8 de septiembre de 2013

1121- EL MIRADOR (MAYA).

La Reserva de la Biosfera 
Maya es un espacio natural de unos 20.000 Km2., bosque tropical más grande de centroamérica y centro neurálgico de esta civilización. De hecho la ciudad maya de El Mirador es la más grande de esta cultura precolombina. Aunque de descubrimiento reciente (1933) se estima que el enclave data del 600 a.C. siendo hacia el 200 a.C. cuando tuvo su momento de mayor esplendor. No sería hasta 1962 cuando se iniciarían las primeras excavaciones. Este portentoso enclave de la civilización Maya cuenta con un total de 35 estructuras que unidas por una colosal calzada culmina en la Pirámide Danta. Con 70 metros de altura y un volumen de 2.800.000 m3., la pirámide Danta no solo es la mayor de la cultura Maya, sino incluso superior a la de Keops, en Egipto.

Aunque a día de hoy los trabajos de excavación y limpieza ya son prácticamente contínuos, sigue sin ser fácil llegar hasta allí. Una vegetación exhuberante y cientos de animales selváticos, no todos pacíficos, impiden que el trayecto desde el último punto civilizado sea un camino de rosas. Aunque ya hay posibilidad de llegar en helicóptero el modo tradicional suele ser un combinado de coche hasta el poblado de Carmelita para seguir caminando o a caballo unos 80 Km. más allá. El estrecho camino es también lugar de paso de aquellos que hacen tala ilegal de árboles, por lo que resulta doblemente peligroso. En el poblado de Carmelita han visto en el turismo una vía interesante de ingresos y no faltan guías que, provistos de mulas de carga, te acompañan hasta El Mirador


Son dos días intensos por la jungla, de unos 40 Km. cada uno, para los que hay que estar en buena forma y en cuyo trayecto es fácil perderse si no vas acompañado pues son muchas las bifurcaciones que salen al paso. El premio final merece la pena. Una zona arqueológica de primer orden, casi inexplorada todavía, en la que abnegados arqueólogos trabajan contínuamente. La grandiosidad del enclave hará que tengan que pasar decenas de años para poder descubrir y limpiar toda la riqueza que hay bajo la extraordinaria vegetación que lo inunda todo. Justamente esa dificultad de acceso, hace que los viajeros que llegan hasta allí sean pocos y muy respetuosos con todo lo que allí puede descubrirse. 


La vegetación salvaje cubre los muros puesto que las raíces han penetrado entre las piedras y los árboles y arbustos todo lo inundan. Cualquier montículo, grande o pequeño, es siempre una estructura hecha por el hombre y nunca algo natural. La pirámide Tigre, de 55 metros de altura y la de los Monos con 48 metros se encuentran también en el mismo complejo. Toda la ciudad maya de El Mirador se unía al poblado del Tintal por medio de una calzada o Sacbé de 20 Km. de longitud. 


Los sacbé eran caminos mayas elevados sobre el terreno que lo interconectaban todo. Con un ancho de entre 4 y 20 metros, podían tener longitudes superiores a los 300 Km. de distancia. Los había locales, que conectaban las diferentes plazas y monumentos principales de una misma ciudad, pero los había de largo recorrido que servían para concetar unas ciudades con otras. Principalmente en la península de Yucatán, los sacbé se pavimentaban con cal o estuco blanco, lo que los hacía destacar notablemente del entorno. 


El Tintal es otro sitio arqueológico próximo de la civilización maya con estructuras de gran interés arqueológico. Toda la Reserva guatemalteca es un inmenso tesoro de esta cultura milenaria. Por razones que se desconocen, este enclave fue parcialmente abandonado hacia el 150 de nuestra Era. Reocupado cuatro siglos después, se abandona de forma definitiva hacia el siglo X, justamente cuando su poder constructivo estaba más avanzado que nunca. La magnificencia de visitar estos lugares en este momento estriba sobre todo en su escasa limpieza y nula preparación para el visitante turístico. Uno encuentra, sin más, lo que los mayas dejaron.

El sitio de El Mirador es una ciudad perfectamente planificada desde sus inicios y con sus principales edificios perfectamente alineados por tener signos evidentes de haber servido como puntos de observación astronómica. Las tres pirámides principales están emplazadas en ángulo recto a la principal de ellas, formando una gran plaza central, todo ello montado sobre una plataforma basamental. Este concepto arquitectónico del pueblo maya se denomina "pirámides triádicas"En este viaje desde Carmelita se pueden visitar hasta 9 sitios mayores, uno de ellos El Tintal que es la segunda ciudad maya en tamaño e interés. Algo para no perderse si uno es joven... y con posibles.

RAFAEL FABREGAT

No hay comentarios:

Publicar un comentario