31 de octubre de 2012

0831- SETAS, TEMPORADA 2012.

Teniendo en cuenta mi gran afición micológica, alguno de vosotros quizás hayáis encontrado a faltar algún comentario de mi parte al respecto de la recogida de setas en la presente temporada 2012. No hace falta decir que el año ha sido malo en estas latitudes y en casi toda España en general. Sin embargo a pesar de lo tardío de las lluvias y al escaso volumen de las mismas, mis dos cogeladores se encuentran repletos y suficientes para poder degustar este exquisito majar durante todo el próximo año. ¿Contradicción?. Pues sí y no. Efectivamente, al menos en nuestra provincia, no llovió hasta mediados de Octubre y en este mes poco y no de forma uniforme. Desde entonces han ido alternándose vientos y otras lluvias cortas que, en la mayorías de los casos, no han terminado de favorecer el desarrollo del micelio de las diferentes setas, con el resultado de que hay casi de todo pero en pocas cantidades. Hecho mucho en falta la "Llanega", una de mis preferidas. En fin...


Boletus Edulis
Con esta situación el níscalo o robellón ha salido en poca cantidad y solo en determinadas zonas donde esas lluvias fueron algo más abundantes o donde, por su situación más protegida del viento, se ha mantenido mejor la humedad. Resumiendo:
Mis cogeladores están llenos de Setas de cardo, Boletus Edulis, Boletus Pinícola,  Pie azul, Macrolepiotas, Rebozuelo o Catharella, Lengua de vaca y Macrolepiotas, sin contar especies menores como el Pinatell de calçeta o el Champiñón silvestre, que solo recogemos para mezclas de consumo inmediato. Sea como fuere la cosa está en que, aunque los he recogido y comido, no ha entrado todavía en mis congeladores ningún rovellón puesto que los que he encontrado han sido en poca cantidad y han pasado a mejor vida. Así estamos pues, con el "gusanillo" de poder recoger al menos un par de cestas para poder guardar alguna cantidad para comerlos más adelante en forma de empanada, que es la forma más tradicional y apreciada en nuestra casa.


Níscalo o robellón
De todas maneras no podemos negar que el asado a la brasa, con perejil y unos ajitos, es sin duda la mejor manera de comer los níscalos. Pero en fin, de momento, estamos todavía a la espera ¡y eso que mañana estamos a 1 de Noviembre!. Sin embargo, que nadie desespere ya que haberlos haylos. No es que no haya salido ninguno, ni que yo no sepa donde encontrarlos, pero en la zona donde me gusta buscarlos han salido pocos y ya está helando por las noches así que, si no cambia el clima, para este año de esos me parece que tendré que olvidarme. Si quiero robellones (que será que si) debo buscarlos en zonas no muy alejadas del litoral pues me consta que en mayor o menor cantidad va encontrándose algo, lo que ocurre es que en estos parajes me da pereza buscarlos debido a la gran cantidad de matorral que se cría y claro, ¡a mí me gusta buscarlos con zapatos de charol...!  Total, que si quiero comer robellones tendré que hacerme el ánimo e ir "a la guerra", que es como yo llamo a buscarlos en nuestra zona.


Cantharella o Rebozuelo
No lo tengo claro. Ya veré qué hago, pero no es mi costumbre ir a tan duros campos de batalla para degustar un plato de níscalos. Y menos gracia aún tiene comprarlos. Siempre me ha gustado ir a buscar setas pero disfrutando. Encontrarlas con una cierta facilidad y tras la búsqueda, acudir al mediodía a cualquier restaurante de la zona donde reponer fuerzas y redondear la jornada con una buena comida. Pero claro, este año solo un par de días hemos podido hacer tal cosa y ninguno de ellos ha sido recolectando robellones. El rey de 2012 en nuestra zona han sido las Setas de cardo y el siempre espectacular Boletus Edulis. Sobre todo las primeras han sido este año espectacularmente prolíficas. Estoy satisfecho puesto que la seta de cardo silvestre es una de las mejores para el revuelto y los guisos. Especialmente si va unida a un pellizco de Boletus y de Cantharellas. Ya no hablemos de la Barbuda, que es el sumum de la finura y la exquisitez hecha seta, pero también este año escasa pues requiere de mucha humedad.. 


Seta de cardo
De todas formas últimamente he descubierto que, en cualquier tipo de presentación culinaria, gana por goleada la mezcla. Aunque todavía no he averiguado las causas, a mayor variedad mayor sabor. Tendré que averiguar por qué sucede esto... Este fin de semana, aprovechando el puente festivo, voy a terminar de llenar la despensa con níscalos, o al menos en eso confío. Veremos qué ocurre. Desde luego si no sucede así no será por no conocer sitios buenos, pero este año no admite apuestas. En los llanos de altura, que es donde a mí me gusta buscar, las temperaturas nocturnas han descendido notablemente y poca cosa se puede hacer. Aún así no se descarta encontrar media cesta de robellones porque ¡es lo que yo digo...! aunque los productos que ya tengo en mi poder sean más finos incluso que el robellón, ninguna despensa de buscador que se precie puede quedar a falta de robellones, variedad tan exquisita como popular.
Total, que a mi mesa le falta una pata y hay que ponerla. ¡Suerte para todos!.

EL ÚLTIMO CONDILL

4 comentarios:

  1. lluvia fina y abundante... es mi deseo :) muy interesante tu página, te sigo ;)
    Un saludo para el blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, siempre a tu disposición. Saludos.

      Eliminar
  2. hola , estoy empezando con el micológico de las setas , ya que mi abuelo lo hacia , y me gustaría saber en donde encuentro las setas de cardo tengo vagos recuerdos en los que mi abuelo se metia por los cardos y allí los encontraba junto a caminos a lo mismo que en pastos encontraba unas setas que pesaban mucho y bueno no se como informarme si son comestibles las que pueda encontrar o no un saludo

    ResponderEliminar
  3. Lo siento pero no entiendo que me hagas una consulta sin identificarte ni firmar.
    Para ayudarte necesito saber la zona de búsqueda, donde estás y quien eres.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar