10 de enero de 2013

0896- TEMPLO DE LA DIOSA NABIA.

A 8 Km. de Lugo y muy próximo al Pazo de Carrigueiros, se encuentra la localidad de San Vicente do Burgo, lugar del primitivo camino de Santiago donde comer la mejor carne gallega del mundo. El precio no es barato, pero después de comerla os parecerá un regalo del cielo. Antes de degustar tan exquisito manjar, no dejéis de visitar Santa Eulalia de Bóveda, 6 Km. más allá. Es un edificio romano del siglo III dedicado a la diosa Cibeles, convertido siglos después al culto a Santa Eulalia. Se trata de una sala rectangular con una pequeña piscina en el centro y cubierta de bóveda de cañón. Al exterior y precediendo a la fachada, atrio con dos columnas y puerta con arco de herradura, primera de este tipo en la arquitectura peninsular. 


En cuanto al Santuario de Cibeles, es también el único de estas características en todo el territorio ocupado por el Imperio Romano. Aunque en su momento tenía dos plantas, actualmente solo queda la inferior o cripta. El piso superior se utilizaba como "Taurobolio", lugar donde se sacrificaba periódicamente un toro cuya sangre caía por un hueco del techo a la piscina de la parte inferior. En los muros, a ambos lados de la piscina, los sacerdotes depositaban en hornacinas al efecto los órganos sexuales del animal, mientras duraba la sangre que se utilizaba para la sanación de diferentes males. Esta práctica dejó de llevarse a cabo al adoptarse el cristianismo. 


Sin embargo la Diosa que da título a esta entrada es Nabia. Su lugar de culto ancestral es una cueva situada bajo los cimientos de la capilla de San Bartolomé do Burgo, lugar enclavado en un magnífico robledal y al que se accede por una pista de tierra a tan solo 500 metros de la localidad de San Vicente. En el exterior de la capilla y orientada al este existe todavía la primitiva cazoleta, tallada en la roca viva, que recoge el agua de lluvia y lugar donde los devotos de la Diosa Nabia (Magna Mater Cilleach) se lavaban antes de proceder al culto de la diosa. Los terrenos aledaños a la capilla todavía se denominan por los lugareños "Carmen"  o jardín sagrado, que era la denominación antigua de estos lugares considerados bendecidos por Dios. 


La pequeña iglesia es de cantería de granito y cubierta de pizarra a cuatro aguas. El altar está construido sobre la piedra que, a modo de bóveda, cubre la cueva. Por el "Carmen" discurren las aguas de un pequeño riachuelo que baña los pies de la piedra que, con forma de nutria, guarda la entrada a la gruta. El pequeño templo conserva todavía la mesa, también de piedra, donde se subastaban las ofrendas que los devotos llevaban el día de la romería. No hay fotos del interior de la gruta porque, al parecer, nada hay que merezca la pena mostrar. Aunque el lugar original de culto a la Diosa Nabia sea la cueva, el acceso principal de la misma bien pudiera ser el que se realizaba desde la entrada donde posteriormente se construyó la capilla a San Bartolomé y que, como se ha dicho anteriormente, está prácticamente cubierta por el altar actual. Lo que si sabemos es que la gruta es profunda, que discurre por debajo del "Carmen" y de capilla del santo y que era objeto de culto por aquellas gentes que vivieron en esta comarca dos milenios atrás...

RAFAEL FABREGAT
El último Condill, español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario