5 de diciembre de 2012

0865- CIUDAD DE MEXICO D.F.


La inmensidad de la capital mexicana no es fácil de describir pues la foto de la derecha es tan solo uno de los suburbios de la periferia...(!)
MÉXICO DF es, como todos saben, la capital de los Estados Unidos Mexicanos, una entidad federativa que no forma parte de los estados propiamente dichos, pero que pertenece a la federación. Se trata pues del núcleo urbano más grande del país, de su capital política y administrativa, así como centro económico, empresarial y financiero, además de cultural y turístico. Se encuentra en el llamado "Valle de México", una cuenca en la alta meseta central mexicana, situada a 2.240 metros de altitud y que ocupa una superficie de 1.485 Km2. La población de la ciudad propiamente dicha es aproximadamente de 9 millones de habitantes, aunque la zona metropolitana existente en el citado valle ronda los 22 millones de almas que le dan a ciudad como tercer puesto más poblado del planeta. 


Esta ciudad fue fundada por los antiguos "mexicas" en el año 1.325 y su nombre inicial fue Tenochtitlan; el "Ombligo de la Luna" o "Lugar de Mexihtli", según la cultura náhuatl. Las leyendas de los pueblos nahuas, antepasados de los aztecas fundadores de la ciudad de México, dicen que sus raíces están en "las tierras de Aztlán" y que su peregrinación hasta Tecnochtitlán duró nada menos que 165 años, pues muchos fueron los lugares en los que se establecieron pero ninguno el realmente soñado por sus ancestros. Cuando el rey Huitzilopochtli se dirigió a su pueblo diciéndoles que Dios le había indicado la necesidad de marchar en busca de nuevas tierras, les dijo que el nuevo reino debía ser establecido allí donde vieran a un águila posada sobre un nopal comiéndose una serpiente. 


El año dos-caña (1325 del calendario occidental) el sacerdote les dijo de pronto:
- Id y ved un nopal salvaje y a un águila inhiesta que come y peina sus plumas. Allí donde está el corazón de Copil que arrojastéis al agua. En aquella cueva, entre cañas y juncias donde vino a caer, ha brotado ese nopal. Allí en esa isla reinaremos y daremos encuentro a las gentes. Allí haremos ver a cuantos nos rodean nuestros pechos, nuestras flechas y escudos y allí les conquistaremos. Allí estará para siempre nuestra ciudad de Tecnochtitlán, donde el águila grazna y come, donde vuelan los peces y las serpientes silban. Ese será el nuevo México-Tecnochtitlán donde muchas cosas habrán de suceder...


Tras el asentamiento de los mexicas, cuyas tierras pertenecían al señorío de Culhuacán, éste mandó a un altepetl para que les dirigiera, con lo cual los mexicas estaban sometidos a su rey Tezozómoc y al señor de Culhuacán. Desde su independencia los mexicas lucharon por engrandecer su ciudad. Hacia 1.500 y tras el descubrimiento de América, los mexicas eran el pueblo más poderoso del continente y su capital una de las más importantes del mundo. 
Los exploradores españoles narraron el inmenso tamaño y la excelente organización de la ciudad de Tenochtlitlán pues ninguno de los soldados de Hernán Cortés habían visto jamás ciudad de tamaño similar. 


Más de cincuenta edificios de gran tamaño sobresalían de las casas de planta baja y más de 50.000 canoas iban y venían del centro hasta las márgenes del inmenso lago.  Cortés cuenta que solo el mercado de Tlatelolco, en la parte norte, era dos veces más grande que la ciudad de Sevilla y que más de 60.000 personas lo visitaban cada día. Más de mil personas trabajaban en la limpieza de la ciudad. La simetría de la misma era mantenida por el calmimilocatl, autoridad que alineaba y supervisaba cualquier nueva construcción, a fin de evitar la invasión de posibles futuras calles o canales.


