3 de octubre de 2012

0808- LA PUBLICIDAD NO ES NADA NUEVO.

La publicidad, amigos, no es un invento reciente. 5.000 años atrás no había televisión, ni prensa, pero la gente ya tenía ideas parecidas a las actuales. Solo faltaban los medios. El caso que nos ocupa y que se refleja perfectamente en este papiro egipcio, encontrado en las ruinas de la ciudad de Tebas y conservado en el British Museum de Londres, hace referencia al panfleto escrito por un comerciante que denuncia la huida de uno de sus esclavos. En dicho panfleto el comerciante ofrece una moneda de oro a aquel que encuentre y devuelva a su esclavo. Sin embargo, ahí está el quid de la cuestión, aprovecha el gasto de exponer la denuncia al público para hacer publicidad de su negocio ya que el panfleto dice lo siguiente:


"Habiendo huido el esclavo Shem de su patrono Hapú, éste invita a todos los buenos ciudadanos de Tebas a encontrarle. Es un hitita, de cinco pies de alto, de robusta complexión y ojos castaños. Se ofrece media pieza de oro a quien dé información de su paradero y a quien lo devuelva a la tienda de Hapú, el tejedor donde se tejen las más hermosas telas al gusto de cada uno, se le entregará una pieza de oro".
Es justamente la frase que describe las excelencias de sus productos, al tiempo que denuncia la fuga de su esclavo, la que se considera primera frase publicitaria de la Historia. El papiro se dice escrito en el año 3.000 a.C. aunque seguramente será posterior ya que Tebas, actualmente enterrada bajo la ciudad de Luxor, en esa época se llamaba Waset . La primera referencia sobre esa ciudad es del año 2.755 a.C. pero su importancia destaca a partir del año 2.050 a.C. cuando se convierte en capital del Imperio, sustituyendo a Menfis.

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario