18 de junio de 2013

1047- PAGADORES Y USUARIOS.

¿Quién paga y quien usa?. Eso preguntaban ayer los manifestantes de la estación alicantina del AVE. Claro que esa misma pregunta se la hacen millones de españoles que jamás subirán a uno de esos trenes. 
- No suben porque no quieren -dirán algunos.


Bueno, bueno... Porque no quieren, porque no pueden o porque no tienen necesidad, pero lo cierto es que no subirán. No subirán porque hay opciones más económicas de viajar. Para el pobre, llegar una hora más tarde no tiene mayor importancia. ¡Y aunque la tuviera!. Sin embargo el dinero con el que se han atendido las facturas de la construcción de este medio de transporte de super lujo, también ha salido de sus bolsillos. Que lo de la justicia y la injusticia es algo muy relativo ya lo sabemos, pero también sabemos que, por mucho que arrastre el arado, la miel no se ha hecho para la boca del asno. ¡Y somos tantos los asnos...! Nadie tiene que recordarnos que las Obras Públicas traen riqueza al país y se agradecen especialmente cuando todo el resto de cosas están completamente paradas pero... ¿Es más necesario que los ricos viajen deprisa y con todos los lujos habidos y por haber, o que la Sanidad y la Enseñanza de calidad estén garantizadas?. 


Digo yo que, aunque todo es bueno que se haga, habrá unas prioridades. ¡Pues claro que las hay, joder, claro que las hay pero no son las que algunos quisiéramos!. Cada cual tiene su punto de vista. Para la simple visita y diagnóstico de unas manchas oscuras en la piel 2 o 3 meses de espera y otros tantos para el tratamiento, que no consiste en otra cosa que darte una rociada de nitrógeno líquido que no dura más allá de 3 segundos. Pero ¡claro!, lo primero es lo primero y por supuesto lo primero es que el culo de los mandamases viaje cómodo y con rapidez. La salud de los viejos y la cultura de los jóvenes no es importante. Los viejos que se mueran y la educación... ¿Qué ministro piensa en volver al colegio?. ¡Si fueran cárceles...!


El príncipe Felipe y el Presidente del Gobierno inauguraron ayer la obra, que hoy ha sido puesta a disposición de (todos) los madrileños que quieran ir a la playa de fin de semana. Y el resto a pagar. ¿Contentos?. Pues no. Porque las cosas no se hacen bien y mucho menos con justicia. Con la economía por los suelos España es el segundo país del mundo -el primero es China- con mayor número de kilómetros con tren de Alta Velocidad. Un servicio que ni de lejos se amortiza con el billete que pagan los usuarios, sino con la miseria que sufrimos los demás. Para mayor injusticia el servicio solo atiende las necesidades de Madrid y a los que hasta allí se desplazan. Con un sistema radial, quienes manejan el cotarro solo se preocupan de construir radios pero nadie quiere saber nada de la rueda. 


Nadie está en contra del AVE. El progreso -naturalmente- lo queremos todos. Pero con racionalidad. Hasta ahora solo han hecho radios. ¿Cuando colocaremos la llanta a esa rueda de intereses que solo miran al ombligo madrileño?. 

Estudios económicos independientes indican claramente que el AVE es anti-económico. Especialmente en España puesto que su recorrido no obedece a una necesidad real, ni a una rentabilidad económica. Sin contar con que su coste es tan elevado que nuestros nietos no verán amortizado lo que hay gastado hasta ahora. El fracaso está asegurado. Si no es autosuficiente habremos de pagar su mantenimiento todos los españoles pero, en el caso de que lo sea, el 80% de los aeropuertos habrá quedado obsoleto antes de amortizarlo. Habremos vestido a un santo, desnudando a otro. La gente salió ayer a la calle, con motivo de la inauguración del tramo (Madrid-Alicante). El de la playa. ¿Qué esperaban?. Nos han tomado por tontos, así de claro. Porque, ¿qué pasa con el "corredor Mediterráneo", siendo como es el que más riqueza generaría?. ¿Para ir de Valencia a Francia, hay que pasar por Madrid?. 


Todas las estadísticas nos dicen que al menos un tercio de la población española vive y trabaja a menos de 50 Km. de la costa, pero todo se hace mirando al Madrid. Allí donde están sus intereses políticos. Desde siempre los que mandan han hecho lo que les viene en gana. Para eso se ponen donde se ponen. Al menos antes daba la impresión que había ciertas ganas de contentar a todos. Hoy la política ya no funciona de esa manera. A decir verdad nada funciona. Ya nada se planea a largo plazo. A los políticos les importa un pito que determinados proyectos sean económicamente interesantes. No hay lógica e intereses generales, sino particulares y políticos. De todas formas pienso que esa disconformidad no se demuestra organizando algaradas en una estación o en las calles de nuestras ciudades. En las urnas amigos, en las urnas...

RAFAEL FABREGAT
Un tema interesante, cada día del año.


No hay comentarios:

Publicar un comentario