7 de junio de 2013

1036- EL NEGOCIO SINDICAL.

Nada nuevo amigos. Todo se intuía desde mucho tiempo atrás. Los Sindicatos fueron creados por los propios trabajadores para la defensa de sus intereses, pero hace ya mucho tiempo que su trabajo y sus metas son otras bien distintas. En fin, un negocio más como otro cualquiera. Ayer ¿nos sorprendía? la noticia de que la Guardia Civil está investigando su posible relación con el caso de los ERE fraudulentos en Andalucía. Al parecer los Sindicatos CCOO y UGT aprovechaban la numerosa información disponible para detectar a las empresas con problemas y así captar la canalización de las prejubilaciones a través de las aseguradoras vinculadas con ellos, cobrando la correspondiente comisión. 


En teoría se trataría de facilitar el proceso negociador a cambio de sustanciosas comisiones que ascendieron a 7,64 millones de euros pero, en la mayor parte de los casos, estas sociedades mercantiles vinculadas con los Sindicatos se limitaron a cobrar dichas comisiones sin llevar a cabo asesoramiento alguno. Así parece ser que consta en las conclusiones de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil que, en un atestado de 1.221 páginas, forma parte de los falsos ERE de Andalucía. Según testimonio de algunos trabajadores de las empresas vinculadas, eran los mismos Sindicatos quienes les proporcionaban los clientes al informarles de las empresas afectadas. 


Naturalmente los Sindicatos, a pesar de las facturas que demuestran el cobro de comisiones, niegan su financiación irregular a través de estos medios. Porque en estos tiempos que atravesamos a esto que anteriormente tenía una palabra muy mal sonante y que hasta hace poco se llamaba "apropiación indebida", actualmente se le llama "financiación irregular". La palabra malsonante fue sustituida por una frase más sutil y posteriormente cambiada de nuevo para adaptarla a las circunstancias. Sin embargo, a pesar de todas estas maquinaciones, la juez Mercedes Ayala no suelta la presa. Claro que, mas bien asesorada que los propios asesores, la presa acabará soltándose de sus fauces. 

Esos mismos testimonios indican que los Sindicatos se llevaron el dinero ·calentito" sin hacer nada a cambio. Según los documentos que acompañan la noticia y que también se publican, los Sindicatos están vinculados con el negocio fraudulento de los ERE. Con los nuevos tiempos, parece ser que el tan necesario defensor de los intereses del trabajador se ha convertido en un negocio de "listos" que, lejos de dedicarse al trabajo para el que fueron creados y contratados, se dedican a captar el máximo negocio posible al objeto de llenar las arcas de la organización y facilitar así una vida acomodada a sus dirigentes (que son ellos mismos). ¿De qué nos extrañamos...?

RAFAEL FABREGAT
Un tema interesante cada día del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario