28 de enero de 2014

1244- EL DEMONIO, SIEMPRE AL ACECHO.

Yo siempre digo -seriamente o en plan jocoso- (que cada cual piense lo que quiera) que hay muchas dudas sobre la existencia de Dios, pero ninguna en la del Diablo. Satanás existe ¡vaya si existe!. No es lo que nos gustaría, pero demasiadas circunstancias hablan de su permanente presencia entre nosotros. Solo Él puede ser el culpable de tanta desgracia en este mundo de enfermedad, de egoísmos y miserias. Pero hoy no voy a profundizar en este tema. No me apetece. 


Sin embargo me es obligado poner en este Blog las imágenes que han dado la vuelta al mundo. El caso no es para menos. Si la religión está de capa caída, el Cielo (o el Infierno) nos manda una señal reveladora.
En una de sus alocuciones al pueblo desde la ventana del apartamento pontificio, tras el rezo del Ángelus el PAPA/2-Francisco (recordemos que Benedicto XVI está vivito y coleando) pide a Dios por la paz y el diálogo en Ucrania y como acto simbólico dos niños sueltan unas palomas blancas hacia la muchedumbre enfervorizada que abarrota la plaza de San Pedro. Pero... ¡Ay!. 


No sabemos si Dios ha escuchado sus plegarias, pero sin duda Satanás estaba al acecho. Esperando el gesto de buena voluntad del Papa había dos fieras del Demonio, en este caso disfrazadas de forma distinta. Una convertida en negro cuervo y otra en blanca gaviota nos dicen que el peligro no tiene color y puede encontrarse en cualquier lugar. 


Apenas las palomas (de la Paz) dieron el primer aleteo, las alimañas del Diablo se lanzaron contra ellas. En una lucha del bien contra el mal, las aves forcejean mientras miles de peregrinos contemplan la escena horrorizados. ¿Es esto acaso un aviso del Cielo?. Demasiada gente piensa que efectivamente es una llamada pero, ¿cual es el mensaje?. 


El desenlace parece ser que fue desigual. Mientras la gaviota solo arrancó algunas plumas de la paloma atacada y ésta logró ponerse a salvo, el asqueroso cuervo picoteó repetidamente a la segunda y nada se sabe del paradero de la infeliz. Este incidente no parece nada halagüeño para la paz en Ucrania. No podemos olvidar que el acto que ha ocasionado tan triste escena estaba dirigido a esta causa. 
Sin embargo parece ser que esta no es la primera vez que tal hecho a ocurrido, desde que Francisco ejerce el pontificado. Algo no va bien. Tal vez no se trate de un aviso a Ucrania. Todos sabemos que solo en momentos convulsos de la Iglesia se ha dado la circunstancia de que dos Papas convivan al mismo tiempo y quizás el Cielo advierta que la corrección del problema se aproxime... 
De momento el actual Obispo Emérito de Roma, Benedicto XVI, está bien. El pasado día 15 de Enero celebró el 90 cumpleaños de su hermano mayor Georg Ratzinger, sacerdote y exdirector del coro de la catedral de Ratisbona (Alemania). ¡Que sea para muchos años...!

RAFAEL FABREGAT

No hay comentarios:

Publicar un comentario