9 de febrero de 2017

2346- EL TECLADO QWERTY.

Es curioso. Jamás me pregunté el por qué de la disposición de las letras en un teclado que, por cierto, se llama 'Teclado Qwerty' (primeras seis letras, de izquierda a derecha) y se mantiene imperturbable desde 1878. Ya se han cumplido pues los 150 años desde que se inventó la primera máquina de escribir, 'culpable' de esta disposición de las teclas que actualmente ya no sería necesaria. Pero claro, a estas alturas ¿para qué cambiar?.

Hablemos pues de aniversarios. Aunque la primera patente la registró el inglés Henry Mill en 1714, no sería hasta 1868 cuando el estadounidense Christopher Latham Sholes quien ideó la primera máquina con uso y éxito comercial generalizado. Sholes y sus colaboradores Carlos Glidden y Samuel W. Soule vendieron la mayor parte de sus derechos a la empresa Densmore y ésta se fusionó en 1871 con la fábrica de armas Remigton & Sons ya diversificada en la fabricación de máquinas de coser. Las máquinas de escribir serían un producto más en una factoría cuyos dirigentes no se cerraban a nada que pudiera aportar beneficios a la empresa. Los primeros modelos salieron a la venta en 1974, aunque con algunos (serios) problemas...

SMITH, mayúsculas y minúsculas en teclas separadas. (1889)
Inicialmente las 28 letras fueron instaladas por orden alfabético pero pronto se dieron cuenta de que, cuando se escribía demasiado rápido, el mecanismo se atascaba puesto que las varillas portadoras de las letras correspondientes se entrecruzaban. 
Fue un verdadero problema que había que solucionar como fuera. La solución no fue rápida, pero finalmente se consiguió con el llamado 'teclado Qwerty', que consistía en distanciar aquellas letras que suelen usarse de forma combinada, como la Q y la U, o la C y la H, etc., instalándolas a uno y otro lado del teclado para que, al alternar ambas manos, no chocaran entre sí. Con este sistema se consiguió agilidad en la escritura y un ritmo constante, que trajo consigo el portentoso éxito de las máquinas de escribir.

El teclado QWERTY fue patentado en 1878, ya con implantación general y con tanto éxito que dos años después, en 1880, ya había en el mercado estadounidense más de 100.000 máquinas en funcionamiento, todas ellas fabricadas con la marca Remington. El destino definitivo de este singular teclado quedó forjado al fusionarse en 1893 los cinco fabricantes de máquinas que habían iniciado la aventura (Remington, Densmore, Yost, Caligraph y Smith-Premier). De esta fusión nació la Unión Typewriter Company, cuyo Consejo Rector acordó por unanimidad la adopción definitiva del teclado QWERTY, que en la jerga industrial se dio en llamar la 'teoría del fallo mecánico', por ser éste el motivo de tan peculiar distribución de las letras.

El escritor Mark Twain fue uno de los primeros compradores de la máquina Remington de 1874 y así lo cuenta en su autobiografía. Le costó 125 dólares, un dineral para la época. Aquel primer libro de Twain escrito a máquina fue "The Adventures of Tom Sawyer", aunque solo la segunda mitad, pues la primera parte la había escrito a mano en 1872.
Hay que aclarar que el teclado QWERTY no es exactamente igual en todas partes, pues hay ligeros cambios según el idioma. En portugal tienen la Ç donde España tiene la Ñ. En Alemania la Z y la Y están intercambiadas. En Francia tienen intercambiadas las Q y W por las A y Z mientras que la M está a la derecha de la L. Pequeñas correcciones para facilitar la escritura, según países. De todas formas con el uso de ordenadores la distribución de las letras ya no obedece a ninguna necesidad aunque, repito... ¿Para qué cambiar?. 

RAFAEL FABREGAT

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada