13 de marzo de 2013

0952- UNA PIEDRA EN EL ZAPATO.

Así lo dicen algunos periódicos, refiriéndose a lo que José Blanco representa en este momento para los socialistas españoles (PSOE). De todas formas, en este momento más que nunca, son muchas las piedras que hay en los zapatos de cualquier partido que, a nivel nacional o autonómico, ostente el poder. Quien esté libre de culpa que desate sus cordones, saque las piedras y las lance contra el rival. Lo que si esta claro es que si sentado en los escaños de tu partido tienes piedras de buen tamaño, difícilmente podrás hablar de las piedras de los demás y eso es lo que al socialismo español le ocurre en estos momentos... Que con toda la basura que hay a su alrededor, se ve imposibilitado de hablar puesto que buena parte de esa basura está en sus mismos compañeros de filas. 


¿Qué dimisiones puede pedir el PSOE si sus principales dirigentes están en parecidas circunstancias?. Aún así la desfachatez es mayúscula y con más cara que espalda salen a la palestra a decir cosas que ni ellos mismos creen. ¿Como va Rubalcaba a hablar de "sobres" si, supuestamente, el primero en recibirlos fue su compañero de filas y ex-ministro de Fomento José Blanco?. Y ahí lo tenemos, sentadito en su silla de Diputado. Como si nunca hubiera roto un plato. Claro que ahora está calladito, cobrando pero calladito, que vaya lástima de dinero que le pagan. Pues nada, con tantas ganas como tiene de hablar, a Rubalcaba le toca estar en silencio porque, como se pase dos palabras, le van a dejar caer encima un retrete entero. A aguantarse tocan. ¿Qué le vamos a hacer?. Ya vendrán tiempos mejores...


Fraude fiscal, cohecho, blanqueo de capitales, prevaricación, tráfico de influencias... Y cerca de ellos, siempre muy cerca, empresarios que se enriquecen gracias a esos políticos corruptos que conceden obras y permisos de forma ilegal a cambio de sustanciosos sobres o de lujosas casas que trabajando no hubieran conseguido jamás. 
Ese y no otro es el objetivo de los políticos y a todos los niveles. Estar en el gobierno siempre es interesante. A nivel estatal o autonómico son premios mayores, pero también en un pequeño pueblo hay quien alcanza metas que serían impensables fuera de la política. Cada cual, dentro de sus posibilidades, se sirve de la olla el primero.
Y ya ni hablemos de los planes que algunos tienen para el futuro, si consiguieran eternizarse en el poder, porque eso ya son palabras mayores...
- Yo seré alcalde para todos -dicen unos.
- Yo siempre estaré al lado de los más débiles -dicen descaradamente otros, mientras medran política y patrimonialmente. 


Algunos imbéciles, entre los que me cuento, creen (o creían hasta hace bien poco) que los que quieren mandar es porque creen poder hacer las cosas mejor que quienes les preceden. Nada más lejos de la realidad. Los que quieren mandar es porque buscan la posibilidad de servirse el primer plato y cuanto más lleno mejor, lo cual no quiere decir que no haya gente buena entre los políticos. Buenos y malos los hay en todos los sitios, pero los buenos no suelen llegar muy lejos, ni suelen llenarse el plato. De esos que decían estar al lado de los más débiles, yo he conocido a uno/a y de eso nada de nada. Mandar de todos, abusar del débil y llenar la saca. Esa es la justicia de quien se llamó así mismo justiciero. Justicia sí, para los demás, pero no para sí mismo. A eso yo, entre otras cosas, le llamo hipocresía.


Piedras en el zapato, que hay que sacarse con la mayor rapidez posible, las hay en todas las casas, en todos los partidos políticos, en el gobierno del Estado y en el pequeño núcleo rural. Las ideas de los que ejercen periódicamente su derecho a voto son diferentes, pero las de los políticos no lo son tanto. Mandar, medrar y llegar a niveles de bienestar, inalcanzables de otro modo. Me pregunto yo, por qué la gente sin ambiciones políticas hemos de discutir unos con otros, para beneficiar a esos "terceros" que lo único que pretenden es ser los "primeros". ¿PP, PSOE, IU?. La semana pasada fue "Malaya", hace tres días "Nos", ayer "Bárcenas", hoy "Blanco", mañana "Negro"... ¿Y si los mandáramos a todos a paseo y no acudiéramos nadie a votar?.
Un 30/40% ya lo hacen de ese modo desde mucho tiempo atrás. Todos no están tontos...

RAFAEL FABREGAT
El último Condill, español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario