27 de marzo de 2013

0963- LA CIVILIZACIÓN GRIEGA.

Desde tiempos remotos (3/4 milenios a.C.) los antiguos griegos, un grupo humano denominado los pelasgos que se creen provenientes de Creta y zonas de Asia Menor, recorrían aquellas tierras del Peloponeso y buena parte del extremo sur de la península balcánica con sus rebaños de cabras y ovejas. No es que fueran nómadas sino que, dedicándose al pastoreo, se instalaban temporalmente en las faldas de las zonas montañosas para aprovechar los excelentes pastos que allí crecían abundantes. Después, a la llegada de los primeros fríos, bajaban a las zonas más próximas a la costa donde un clima más templado permitía dar continuidad a su trabajo. 

A pesar de lo antedicho, la civilización griega fue eminentemente marítima, comercial y expansiva. El accidentado relieve de aquellas tierras y periodos largos de sequía, favorecían poco la agricultura y las comunicaciones internas. Unido ello a la enorme longitud de sus costas, se entiende la actitud marinera de aquellas gentes que vieron en la pesca y el comercio marítimo una forma mejor de ganarse el sustento. Después llegaron también sus ansias expansionistas que dieron paso al establecimiento de múltiples colonias por el Mediterráneo, pero eso fue mucho más tarde.

Cuando hablamos en esta breve pincelada de la Grecia Antigua, nos referimos solamente al periodo que abarca desde aproximadamente el año 1.200 a.C. y la mítica invasión Dórica, hasta el año 146 a.C. cuando Grecia es conquistada por Roma tras la Batalla de Conrinto. Tras las civilizaciones Minoica y Micénica y la fragmentación existente en los siglos XIII y XII a.C. que es conocida como la Edad Oscura de Grecia, se dio paso a las llamadas "polis", pequeños núcleos políticos organizados en ciudades que devolvieron la unidad y permitieron la implantación de instituciones, costumbres y leyes, dando paso a una moderna y verdadera civilización. 


Pronto destacarían dos ciudades (Atenas y Esparta) de políticas extremas. Una de régimen aristocrático y otra de régimen social-democrático. Esto dio lugar a luchas hegemónicas y al desarrollo de la expansión colonial, que no evitó su decadencia, provocándose que a mediados del siglo IV a.C. fueran absorbidos por el Reino de Macedonia. La unificación de ambos países y el protagonismo de Alejandro Magno darían paso a la creación del Imperio Macedonio de todos conocido, que doblegó reinos tan importantes como el Egipcio o el Aqueménida.


Otros historiadores no van tan lejos y señalan el comienzo de la Grecia Antigua en la creación de los primeros Juegos Olímpicos, allá por el 776 a.C. y en honor del dios Zeus, sin olvidar lógicamente los años anteriores de la Edad Oscura de la que, no se sabe por qué razón, no existen escritos ni apenas reliquias arqueológicas. Estos historiadores fijan el final de la Grecia Antigua parejo a la muerte de Alejandro Magno, en el 323 a.C., dando comienzo al periodo Helenístico, mientras que otros le dan continuidad hasta la conquista romana del 146 a.C. y otros van más allá fijándola en la llegada del cristianismo en el siglo IV de nuestra Era. Las opiniones más concordantes dejan en el olvido tiempos anteriores, demasiado imprecisos y dividen la Historia de la Antigua Grecia en seis periodos:
-La Edad Oscura. (1200-750 a.C.)
-Época Arcaica. (750-500 a.C.)
-Periodo Clásico. (500-323 a.C.)
-Periodo Helenístico. (323-146 a.C.)
-Grecia Romana. (146 a.C. al 330 d.C.)
-Antigüedad tardía. (330 d.C. hasta principios del siglo VI).


Parlamento de la actual Atenas.
A partir del declive del politeísmo romano, al cerrase la Academia de Atenas por edicto del emperador Justiniano I del año 529, comienza un nueva etapa, la más conocida. El Imperio griego de Bizancio, con capital en Constantinopla, duró casi 1.000 años. Posteriormente los otomanos entraron en Grecia y en toda la península balcánica, dominándola durante tres siglos y medio, hasta la independencia de Grecia del año 1.821. A partir de entonces Grecia se constituyó en un estado moderno y europeo. Pero esto es otro tema a pormenorizar en otras entradas al Blog. La de hoy es una breve pincelada de la Antigua Grecia, raíces de un pueblo que extendió su influencia sobre los tres continentes de mundo antiguo y que después supo resurgir como ave Fénix de las diferentes invasiones de las que también fue objeto. 

RAFAEL FABREGAT
El último Condill, español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario