13 de noviembre de 2012

0845- EL INICIO DE LA VIDA.

No hay una respuesta clara y rotunda. Con todas las investigaciones llevadas a cabo y en un mundo tan adelantado científicamente y nadie sabe con seguridad como empezó la vida. La respuesta puede ser compleja y larga de explicar. Nadie hay, ni hubo jamás, que pueda servir de testigo de lo que sucedió para que el mundo que conocemos iniciara el camino de la vida. La pregunta puede simplificarse y mucho, pero igualmente seguiremos sin respuesta... Si para que nazca un pollito hace falta un huevo, ¿quién tiene que poner ese primer huevo que dé paso al primer pollito?. Por cierto, para que el huevo sea válido hace falta también que haya un gallo; puesto que los huevos de gallina, sin gallo en el corral, tampoco son válidos. Realizada la pregunta vienen respuestas sobre la evolución de las especies (Darwin) y que si patatín y que si patatán... pero nadie te da una respuesta válida y por tanto convincente. 


Con esta teoría te dicen que (PROBABLEMENTE) la gallina era antiguamente un animal diferente que se reproducía sin huevos... ¡Hasta que un día puso uno y desde ese momento, si no hay huevo no hay pollos ni gallinas!. El tal Darwin era sin duda mil veces más listo que un servidor pero a él y a sus seguidores les digo que, por muchos años que pasen, sin huevos no tendrán pollos de forma natural. 
- ¿Acaso este descerebrado duda de la teoría de Darwin? -se preguntarán ustedes. 
Pues bien, yo ni creo ni dejo de creer. Pero solo la mitad de lo que veo y nada de lo que me cuentan. Para quien todavía no se haya enterado, según la teoría de Darwin lo primero fue el huevo y no la gallina. Y además era huevo fértil, o sea, con gallo.
- ¿Quién puso entonces el primer huevo? -se preguntarán los que -como yo- no creen en nada. Pues... ¿quién tiene que ser...? 


¡Aquel animalito inicial que no era gallina y que por lo tanto se reproducía sin huevos!. ¡Ay, es que no entienden nada!. Ya sé que están un poco mareados con esta monserga. Pero no se preocupen, que yo tampoco entiendo nada. El tal Darwin tampoco lo entendía, pero dejó caer la calabaza y se quedó tan ancho... La prueba la tienen en la pizarra de la foto. Que la colgó Darwin en la pared de un colegio de Primaria y ni Dios ni el Diablo, saben por donde empezar...
- ¿Qué opinas? -preguntó Dios a Satánás.
- Hummm, no lo veo claro -respondió éste.
- Que sea lo que Darwin quiera -dijo Dios y (como Darwin) se quedó tan ancho...

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario