a ver si se mueren de una vez por todas!. Miserables cabrones. No en vano hay tantas revoluciones... Los que nunca abrieron la boca, a la vejez tendrán que salir a la calle. Habrá que mandarles un recordatorio y tendremos que hacerlo por las bravas (sobre todo retirándoles el voto) ya que, por lo visto, es el único sistema que parecen entender. Ya sabemos que ellos no llegarán a viejos con estas necesidades, pero serán viejos al fin y al cabo y aunque 'con el riñón bien cubierto' se darán cuenta de que ya no contarán para nadie. ¡Despreciables tacaños!. A los jubilados y pensionistas les digo... ¡Nuestro voto, para quien mejor nos atienda!.

RAFAEL FABREGAT

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada