28 de mayo de 2013

1024- UN AÑO SIN VERANO.

Naturalmente yo no me lo creo, pero así se indica en algunos medios. El año 2.013 podría ser un año sin verano o, mejor dicho, un verano con temperaturas 2/4 grados por debajo de lo normal. Como es lógico poco podemos fiarnos de previsiones a tan largo plazo pero, de momento, la realidad es que las temperaturas que actualmente tenemos son más bajas de normal y las previsiones a corto plazo indican que seguiremos igual. 


LUGO. Playa de las catedrales.
Ciudades de la mitad norte de España apenas si superarán este fin de semana los 10ºC cuando lo habitual es superar fácilmente los 20ºC o más. Otras ciudades más cálidas del centro-sur peninsular seguirán la misma tónica no superando los 20ºC cuando otros años se llega en estas fechas a los 25 y más. Esta extraña situación de bajas temperaturas, a dos días del mes de Junio, no es exclusiva de la Península Ibérica, sino que ocurre también en otros puntos de Europa Occidental. 

Apenas cuatro días atrás, París alcanzaba solamente los 9ºC de temperatura máxima. En vista de ello son ya varios los medios de comunicación que hablan de la posibilidad de que 2.013 sea un año sin verano y un destacado canal francés de TV (Canal Méteo) apunta de que hay un 70% de posibilidades de que efectivamente este año se quede, al menos, sin el claro verano al que estamos acostumbrados. De hecho se asegura que los meses de Junio, Julio y Agosto pueden versa afectados por una temperatura hasta 3ºC inferior a la media. Lógicamente esto no significaría quedarnos sin verano pero, desde luego, las temperaturas estarían bastante por debajo de lo que es habitual. 

Yo no creo en profetas y pienso más bien que la gente somos muy asustadizos. Queremos correr más deprisa que el tiempo y a mediados de primavera queremos que haga el calor del verano, mientras que apenas llegan los primeros calores ya pensamos en la compañía y calorcito de la chimenea invernal. No solo estamos siempre pendientes de lo que no tenemos sino que, de forma macabra, parece que queramos llegar rápidamente al final del camino. ¿No pasa ya bastante deprisa el tiempo, como para siempre estar pensando en lo que vendrá después?. Puesto que el futuro (todavía) no existe, pienso que deberíamos disfrutar más el presente aunque, en honor a la verdad, este defecto es general...


Es previsible que excepto en algunas zonas del norte peninsular, las temperaturas alcanzarán valores más que agradables ¡solo faltaría! pero no los que son habituales. Podrán llevarse a cabo todas las actividades propias de la época (playa, piscinas, cena en agradables terrazas, etc.) pero sin los bochornos que son habituales en algunos días del verano. Al menos eso es lo que dicen. Se puede asegurar por tanto que sin verano no nos vamos a quedar e incluso es probable que, si se cumple este pronóstico, salgamos ganando pues se podrá disfrutar igualmente del ocio diurno y por la noche descansar con más facilidad. Si esto es así, ¿donde hay que firmar?.

RAFAEL FABREGAT

No hay comentarios:

Publicar un comentario