23 de mayo de 2013

1017- ALGO INCREÍBLE.

Banco de Vernal, Utah (EEUU) a principios de siglo.
Hay días en que la vida, otros en definitiva, te marcan el camino. Hojeando el periódico llama mi atención una curiosidad que, no por ser centenaria ha mermado el lógico interés que sin duda tuvo en su época. Como el buen vino, el tiempo aumenta la calidad de las cosas que merecen la pena y esta es una de ellas. 

Fábrica de ladrillos de Salt Lake.
Parece ser que, a principios del siglo XX, en los Estados Unidos tuvieron la idea y el firme propósito de hacer llegar a todos los núcleos rurales del estado el servicio de correos. Para que la idea naciera con buen pie el servicio abrió a precios tan bajos que un empresario se animó a mandar un edificio completo¿Extraño?. Pues sí, ¡y tanto!. Este extraordinario Servicio Postal fue inaugurado el día 1 de Enero del año 1.913. Según la frecuencia de uso, ofrecía una serie de descuentos progresivos que podían llegar a precios irrisorios. Un avispado hombre de negocios (W. H. Coltharp) banquero para más señas, decidió construir un Banco en la ciudad de Vernal (Utah) en memoria de su padre. A tal efecto compró unos terrenos en un barrio comercial de su ciudad y gestionó la adquisición de los ladrillos necesarios para llevar a cabo la obra. 


Cajas de ladrillos apiladas para la carga.
Los citados ladrillos le salían a menos de la mitad de precio si los adquiría en un almacén de materiales de construcción de la localidad de Salt Lake City a 190 Km. de distancia y sin pensárselo dos veces Coltharp hizo la compra, sin tener en cuenta el gasto que le llevaría su transporte hasta el solar. Realizadas las gestiones al respecto el banquero se dio cuenta de que el precio de los ladrillos se multiplicaba por cuatro haciendo la compra inviable, pero ya era tarde pues la operación estaba confirmada y pagada. De pronto, como siempre suele ocurrir en las cabezas pensantes, se hizo la luz en su cabeza y se le ocurrió gestionar el envío de aquellos ladrillos por vía postal. La cifra (80.000 piezas) era una auténtica barbaridad pero, a pesar de los inconvenientes que su envío postal presentaba (embalaje, límite de peso y de bultos) salía más económico que mandar la mercancía por cualquier otro medio de transporte..


Entrega hasta la oficina de Correos.
Tal como marcaban las normas del Servicio Postal de Correos, los 80.000 ladrillos fueron embalados en cajas que no excedieran los 22 Kg. cada una y llevadas a la Oficina de Correos en lotes nunca superiores a 40 cajas cada vez. Desde allí y por cuestiones del servicio, el material salía de Salt Lake con el tren de Denver y río Grande; de Denver las cajas viajaban hasta Watson en un ferrocarril de vía estrecha y desde allí llegaban a Vernal en vagones de mercancías convencionales. En total la mercancía recorría 650 Km. de distancia, o sea, más de tres veces la distancia que realmente separaba al comprador del vendedor. En tantos viajes como fue necesario, las casi 4.000 cajas de ladrillos fueron llevadas a Vernal, convirtiendo a este edificio en el envío de mayor tamaño de la historia remitido por el sistema de Correo Postal Ordinario. Gracias a la feliz idea de su fundador, el Banco de Vernal pudo construirse por debajo del presupuesto previsto.

Imagen del Zion's Bank a fecha de hoy.
La implantación del servicio rural de correos fue sin duda un gran adelanto para las gentes de aquellos tiempos, pero algunas cosas no podían permitirse ni soportarse económicamente. Como no podía ser de otra forma, la noticia corrió como la pólvora y la compañía postal cambió la normativa para que tal locura no pudiera repetirse. Históricamente ha quedado registrado que, aunque desmontado, el citado Banco de Vernal, Utah (EEUU) es el objeto más grande jamás transportado por el servicio de correos de ningún país del mundo. Desde el primer momento los vecinos de Vernal apodaron cariñosamente a este edificio el Banco Parcel Post, en referencia a la compañía que realizó el traslado de los materiales para su construcción. Un siglo después el edificio sigue en pie y con el mismo uso, dando cabida a las oficinas del Zion's Bank of Vernal

RAFAEL FABREGAT


No hay comentarios:

Publicar un comentario