6 de junio de 2013

1035- LA GRAN ESTAFA.

Intentaré explicarlo, pero de poco sirve saberlo. Quizás mejor no enterarte de nada porque, ¡para quemarte la sangre...!. Yo no tengo nada contra mis lectores, todo lo contrario, pero intentaré que se enteren de este fraude mundial que nos lleva por el camino de la amargura y puede que al abismo. La cosa no es difícil de entender. Vamos a ello...


Hace un siglo de esto, los banqueros más poderosos del mundo se reunieron para estudiar la forma de hacerse los dueños del planeta, llegando a la conclusión de que, para ello, necesitaban el apoyo de los Estados Unidos de América. Fundaron el Fondo Monetario Internacional (FMI) con el fin de lograr la atención y el apoyo de este gran país y se hicieron dueños de la producción del dinero. Se establecieron las reglas para la relación comercial y financiera entre los países más industrializados y se decidió el uso del Dólar norteamericano como moneda internacional. Con la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre trabajando a todo gas, iban distribuyendo el capital necesario a nivel mundial. Sin embargo, por aquel entonces, para imprimir un billete de 10$USA era necesario que el país demandante avalara con reservas de oro el valor facial del billete en cuestión y ahí es donde vino el problema.


Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial se puso fin al proteccionismo y se determinó que debía darse vía libre a una política de libre cambio. Los Estados Unidos apenas habían sufrido con la guerra y eran en ese momento el país más rico y poderoso del mundo. Más del 50% del PIB mundial y el 80% de las reservas mundiales de oro estaban en su poder y era cuestión de aprovecharlo. De todas formas, tal como le sucede a China ahora, también ellos necesitaban otros mercados donde comprar las materias primas primero y donde colocar el producto manufacturado después. A tal efecto, en Julio de 1.944 se organizó la Conferencia de Bretton Woods y a la que asistieron 44 naciones. Los británicos abogaban por unas balanzas equilibradas y a pagar intereses por la diferencia pero a los EEUU no les interesaba ese apoyo a los países deudores y, como es lógico y natural, querían sacar tajada de la supremacía económica que tenían. 


Prevaleció pues su criterio, por el cual cada país aportaría una cuota de acuerdo con su capital y votos proporcionales, con lo que EEUU se aseguró el control de Nuevo Orden Económico Internacional y adoptó un patrón oro-divisas por el cual quedaba fijado el precio del oro y la facultad de cambiarlo sin limitaciones. Sin embargo el sistema quebró pues la gran superioridad norteamericana se vio mermada con la Guerra de Vietnam ante el envío de miles de millones estadounidenses para financiar la guerra, incidente al que se sumó en 1.971 un importante déficit comercial. Los países europeos cambiaron los dólares sobrevalorados por oro y marcos alemanes y las reservas americanas se contrajeron. Para atajar el problema el presidente Nixón impidió las conversiones y devaluó el Dólar para aliviar el desequilibrio. Corrigió parte del problema, pero el resto de países se vio obligado a revalorizar sus monedas y el sistema de cambio estable quedó inutilizado.


Desde entonces por cada 1 euro que ponemos a plazo fijo en cualquier Banco, éste puede prestar 10, con lo cual 9 de los euros prestados no existen. Ese es el gran negocio de la Banca y la gran estafa mundial, amparada políticamente puesto que se trata de los mismos perros con distintos collares. Consecuencia de ello es que, en este momento, la deuda mundial es 24 veces la masa monetaria real y por lo tanto imposible de liquidar si los depositantes quisieran retirar sus ahorros. La Unión Europea permite a los Bancos que el coeficiente de caja (dinero en efectivo) no supere el 2% del capital ingresado por los ahorradores, con lo cual el 98% solo son apuntes contables, dinero colocado en diferentes productos y de los que la entidad no dispone. Para asustarse ¿verdad?. Pues así estamos. A fin de conseguir las mayores ganancias posibles, los Bancos han prestado 24 veces el dinero recibido* (podrían ser muchas más) y ahora se encuentran con la problemática de que, ante la crisis, los tomadores de los préstamos no solo no devuelven el dinero, sino que ni siquiera pueden pagar los intereses y han dejado a los Bancos sin liquidez. 


¿Qué puede hacerse en estos casos?. Semanas atrás un país europeo aconsejaba a sus súbditos que si tenían dinero en España lo sacaran antes de que se cierre el grifo de forma definitiva. ¿Es esa la solución?. Yo creo que no. Con esa actitud, al tercero que iría a por su dinero ya vendría la hecatombe. ¿Actuar como si no pasara nada?. Pues tampoco. Diversificar, repartir, invertir en cosas intemporales. Claro que, ¿qué cosas son esas si hasta el propio oro fluctúa?. En fin... Ya que no pintamos nada y se permiten jugar con nuestros ahorros hasta el punto de perderlos y no ser responsables de ello, procuremos vivir. Trabajando y sin tirar nada, pero tampoco privándonos de nada. Que no sean ellos quienes gasten nuestro dinero. Mejor que perder es ayudar a ver el sol a quien lo necesite. Vivir es la mejor inversión que podemos hacer y la única que merece la pena. Todo lo demás es una burla de políticos y banqueros que no merecen nuestro voto y mucho menos nuestro dinero.  

(*)
- Juan lleva 100€ al banco. Éste guarda 2 (coeficiente 2%) y presta 98 a Pedro. EN CAJA= 2€.
- Pedro lleva los 98€ al Banco y éste guarda 1,96 (2%) y le presta los 96,04 a Antonio. CAJA= 3,96€.
- Antonio lleva los 96,04€ al Banco y éste guarda 1,9208 (2%) y le presta 94,08 a Manuel. CAJA=5,88€.
- En caso de que Manuel no devuelva el dinero, de los 100€ de Juan el Banco solo tiene 5,88€ pero si la economía sigue saneada el Banco sigue prestando el dinero tantas veces como llegue a sus manos (guardando siempre el 2%) y hasta que se agote. 
Yo sé muy poco de números pero creo que con los 100€ de Juan el Banco puede hacer hasta... ¿49 préstamos?. A ver si tenemos suerte y lee esta entrada alguien con las matemáticas aprobadas.

RAFAEL FABREGAT
Un tema interesante cada día del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario