10 de diciembre de 2012

0869- BAJOS FONDOS DE LA POLÍTICA.

Ningún oficio es tan necesario y despreciable como el de la política. La palabra político resume todo lo peor que puede encontrarse en este mundo de corrupción y de infamias por doquier. Lo más curioso es que, quien usa (y abusa) de esta profesión de sinvergüenzas, la lleva a cabo con una sonrisa permanente, como si de pillerías de niño malcriado se tratase. La gente, totalmente desencantada, ya no simpatiza con los políticos y si sigue acudiendo a las urnas ya no es por "comulgar con ruedas de molino", sino en la confianza de que el mal pueda ser menor votando a determinadas fuerzas que le parezcan menos terroríficas. Me decía hace unos días un familiar cercano que solo volverá a votar a unos comicios generales cuando cambien las leyes electorales y el "voto en blanco" se traduzca en escaños vacíos en el hemiciclo. Opino lo mismo. Alguien tendrá que parar algún día la burla de la que somos objeto los votantes, especialmente los españoles. 


No vamos a desnudar a unos para vestir a otros porque, aunque con directrices diferentes, todos los políticos son igual de indeseables. Desde el primero hasta el último, solo nos miran como "abejas obreras" a su servicio que, además, son fáciles de engañar. ¿No se les cae la cara de vergüenza al ir por los mercados, en fechas pre-electorales, dando la mano a clientes y comerciantes y besando niños para más burla?. La respuesta está clarísima. ¡Nos creen imbéciles!. Y lo que es peor... ¡Seguramente lo somos!. Pues bien, un servidor ha llegado hasta aquí, pero de aquí no pasa. Si se tercia, nos veremos en las municipales porque en un pequeño pueblo las simpatías son más personales y directas, pero no en las generales. 


En cuanto al por qué de esta entrada, que lógicamente va de políticas y políticos indeseables, aunque todos sean iguales hoy es obligado hablar del PSOE... El tema, por ser de actualidad, son las pensiones y su parcial revalorización para el nuevo año 2013. Resulta que Rubalcaba amenaza con denunciar al gobierno del PP ante el Tribunal Constitucional, por anunciar que las pensiones solo se verán aumentadas el próximo año en un 2% (1% cuando ésta sea superior a los 1.000€ mensuales) en lugar del 2,9% que ha habido de inflación en el presente ejercicio. Naturalmente esta subida representa un descenso del poder adquisitivo del colectivo de pensionistas. Sin embargo, aún siendo el grupo más débil, los pensionistas tienen en el voto una de las armas más valiosas para defenderse de los políticos que no tienen otra ambición que la de perpetuarse en el poder. La edad merma facultades, pero ser viejo tampoco es estar tonto.

Que el PSOE despotrique contra el PP por la insuficiente subida de las pensiones del próximo año, no significa que vayamos a darle la razón sin análisis previo de las circunstancias y de lo que hayan hecho ellos en sus años de gobierno. Aquí debe medirse (a todos) con el mismo rasero pues, al fin y al cabo, nada debemos a unos ni a otros.
Es obligado decir que el gobierno del PP, con José María Aznar a la cabeza, creó en el año 2.000 la "Hucha de la Seguridad Social" , una denominación tan ridícula como efectiva si se hubieran mantenido los criterios que movieron a su creación. Se sustentaba mediante el ingreso del superávit que hubiera (si lo había) y estaba fundamentada para evitar merma en el poder adquisitivo de los pensionistas, en caso de un mal momento económico. Desde entonces los diferentes gobiernos han ido aportando ingresos, según el superávit de cada ejercicio, hasta el año 2008 cuando el presidente Zapatero destinó esos fondos a pagas a desempleados sin derecho a paro. 


En los años de bonanza económica llegó a haber hasta 70.000 millones de euros, de los cuales solo quedan en este momento 63.339 millones. La destrucción de empleo que está sufriendo el país ha hecho caer en 3 millones el número de cotizantes a la Seguridad Social, al tiempo que las pensiones por jubilación y desempleo han crecido en número y cuantía.  
Durante los años 2008 y 2009, a pesar de haber 14.430 millones de excedente, la "hucha" no creció puesto que el gobierno de Zapatero, obviando la Ley que regula el Fondo de Reserva y el Pacto de Toledo consideró más oportuno, como se ha dicho antes, destinar ese dinero a los "parados sin derecho a paro" y al Fondo de Garantía Salarial. Que digan otros si está bien o mal, pero todos conocemos gente que trabajaba en B y cobraba la ayuda. La famosa hucha todavía no está muerta y enterrada pero, si se hubieran seguido los cauces establecidos, podría seguir garantizada la sanidad y las pensiones del colectivo más débil y sagrado, que es el de los jubilados. 

Abonar las tradicionales "pagas dobles" de Julio y Diciembre han obligado al ejecutivo a echar mano de la famosa "hucha" de la que han tenido que sacar 6.500 millones, más otros 4.400 millones que salieron del fondo de prevención y rehabilitación, aportados del excedente de las Mútuas. Parece ser que las intenciones del PP es que, en adelante, el incremento de las pensiones se ajuste al momento económico y no a la carestía de la vida, con lo cual el poder adquisitivo y calidad de vida de los pensionistas puede verse seriamente afectado. Tras una vida de trabajo y obligada cotización, la medida no gusta, ni creemos sea de justicia.


De momento, en Enero de 2013 los pensionistas no recibirán la justa compensación por el desvío de la inflación anual ni el aumento que la equipare. La señora de la foto se ha quedado fría frente a la puerta de entrada de este popular Hotel de Vielha (Valle de Arán). Aún así el Gobierno se verá obligado, una vez más, a abrir la dichosa "hucha". 
Sin embargo esto que tanto critica el PSOE no es la primera vez que ocurre, sino que son ellos los "inventores" de tan idílica solución. Tampoco el gobierno de Zapatero ajustó las pensiones de 2011 al IPC. Es más, para mayor burla, incluso congeló las pagas hasta el año siguiente, siendo la única vez en 25 años que las pensiones no fueron actualizadas. 


Y mientras los viejos tienen que seguir trabajando hasta los 67 años, los jóvenes marchan al extranjero por falta de trabajo, trabajan como becarios sin sueldo, o quedan en España como NINIs. A los viejos solo nos queda aguantar. ¿qué vamos a hacer?. Es verdad que para el próximo año no hay actualización del IPC pero, al menos, hay una subida en las pagas. Poca, pero mayor para aquellos que cobramos menos. Una medida social que será bien venida entre los pobres y que fastidiará a los más pudientes. En cuanto a la justificación de esa merma, no debemos olvidar que el PP se encontró con un déficit de 7.900 millones, fruto de la acumulación de un gasto superior a los 40.000 millones de euros por haberse atendido partidas ajenas a la Seguridad Social, por parte del gobierno anterior.


Naturalmente (cosas de la política) a unos les parecerá bien lo que a otros les parece mal, pero al final cada cual arrima el ascua a su sardina y todo es criticable y nada lo es. Los humanos somos así, del sol que más calienta y conviene. Lo barriobajero es que a los políticos les interesa todo, ya que hasta de la mierda sacan provecho. 
Y nosotros haciendo cola para votarles, como ovejas en época de esquileo... 

EL ÚLTIMO CONDILL


No hay comentarios:

Publicar un comentario