13 de diciembre de 2013

1210- ¿QUÉ PASÓ EN PUMA PUNKU?.

Probablemente nadie lo sabrá jamás. Con 14.000 años de antigüedad, las ruinas de Puma Punku son las más antiguas del mundo y también las más desconcertantes. Si con la más moderna tecnología actual, nadie es capaz de cortar las piedras con la precisión y acabado de las que allí se muestran, ¿como pudieron hacer ese trabajo 14 milenios atrás?. Todos quienes hablan de este fenómeno lo califican de misterio y con razón. Tanto misterio es el que rodea a estas piedras que ni siquiera los más prestigiosos arqueólogos quieren hablar del tema, pues se consideran incapaces de opinar. Sencillamente no hay respuesta posible. Ya no se trata de quienes las hicieron, sino que tampoco nadie puede decir como.


Diseñadas por ordenador... No hace demasiado tiempo dije lo mismo respecto al perfecto encajado de las piedras de algunas ciudades incas, no cortadas en líneas rectas y que sin embargo, repito, encajan perfectamente unas con otras. Da la impresión que muchísimos años atrás ya se descubrió un material pétreo, similar al hormigón actual. Una manera de construir o moldear las piedras a voluntad. Porque, a mi modesto entender, las piedras de Puma Punku son imposibles de cortar con esa precisión. Más aún con las herramientas de las que se disponía 14 mil años atrás. ¡Imposible!. Solamente un sistema de encofrado sería capaz de fabricar "piedras" de tales dimensiones y perfecto acabado.


Para mayor dificultad acaban de descubrir que unas con otras encajan perfectamente formando paredes, puertas y marcos para las mismas que giran sin apenas esfuerzo... Vamos, para mear y no echar gota. A este paso el hombre de hoy, que se cree el ombligo del mundo, tendrá que bajarse del burro y reconocer que no sabemos nada. Porque a este paso resultará que ciento cuarenta siglos atrás dominaban técnicas que la gente de hoy desconoce por completo. Es verdad que con paciencia se pueden hacer muchas cosas pero, ¿tanta como para hacer trabajos que costarían toda una eternidad?.


Como si de un puzzle se tratara las piedras, tanto de piso como de pared, están cortadas de forma precisa para que encajen unas con otras sin necesidad de mortero. Para mayor desconcierto, resulta que cada una de estas piedras pesa alrededor de 800 toneladas y la cantera más próxima está a 10 Km. de la antigua ciudad, aunque las hay de zonas mucho más lejanas. Si llevarlas hasta allí ya era toda una proeza, ¿Como pudieron cortarlas con tal precisión y encajarlas unas con otras?. Cuando le hablo de curiosidades del espacio, mi mujer siempre me responde que de todo aquello que no haya explicaciones lógicas y perfectamente entendibles no quiere saber nada. 


Que las cosas que no se pueden entender es mejor ignorarlas, es una buena respuesta para todos aquellos que no tengan inquietudes y quieran dormir perfectamente, pero siempre hay "gente rara" que no puede evitar darle vueltas a la cabeza. Yo soy uno de esos "raros" que siempre quiere respuestas para todo, a pesar de saber que hay muchas sin respuesta conocida. Está claro que en el mundo en general y en el de Internet en particular abundan y mucho los "sabios" que creen saberlo todo pero es justamente de esas mentes privilegiadas de las que huimos algunos mortales. La red no está solamente a disposición de tales celebridades y bueno es que también las mentes más simples tengamos derecho a expresarnos y a dar una opinión.


Como se ha dicho antes, una de las cosas más extraordinarias de las ruinas Puma Punku son los enormes bloques de piedras en forma de hache que encajan unos con otros con extraordinaria perfección. ¿Como pudo realizarse un trabajo de tal precisión en aquellos tiempos remotos?. A un servidor lo de los extraterrestres y lo de los misterios le parecen paparruchas. Sin duda hay una explicación mucho más cercana y coherente que decir que tales piedras solo pudieron cortarlas los extraterrestres. No me cabe ninguna duda que fueron humanos, pero ni yo ni nadie sabe como lo hicieron. Padeciendo mucho, eso sin duda. 


El emplazamiento está situado a casi 4.000 metros de altitud, en el altiplano boliviano, dificultando aún más las tareas que allí se llevaron a cabo. Nadie sabe procedencia de esa cultura ni cuando desapareció. Algunos creen que fue cosa de la cultura Aymara pero, al mismo tiempo, esos mismos creyentes dudan que tal civilización fuera capaz de cincelar y ni siquiera mover tales piedras de hasta 1000 toneladas unidas unas con otras, para mayor curiosidad, con grapas de metal como la más moderna construcción actual de prefabricado de hormigón. 


Ciertamente increíble, como increíble resulta también que tales bloques inmensos se encuentren dispersos por todo el sitio arqueológico como quien hurga entre cientos de cajas de zapatos. ¿Es que tanto los constructores como los destructores de tan singular población eran gigantes?. 
Explicaciones hay muchas. Cada cual tiene la suya, pero todos coinciden en la gran belleza de los trabajos y la gran dificultad que debieron suponer para aquellas gentes con tan escasos medios. Aristas perfectas, tanto interiores como exteriores y rebajes inverosímiles aún con las herramientas más actuales.

Opiniones todas, certeza ninguna. Misterio solo el que la ignorancia proporciona. Desde luego los autores nacieron en la tierra y murieron por ella. Todo lo demás, ya lo he dicho antes, paparruchas. Claro que un servidor no sabe nada, aunque los millones de "lumbreras" que viajan por la red tampoco saben la verdad de lo que allí aconteció y escriben libros y guiones de TV en esta libertad que tanto nos divierte a los tontos y mucho más a los listos de turno. Actualmente cualquier enterrador tiene dos carreras y tres masters pero para meter la cabeza en sitio mejor tiene que moverse papá, o sea, que hay más empollones que gente lista. No hay mayor sabio que quien conoce sus limitaciones.

RAFAEL FABREGAT

No hay comentarios:

Publicar un comentario