6 de febrero de 2013

0918- EN LA MORADA DEL TIGRE.

Ranthambhore, en un parque nacional de la India y uno de los más grandes de Asia. Se encuentra al sureste de Rajasthan, a 130 Km. al sureste de Jaipur que es donde se encuentra el aeropuerto más cercano. Convertido desde 1980 en Parque Nacional, Ranthambhore contiene la reserva de tigres más importante del mundo, especialmente desde 1991 al haberse agrupado al parque inicial los santuarios de Keladevi y Sawai Singh. En el subcontinente indio no es fácil encontrar una extensión de naturaleza virgen de estas dimensiones. El mejor momento para ver tan majestuosos felinos es de Noviembre a Mayo ya que, al ser la mayor parte de los árboles de hoja caduca, su avistamiento es mucho más fácil. 


El parque está encajonado al borde de una meseta que limita al norte con el río Banas y al sur con el río Chambal. Dentro del parque hay tres importantes lagos, perfectamente visibles desde la fortaleza Ramthambhore que le da nombre al parque y que está situada sobre una de las colinas que lo jalonan. Estos lagos favorecen la creación de bosques con vegetación acuática que es el hábitat preferido por el tigre de la India. El primer pilar que marcaría su lugar de construcción fue colocado por el rey Jat Ran Mal en el año 944, que sería la primera de las veinte generaciones bardas que lo gobernarían


Su ubicación y estructura le dieron fama de ser una de las fortalezas más difíciles de conquistar. Su más famoso gobernante fue Rao Hammir que reinó en el siglo XI. En los siglos siguientes la fortaleza estuvo sitiada en numerosas ocasiones por los sultanes de Delhi y conquistada en algunas de ellas, aunque recuperada de nuevo. En 1381 el fuerte fue asediado durante tanto tiempo que apenas quedaron hombres vivos. Ante la imposibilidad de resistir, miles de mujeres se mataron entre sí antes de caer en manos del invasor.


En 1528 la fortaleza pasó a manos de los mongoles. En el siglo XVII, dominada por los maharajás indios de Jaipur, se convirtió en prisión terminal. El viajero Francois Bernier cuenta en su libro "Viajes al Imperio mongol" (1656-1668) que los prisioneros tenían una estancia de poco más de un mes y que las ejecuciones se llevaban a cabo situando a los prisioneros en la parte más alta de las paredes de la fortaleza y después de hacerles beber un vaso de "leche" (cocción de jugo de amapola de opio) se les echaba de cabeza contra las rocas del suelo, en lo que era una muerte inevitable.


A partir del siglo XIX la fortaleza se adecuó para pasar a ser lugar de descanso de la familia real de Jaipur, siendo el parque circundante su coto de caza particular hasta la independencia de la India. La grandiosa fortaleza tiene un perímetro de 7 Km., con una área interior de 4,5 Km2. Está abierto a cualquier visitante que se acerque por la zona, aunque no hay caminos que lleguen hasta el fuerte. Al lugar se accede por medio de una empinada escalera, costando alrededor de 20 minutos llegar a la cima. El esfuerzo es considerable (700 metros de escalera) pero parece ser que vale la pena. Desde la fortaleza se descubre una hermosa panorámica de todo el valle. 

Tigres y leopardos están tan acostumbrados a la visita de turistas y peregrinos que visitan los templos del interior de las murallas, que no es extraño divisar a estos animales tomando el sol junto a la fortaleza. En el interior del recinto hay tres templos hindúes dedicados a Ganesh, Shiva y Ramlalaji, construidos en los siglos XII y XIII con piedra roja de Karauli. Hay otros dos templos dedicados a Sumatinath y a Sambhavanath. El templo más famoso del recinto es el dedicado a Ganhes.


Actualmente el Ranthambhore National Parck es esencialmente un destino turístico para los amantes de la naturaleza y cazadores fotográficos del tigre indio. Esta clase turismo está en completa expansión, lo que provoca un notable aumento de población en las aldeas próximas al parque y un aumento de cazadores furtivos. Las aves son lo que más ha proliferado en estas últimas décadas, encontrándose en la actualidad hasta 250 especies. No ha ocurrido esto con los tigres que, siendo la principal atracción turística, pasó de los 44 ejemplares del año 1982 a los 26 que se contabilizaron en 2005. 

El gobierno desarrolló de inmediato un proyecto de protección hacia esta especie que ha dado rápidamente muestras de eficacia al contabilizar tres años después (2008) 34 ejemplares adultos y 14 cachorros. En las inmediaciones del parque, camino de Sawai Madhopur, hay complejos turísticos y alguna empresa que organizan safaris fotográficos en vehículo todoterreno que duran unas tres horas aproximadamente, pero con plazas muy limitadas. Ante la duda de éxito, algunos contratan dos viajes o más para asegurarse el avistamiento del tigre que es el objetivo fundamental del viaje y aprovechan para visitar la fortaleza y otros lugares de interés.

RAFAEL FABREGAT
El último Condill, español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario