20 de abril de 2015

1728- ESTAMOS SOLOS.

No me gusta en absoluto escribir dos días seguidos del mismo tema pero así han venido las cosas y no voy a dejar pasar la oportunidad de escribir de un asunto para mí tan interesante como la posibilidad de vida extraterrestre. Como ya sabéis ayer escribía del nacimiento del planeta Tierra y del milagro que supuso la fusión con Theia, para que la vida fuera posible. Fuera de toda programación, hoy debo retomar el tema al enterarme por la revista Astrophisical Journal de que "casi" podríamos asegurar que, contrariamente a lo que yo he pensado siempre, estamos solos en el Universo. 

Pensar que estamos solos es algo prepotente e inimaginable en un Universo plagado de galaxias y de millones de estrellas y planetas en cada una de ellas. Así lo he pensado siempre y con esa misma sinceridad lo he opinado en este Blog. Sin embargo, después de analizar lo escrito ayer y lo que contaré a continuación, ya no sé qué pensar. 
¿Qué ha pasado para que Condill cambie de criterio?. Bueno, no es que haya cambiado de opinión. Lo que sucede es que cada día los astrofísicos cuentan con más herramientas para hurgar en el Firmamento y no encuentran vestigio alguno de vida avanzada.

Luces, avistamientos, historias... ¡Todo mentira!. Los propios científicos del Instituto SETI para la detección de vida extraterrestre aseguran que en un plazo inferior a 20 años estarán listos para captar vida en cualquier galaxia visible del Cosmos. Caso de que la haya, claro está. Esos mismos científicos están convencidos de que la forma de detectar esa posible vida extraterrestre es usando la lectura de infrarrojos. Una civilización avanzada usaría parte de la energía de su estrella, como forma de moverse y de comunicarse. El proceso limitaría la luz visible y aumentaría la radiación infrarroja, cosa que no está produciéndose.

Los investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania han buscado estos datos en 100.000 galaxias por medio del observatorio en infrarrojos WISE, de la Nasa y no han encontrado la más mínima señal de cambios. Caso de existir civilizaciones avanzadas, la energía utilizada por sus tecnologías sería detectable en longitudes de onda en el infrarrojo medio, lo cual no ha sucedido. Silencio absoluto. O no hay vida extraterrestre, o está en fase primitiva y por tanto sin consumo de energía, lo que parece improbable puesto que las galaxias analizadas tienen miles de millones de años de antigüedad.

Sea cual sea el tipo de consumo, éste siempre irradia calor y es ese calor el que no se ha encontrado. Sin embargo no debe perderse la esperanza de que, para bien o para mal, no estemos solos en el Universo. El telescopio espacial Wise no encontró evidencia de civilizaciones extraterrestres en estas 100.000 galaxias exploradas pero sí descubrió en 50 de ellas un aumento de radiación en el infrarrojo medio. Es en ese punto donde ha quedado anclada la investigación. De todas las galaxias exploradas y "vistas" con detalle, ninguna tiene la suficiente radiación para conjeturar que pueda dar cobijo a una civilización moderna.

Indudablemente nos falta mucho por saber pero, gracias a los potentes telescopios terrestres y muy especialmente a los que tenemos en órbita, la astrofísica ha dado pasos de gigante. Sin embargo nos faltan herramientas para analizar el motivo de ese aumento de radiación. Es ahí cuando los científicos aseguran que seguirán con su investigación, a fin de poder dar respuesta a esta incógnita en un plazo máximo de 20 años, aunque su opinión personal está claramente decantada a que estamos solos y que sin duda se trata de algún proceso astronómico natural. Habrá que esperar...

RAFAEL FABREGAT

No hay comentarios:

Publicar un comentario