2 de mayo de 2013

0997- TRÍO DE TRENES LEJENDARIOS.

1).- EL ORIENT EXPRESS. 
Como no podía ser de otra manera, el Orient Express ocupa el primer lugar de esta breve lista de trenes lejendarios que, naturalmente, podría ser mucho más extensa. Sin embargo en el día de hoy optamos por simplificar y nos remitimos a este trío que, por diversas causas, cumple el cometido de hablarnos de lujos, historia y sosegada paz espiritual. Ágatha Chritie mostró al mundo, por medio de sus novelas, las virtudes y defectos de un tren mítico: el Orient Express, testigo mudo de intrigas y asesinatos que no siempre fueron ficticios. 
Georges Nagelmackers, creador de la Compagnie Internationale des Wagons-lits, inauguró el 4 de Noviembre de 1.883 este tren que, dos veces por semana, salía de la Estación del Este, de París, con destino a la ciudad de Giurgio, en Rumanía. Los pasajeros de Londres llegaban a Dover en tren y pasaban a Calais con el transbordador, para después seguir viaje hasta París. El tren en su recorrido cruzaba países y ciudades tan famosas como Estrasburgo, Múnich, Viena, Budapest y Bucarest. Desde Giurgio y a través del Danubio, los pasajeros viajaban hasta Ruse (Bulgaria) y desde allí un nuevo tren les llevaba hasta Varna, donde tomar el transbordador de Estambul
Apenas dos años después (1.885) el Orient Express ya tenía salidas diarias desde París y tenía la opción de llegar a Yugoslavia, pasando por Belgrado
En 1.889 se completó la línea férrea que le llevaba directamente hasta Estambul. Las dos Guerras Mundiales obligaron la interrupción del servicio e incluso después hubo diferentes obstáculos entre algunos países beligerantes. Tras la segunda Gran Guerra hubo varios intentos de reapertura y suspensiones más o menos frecuentes. En 1.976 viaja el último París-Atenas y al año siguiente (1.977) se lleva a cabo el último viaje París-Estambul. Por énésima vez se reactiva un año más tarde entre París y Budapest. Esta vez el servicio llega hasta 2.001 cuando su ruta se recorta y solo llega hasta Viena. A finales de 2.009 el Orient Express realiza su último viaje. Según la compañía, esta retirada se considera definitiva y está motivada por el auge de los vuelos baratos y los trenes de alta velocidad. 

2).- EL TREN DE LA MUERTE.
Tailandia y la actual Mianmar, entonces denominada Birmania, estuvieron unidas por medio de una línea férrea de más de 420 Km. construida en la II Guerra Mundial por prisioneros de los japoneses. En condiciones inhumanas, de la más cruenta esclavitud, miles de prisioneros trabajaron en jornadas de 16 horas y con una sola comida al día, consistente en arroz con verduras. Tras el infernal trabajo y continuos castigos físicos y psicológicos, se calcula que en su construcción perdieron la vida más de 100.000 hombres. En la actualidad esta línea, cuya denominación habla por si sola de horrores indescriptibles, solo quedan operativos 130 Km. que unen las ciudades tailandesas de Ban Pong y Nam Tok.
El punto culminante de este recorrido, por ser icono del cine mundial, es el Puente sobre el río Kwai, objeto de una coproducción británico-estadounidense de 1.957 dirigida por David Lean y protagonizada por Sir Alec Guinness, Sessue Hayakawa, Jack Hawkins y William Holden, premiada con siete oscars. El film recoge la historia de la construcción de esta línea férrea y nota curiosa al respecto del óscar a mejor guión fue que, no entregándose hasta 1.985 puesto que los guionistas estaban en la lista negra del senador norteamericano Joseph McCarthy, por considerarlos comunistas, el premio fue a parar al autor de la novela original pero éste no lo aceptó porque los autores del guión cambiaron el final, dejando el puente intacto cuando él dejó bien claro que éste fue derribado.  Finalmente el óscar fue recogido por la actriz Kim Novak, en representación de los estudios cinematográficos, por lo que la estatuilla no llegó nunca a las manos de los guionistas ni del propio escritor de la obra. 
El puente original era de madera, fue terminado en 1.943 y derribado poco tiempo después por el bombardeo de los aliados. Reparado nuevamente, otra vez fue destruido por bombarderos estadounidenses. El puente fue reconstruido al menos dos veces más por los prisioneros malaios, birmanos, ingleses, holandeses, americanos y australianos en poder de los japoneses. Allí continúa en Kanchanaburi, donde un interesante museo temático sobre la Gran Guerra recibe miles de turistas curiosos que aprovechan para visitar los maravillosos parques naturales que hay en las inmediaciones. Actualmente el Puente sobre el río Kwai es de hierro y tiene un uso de gran densidad.

3).- EL TRANSCANTÁBRICO.
Un viaje por la cornisa cantábrica, lleno de lujo y glamour que inundará nuestros ojos del azul del mar Cantábrico y del intenso verde de las tierras Gallegas, Astures, Cántabras y Vascas. De San Sebastián a Santiago de Compostela, pero pasando por decenas de puntos del máximo interés. Bilbao, Santander, Oviedo... pero también Luarca, Santillana del mar y otros muchos puntos interesantes del recorrido. 
Amplios salones-comedor dan el confort requerido por tan exclusivos viajeros, que se completa con la música en directo de un piano-bar. Al más puro estilo de la "Belle Époque" de finales del siglo XIX y principios del XX, se reviven nostalgias del pasado, solo conocidas por los pasajeros actuales a través de la literatura que describe la expansión de nuevos valores culturales y económicos entre la sociedad europea anterior a la I Guerra Mundial. Bordeando la costa cantábrica, nuestro tren recorre pausadamente los diferentes contrastes y colores del paisaje norteño peninsular. 
Amplios prados salpicados por amplias cabañas de vacuno que despiertan nuestra admiración y alimentan nuestros cuerpos con su producción láctea y carne de la más exquisita calidad. Escarpadas montañas e inmensos acantilados hacen palpitar el corazón de los pasajeros que, de vez en cuando, divisan también playas de ensueño y paz interior. El coste no es barato, pero todo está incluido en el precio del billete. Exquisitas comidas locales, vagones-suites con baño privado y el servicio más delicado. A lo largo de ocho días y siete noches, este tren hace que sus pasajeros conozcan el norte de España desde otro punto de vista. 
El del lujo y el glamour de épocas ya muy lejanas que el celuloide nos recuerda de vez en cuando a través de interesantes películas. También están incluidas en el billete, todas las excursiones programadas y todos los tikets que permiten el acceso a los diferentes museos, catedrales o claustros, así como las diferentes excursiones a realizar en autocar. Los pasajeros de este tren tan especial son testigos de excepción de la belleza de las montañas cántabras y de todos los monumentos de interés del recorrido. Ahora bien, como no podía ser de otra manera, para garantizar el máximo descanso de los participantes por la noche el tren se detiene, en una de sus estaciones o junto a la más verde pradera, pero se detiene. Chisss, buenas noches....... 

RAFAEL FABREGAT

No hay comentarios:

Publicar un comentario