El 13 de Agosto de 1.521 Tecnochtitlán fue conquistada por los españoles. Muchas de aquellas gentes murieron en la lucha y otros por las enfermedades que llegaron con los invasores. Todo aquello quedó muy atrás y ha sido narrado ya en otra entrada de este Blog. Lo que cuenta hoy es el presente y éste es que la vieja ciudad de Tecnochtitlán, hoy MÉXICO D.F., sigue siendo la populosa ciudad que fue siete siglos atrás pero modernizada y más grande si cabe. Quedan lógicamente importantes huellas del paso de los españoles por estas tierras. La catedral es una de ellas pues Hernán Cortés, aprovechando materiales de los templos aztecas, mandó construir las bases de la misma. Una simple iglesia con rango de catedral, otorgado por el papa Clemente VII según bula de 9 de Septiembre de 1.534 y que prontamente resultó insuficiente. Por mandato del rey Felipe II fue derribada en 1.552, aunque no sería hasta 1.571 cuando el virrey Martín Enríquez de Almansa y el arzobispo Pedro Moya de Contreras colocaron la primera piedra de la actual Catedral de la Asunción de María. La obra finalizó el año 1.657, con un costo total de 1.759.000 pesos que fueron sufragados por los reyes españoles.


En 24 de Agosto de 1.821 se firma el Tratado de Córdoba por el que se proclama la independencia de México. Durante el siglo XIX se suceden la luchas internas por el poder, así como dos invasiones extranjeras (Francesa y Norteamericana) así como una Guerra Civil. El siglo XX no empezó mucho mejor pero todo fue superado por el pueblo, llegando por fin lo que se dio en llamar el "Milagro Mexicano",  una época  sin precedentes (décadas 1950 y 60) en las que se dobló la población de México DF, absorbiendo todos los pueblos cercanos. En 1.985 la ciudad de México fue arrasada por un importante terremoto y la sociedad civil tomó el control de aquellos espacios que el Estado había dejado abandonados. Como consecuencia de ello el Partido Revolucionario Institucional fue derrotado en 1.988 y desde entonces ha venido ganando consecutivamente el Partido Revolucionario Demócrata.


Como se ha dicho al encabezamiento de esta entrada, MÉXICO DF es un urbe gigantesca, una inmensa ciudad en la que conviven más de 30 millones de personas y en la que se da cita todo lo mejor y todo lo peor que una urbe de estas características incluye. Aumenta cada día el sufrimiento de los conductores, la contaminación atmosférica, sus propios habitantes dicen que la mayor parte de la ciudad es fea e insegura, que todo queda lejos y sus gentes se han vuelto desconfiadas, que hay grandes colas para todo y mucha suciedad, demasiado grande, caótica... 


Hasta encontré a quien dice que las mujeres mexicanas son tan feas que las mediocres se hacen de rogar. Bueno, bueno... No creo yo que sea para tanto, ya que todas las que tengo vistas me parecen muy guapas. Como en todas las cosas de la vida, ¡hay que saber mirar...! 
Al chaval lo habrá abandonado la novia y estará con el "mono". Como en todas partes, de todo habrá en la viña del señor...


Todo no será negativo, me digo, por lo que busco otras opiniones y enseguida encuentro que alguien me dice que MEXICO DF es una ciudad muy bonita, con un gran número de museos, importantes monumentos, grandes mercados, etc. 
Dice una frase popular, aconsejando al forastero, que hay que ir con mucho cuidado con lo que se pide en México DF, porque ahí la gente no suele bromear y todo cuanto les dices se lo toman en serio. No sea cosa que tu pidas, en broma... ¡porque a lo mejor se lo conceden y le ponen en un compromiso...! 


Y allí, sin duda alguna, todo se puede encontrar. Desde el lugar más agobiante hasta el más tranquilo y paradisíaco.
Cultura, paisajes, grandes paseos, jardines y monumentos, vida nocturna de calidad, buenos restaurantes y salas de fiesta para todos los gustos y bolsillos... 
Lo mejor, sin duda, es no aceptar criterios ajenos e ir a verlo personalmente. ¡Mañana mismo voy a la agencia de viajes...!

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario